Opinión

Elección de Personeros: ¿Cuál meritocracia? (Parte I)

Jorge Nain Ruiz

27/11/2015 - 00:10

 

La personería municipal es una institución milenaria, de la cual se conocen vestigios desde mucho antes de la era cristiana; por aquella época se le llamó al personero el “Tribunus plebis” y, luego, en la Roma después de Cristo, se le llamó el “Defensor civitatis”.

En Colombia es una institución estatal de vieja data que nace con el estado mismo e históricamente también ha recibido otros nombres como el de procurador municipal o el de síndico personero, e incluso, a mediados del siglo XVII, la Ley asignó la función de personero al presidente del concejo municipal.

El personero municipal, defensor del pueblo en lo local, es quien debe procurar velar por los derechos humanos y por proteger al ciudadano de a pie de las arbitrariedades de algunas autoridades; por eso, una de las críticas que históricamente se le han hecho a esa institución es la manera de elegir a los personeros, pues desde 1850 son elegidos por los concejos municipales, lo que, según muchos, ha sido la causa para que las funciones asignadas a este organismo en la Constitución y la Ley no sean cumplidas a cabalidad, ya que han terminado politizados o, en el peor de los casos, siendo un órgano más de bolsillo de los alcaldes,  al que se le desconoce totalmente el papel de órgano independiente y de control.

Con el mandato constitucional de una función pública en la cual sea el mérito el principio fundamental para acceder a ella, se ha logrado que en la Ley 1551 de 2012 se establezca el concurso de méritos como requisito previo para que los concejos municipales elijan al personero; semejante logro, en procura de una real independencia de estos órganos de control, no podía ser acatado pacíficamente por alcaldes y concejales que observan cómo ahora puede llegar a esos organismos alguien que se les convierta en una verdadera piedra en el zapato y no en el aliado y cómplice que muchas veces han tenido, gracias al pago reciproco de favores.

El concurso de méritos para elegir personeros municipales y distritales en todo el país está siendo vulgarmente manipulado por los alcaldes, concejales y algunas instituciones de educación superior, públicas y privadas, que no tienen el mínimo escrúpulo para amañar los resultados e, incluso, vender los exámenes de conocimiento al mejor postor, es decir, que la tal meritocracia ya cuestionada en otras instituciones como las corporaciones autónomas regionales o las empresas sociales del estado, no es más que un remedo y rey de burlas para la clase dirigente politiquera y corrupta que aplica la máxima de: “Echa la Ley, echa la trampa”.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

1 Comentarios


Jairo Tapia Tietjen 27-11-2015 07:54 AM

* La Información manipulada, mentirosa y amañada es un crimen flagrante ... * De igual forma como Vd denuncia estas trampas electorales, así mismo dejamos nuestra protesta ante la forma vil y retorcida como los grandes aparatos informativos (al servicio de intereses oscuros y foráneos? ) vienen DESINFORMANDO y orientando malsana y tendenciosamente a sus videntes y lectores, tanto en Radio, TV y la gran Prensa nacional ... ¡Qué hacer, cuando RCN, NTN24, Paracol , El Colombiano y todos aquellos epígonos de la prensa esañla de La Nación, El País, Financial Times, y los grandes medios cuyos monopolios representan Murdoch en UE, Slim en México y Sto Domingo y Ardila L., en Colombia ? Toca inciar una campaña divulgativa intensa para que nuestra gente no trague entero, exija información en contexto y analizada y explique las causas y no los los síntomas que mueven a los hechos... ¡Bon Sort!!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Vivimos de milagro

Vivimos de milagro

Todos los pueblos tienen una vocación económica, es decir apuntan siempre hacia un sector económico como actividad productiva de don...

Aunque usted no lo crea, en Colombia existe la xenofobia

Aunque usted no lo crea, en Colombia existe la xenofobia

  Hay una reunión social, hay hombres, mujeres y niños, y los más “sabios” de la reunión, “sabios” por el tono de voz, la...

Carta a Rita Fernández Padilla

Carta a Rita Fernández Padilla

Al enterarme del sensible fallecimiento de una de las "Reinas del Vallenato", como lo fue Cecilia Meza Reales, tu compañera de fórm...

Las dos plagas

Las dos plagas

Por estos días, después de la agitada contienda política que, gracias a Dios, acaba de pasar, una impresionante cantidad de sancud...

Aceptar los resultados del plebiscito y rectificar

Aceptar los resultados del plebiscito y rectificar

Para el análisis de los efectos jurídicos de que haya ganado el No en el Plebiscito, el artículo 3º de la Ley Estatutaria que apr...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube