Opinión

Editorial: De la declaración al plan de acción

Redacción

07/12/2015 - 08:30

 

La declaración del Vallenato como Patrimonio de Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco ha sido una de las grandes noticias de este año –sino la mayor- en el plano cultural.

La celebración es natural para quienes han sido participes de este proceso y todos aquellos que desean que el Vallenato tradicional se mantenga vivo en las calles de Valledupar y de todo el resto de la región del Gran Magdalena en la que ha encontrado un espacio natural.

Sin embargo, como bien lo han comentado algunos de nuestros columnistas -sea recordando la noción de responsabilidad o las amenazas existentes-, el verdadero trabajo de conservación empieza ahora.

Hasta entonces, lo realizado por diversos gestores culturales ha sido un primer paso para el reconocimiento de la Música Vallenata como folclor rico e inimitable, específico de una región, pero en grave situación de amenaza.

A partir de hoy, se abre otra etapa de trabajo práctico y mancomunado en la que debe crearse claras iniciativas de protección y rescate del folclor vallenato, usando algunas herramientas facilitadas por la Unesco o el Ministerio de Cultura.

La declaración en sí no es una solución ni una victoria. El problema persiste en la raíz: el Vallenato debe ser rescatado ahora, y si no se hace nada, desaparecerá al igual que hace unos meses atrás cuando se clamaba el riesgo al cual estaba expuesto.

Tampoco acudirán, de repente, centenares y miles de turistas a Valledupar o el sur de la Guajira por el simple hecho de que el Vallenato haya sido declarado oficialmente Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Eso se consigue exclusivamente con políticas conjuntas y eficaces establecidas desde las administraciones públicas (alcaldías, gobernaciones y oficinas turísticas)  y la integración de la creatividad y el conocimiento de las organizaciones privadas (fundaciones culturales, actores en el plano cultural y gestores).

Se requiere un proyecto a mediano y largo plazo con una visión bien definida en el que el Vallenato sea un elemento vertebrador, que genere desarrollo, tanto cultural, turístico, como educativo. Pero sobre todo, abra perspectivas para otros campos como las artes plásticas, el teatro o la literatura. Valerse de un lema como “Valledupar, capital mundial del Vallenato” no es suficiente”.   

Bienvenido sea el Centro Cultural de la Música Vallenata si su infraestructura permite incluir múltiples otras actividades y si, a su alrededor, se realiza un trabajo continuo y consistente a favor del turismo y del patrimonio local: rescatando el centro histórico, las casas de bahareque, los callejones, las parrandas de antaño, parques y un sinfín de elementos que dan identidad e imagen a Valledupar.          

Desde PanoramaCultural.com.co hemos presenciado y acompañado varios eventos realizados por distintas organizaciones con el fin de generar políticas de preservación, todos ellos bienintencionados y productivos. Estas dinámicas también deben multiplicarse con la participación de las autoridades municipales para que el Vallenato suene en las calles como sinónimo de sentimiento y desarrollo.

 

PanoramaCultural.com.co 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tamalameque: mirando el pasado con ojos de futuro

Tamalameque: mirando el pasado con ojos de futuro

  Vivir en un pueblo del Caribe colombiano lleno de leyendas, historias, costumbres y tradiciones, nutriéndonos día a día de su or...

Cirujanos estéticos, sombríos marchantes de la miseria humana

Cirujanos estéticos, sombríos marchantes de la miseria humana

Antes que todo, deseo manifestar que no pretendo criticar ni demeritar las cirugías estéticas que buscan una solución ante situaci...

Estamos dejando de ser nosotros

Estamos dejando de ser nosotros

  La globalización avanza a pasos agigantados y en su vorágine insaciable va engullendo sin remedio todo lo que siempre nos ha id...

Editorial: De recibir libros a maravillarse con uno

Editorial: De recibir libros a maravillarse con uno

“La lectura no se enseña, se contagia”. Esta frase pronunciada por la promotora de lectura Liliana Martes en una visita a Valledu...

Cada día más simpáticos y agradables

Cada día más simpáticos y agradables

“Simpatía es una sonrisa grande, y una sonrisa grande no es nada más que dientes.” Cuando el Presidente afirmó que, alias ‘...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

Una nueva oportunidad para el Cesar

Carlos Miguel de Armas López | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados