Opinión

¿Y la Familia qué?

Yarime Lobo Baute

18/11/2015 - 06:10

 

La semana pasada hubo un fallo histórico que tomó 10 horas de discusión a  los magistrados de la Corte Constitucional en su sala plena para terminar aprobando la adopción igualitaria sin condiciones.

Desde ese momento hasta el presente toda suerte de reacciones se ha generado a favor y en contra, en los que saltan religiosos, no religiosos. Saltan aquellos que creyéndose amos y señores del Bien, consideran desde ya que los colombianos no están de acuerdo con el fallo y en voz de la senadora Viviane con halo de “Moralidad” y vídeo en mano, emprende cruzada con miras a un referendo con toda una suerte de argumentos que la llevan a afirmar con seguridad (sin fuente determinada), que el 85% de colombianos rechaza el fallo.

Así las cosas uno se pregunta ¿Cuándo y quién midió para obtener ese indicador (85%)? ¿Qué relación tiene ese % con el que maneja el I.C.B.F? Según este último el 65% y 85% de los agresores de menores forman parte de uniones heterosexuales y suelen ser familiares, solo el 2,7% de los indiciados por este tipo de delitos presentan una tendencia homosexual (Está Mal), contra el 91,8% de agresores heterosexuales (Está BIEN).

Ver esos contrastes entre lo que está Bien y Mal lleva a repasar uno de los argumentos que soportan el rechazo a la adopción igualitaria: “Solo los heterosexuales están en capacidad de brindar un entorno apto y seguro a los niños contrario a las parejas del mismo sexo que resultan poco estables y por ser promiscuas distorsionan el proceso de crianza dado que tal conducta tiende a ser imitada por los hijos”.

Sigue llamándome la atención el tema de indicadores (%), pues a la larga hablar con cifras requiere de estudios y dichos estudios deben estar soportados y respaldados por entidades garantes en estos casos. ¿Sería la Academia Americana de Pediatría una entidad poco seria, cuando establece después de realizar cientos de estudios, que la tutoría de una pareja homosexual (Está Mal) sobre un niño no tiene impactos negativos en el bienestar físico o emocional que se deriven de la orientación sexual de los padres? Y que antes por el contrario, el desarrollo adecuado de los menores puede resultar afectado por factores ajenos a la identidad sexual de los adultos.   ¿Cuáles son esos factores que afectan al niño? Conflictos de pareja, la inestabilidad económica, el estrés emocional y la falta de afecto.

En mi condición de madre cabeza de familia cesarense, llevada a ello a causa de la violencia que padecemos a manos de la pareja heterosexual, manifiesto que me declaro neutral en lo que respecta al fallo de la Corte, lo que sí puedo es dar fe que no solo son estos los factores que atentan contra la autoestima, la sensación de seguridad y el equilibrio de los niños, sino que también son estos los causantes de que hoy ocupemos los primeros lugares de violencia contra las mujeres y feminicidio en el departamento del Cesar.

¿Entonces? ¿Qué es lo que está Mal y que es lo que está Bien aquí? Indican las alarmantes cifras del ICBF que hay que ser conscientes del mal concebido Bien para Librarnos de ese Mal que se traduce en violaciones a los niños a manos de heterosexuales que agreden simultáneamente a su pareja también. ¿Habrá que fortalecer y blindar del flagelo de corrupción la implementación de las políticas públicas y sus programas gubernamentales de suerte que garantice con eficiencia, eficacia y efectividad obras sociales que fortalezcan la profundidad que reviste el concepto de familia y los roles que cada integrante tiene dentro de ella? ¿Acaso familia es tener más de un hogar? ¿Acaso todos esos niños abandonados en el ICBF más los que están en la calle, fueron producto de uniones homoparentales?

¿Hacer un referendo es la solución a este sacrilegio? ¿Y porque más bien no coger ese dinero y enfocarlo en programas sostenibles que mitiguen la miseria en los hogares heterosexuales que son el semillero de todas esas muertes violentas tanto de niños como de la pareja?  ¿Por qué no hacer una cruzada para evidenciar la mafia que se esconde tras los programas de Alimentación Escolar, que son directamente responsables de la malnutrición de nuestros niños?

¿Por qué no reeducar a todos esos hombres y mujeres de pensamiento machista que tanto daño causan en el tejido social por la inconsciencia propia de la Mal concebida programación neurolingüística?

Se acerca el 25 de Noviembre fecha que conmemora la No Violencia hacia las mujeres. ¿Se ha pensado en que lo uno tiene que ver con lo otro?

 

Yarime Lobo Baute 

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

3 Comentarios


Maria Paulina Yaneth 18-11-2015 01:39 PM

Yarime..excelente articulo que nos pone a analizar entre la realidad Vs moralidad... es un tema muy complejo... observando la triste realidad de los niños desamparados, los violentados y la moral..etico y religioso. ahi juegan varios factores.

Nelson Avila 18-11-2015 01:41 PM

APRECIADA YARIME, EXCELENTE ARTÍCULO, ME AGRADA SU POSICIÓN NEUTRAL FRENTE AL FALLO, LOS QUE ESTÁN EN CONTRA SON POSICIONES DE DOBLE MORAL, CUANDO LA REALIDAD NO LES IMPORTA LA TRAGEDIA DEL NIÑO EN LA CALLE. Por otro lado, creo que tiene mucho que ver, con mi escrito que le participé, pues el sistema de injusticia y corrupción, genera toda ésa descomposición social, que en últimos se refleja en el estado de la niñez de la misma sociedad.. Un cariño abrazo.

Melitza Quintero 19-11-2015 07:17 AM

Tienes muchas realidades: al igual que tú soy neutral, ni encontra, ni a favor. Una realidad absoluta ¿que busca la Corte con esta aprobación?, ¿Que hay detrás de este montaje?. Nunca dan puntada sin dedal. Sí, es ilógico que quienes causamos más daños a los niños somos los heterosexuales. Que hay cantidades de niños esperando un hogar, que les brinden bienestar, amor, salud, educación en fin y ellos estarían en disposición, pero ¿sí está nuestra sociedad preparada para ello?. En síntesis muy bien llevada tu columna, muy centrada, ni de un lado ni del otro. Pero la verdad hay muchos niños esperando una mano amiga que ni tu, ni yo se la podemos ofrecer, puesto que nuestras condiciones económicas y lo poco qye gabamos sólo nos alcanza para sobrellevar nuestros gastos. Pero que sea lo que Dios disponga. En terminos generales me gustó.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Una columna semanal

Una columna semanal

Opinar semanalmente sobre un tema de actualidad se ha convertido en una de mis rutinas, rutina ésta que encierra un grado de complej...

En nombre de Dios: el caso de la iglesia MIRA

En nombre de Dios: el caso de la iglesia MIRA

Las revelaciones sobre la Iglesia Ministerial de Dios Jesucristo Internacional no cesan, es el escándalo mediático del momento, graci...

El Paso perdió a un gran hombre

El Paso perdió a un gran hombre

El fallecimiento de quien fuera mi gran amigo, con el que compartí en muchísimas ocasiones, con el que tenía tantas afinidades, qu...

Dos anécdotas políticas y una jaculatoria

Dos anécdotas políticas y una jaculatoria

Cuando todavía los ganadores en el proceso electoral celebran sus triunfos y empiezan a pensar en la conformación de sus gabine...

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

La narración oral reviste un cierto misterio. A medias entre la narración clásica escrita y el espectáculo escénico, resulta a vec...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube