Opinión

El bravo pueblo

Gloria Cepeda Vargas

10/12/2015 - 05:00

 

La Oposición venezolana celebra su victoria en las calles

“Ha triunfado la Constitución y la democracia”, dijo Nicolás Maduro cuando pareció aceptar el triunfo de la oposición en las recientes elecciones parlamentarias de Venezuela.

Con un total de 112 escaños obtenidos por la MUD, incluidos tres indígenas contra 55 del oficialismo, por primera vez, después de 16 años de chavismo, se enciende una luz. La inesperada actitud del Ministro de la Defensa Vladimir Padrino, quien llamó a respetar los resultados electorales, y la aplastante mayoría de votos opositores, fueron factores determinantes en un momento en que los jerarcas del PSUV se jugaron no solo el poder sino la tranquilidad.

Jesús Torrealba, el bravo Chucho Torrealba, secretario general de la coalición opositora, opina que comenzó el cambio en Venezuela. Se avecinan tiempos de tormenta. Aumentará seguramente la coerción gubernamental. Ellos saben que al perder la mayoría en el cuerpo legislativo más influyente del país, aunque conserven la presidencia de la República y el control de los poderes del Estado, la situación del PSUV no será la misma.

La oposición se enfrenta a un panorama oscuro. En Venezuela no existen las coordenadas que –a veces de manera implícita- rigen la vida de todo país que aspire a crecer de manera civilizada. Una horda obnubilada por lo más primitivo del animal humano, las volvió añicos.

Ni Maduro ni sus alfiles aceptan la responsabilidad que les compete en tan descomunal fracaso. No entienden que llegó el momento de abrir paso a la autocrítica, entendiendo que nada requiere tanta sensatez como el manejo ético del poder. Es tal la prepotencia que el difunto Hugo Chávez y sus sucesores esgrimieron, que olvidaron el lodo de que estamos hechos. Barrios populares, otrora baluartes del chavismo como el 23 de enero, Catia y hasta Carapita y Petare, dieron el voto a la oposición.

Si el gobierno conserva un átomo de cordura, habrá comprendido que el pueblo, en cuyo nombre depredó la dignidad nacional, le volvió la espalda. El único legado saludable que deja el desaparecido comandante, es el sentido de pertenencia adquirido por el pueblo durante su mandato, el cual, bien administrado, será bastión complementario de identidad.

Venezuela dio al mundo una lección impecable de madurez y democracia. Con solo el voto ejercido en lucha desigual contra adversarios atípicos y poderosos, se pronunció. Ni siquiera las amenazas de exterminio físico y laboral realizadas por quienes deberían hacer honor a la dignidad que dicen portar, fueron suficientes para amedrentarlos. Una vez más el bravo pueblo responde y se prepara a reescribir su historia.

 

Gloria Cepeda Vargas 

 

Sobre el autor

Gloria Cepeda Vargas

Gloria Cepeda Vargas

Reflexiones y poesías

Gloria María Cepeda Vargas es una poeta colombiana de reconocida trayectoria. Oriunda de Cali, ha vivido sus primeras -pero también sus últimas décadas- en Popayán, por lo que se le reconoce como una autora caucana. Es hermana del político Manuel Cepeda Vargas, líder de izquierda asesinado, padre del representante a la Cámara Iván Cepeda Castro. Ha recibido, entre otros, el Primer Premio y Medalla de Oro, Concurso Internacional de Poesía, Bruselas (Bélgica) 1993; Premio de Poesía "Jorge Isaacs", Cali, Colombia, 1995; y la mención Casa de las Américas, La Habana, Cuba (2000). Algunas de sus publicaciones: "Bajo la estrella" (Popayán, 1960), "Cantos de Agua y Viento" (Premio Jorge Isaacs, 1995); "Carta a Manuel" (Popayàn, 1995); "De la vida y el sueño" (Popayán, 2009); "Canta la noche" (Neiva, 2010).

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las redes de piedra

Las redes de piedra

  Tiene los ojos negros como el pasado que apuñala a su memoria, unpiercingen la ceja izquierda y un águila harpía tatuada en el...

El catedrático que pone la plana

El catedrático que pone la plana

  Entre los compositores e interpretes de nuestra música vallenata abundan los apodos y sobrenombres, incluso para algunos de ellos ...

El balance del festival vallenato 2020

El balance del festival vallenato 2020

Ya es costumbre en este espacio compartir con ustedes un balance al terminarse cada edición del Festival de la Leyenda Vallenata, y es...

Wilber Mendoza sí merecía ser el Rey

Wilber Mendoza sí merecía ser el Rey

No creo que sea un mejor intérprete del acordeón vallenato aquel que lo digita más rápido, ni el que nunca pisa un pito equivocado,...

Mejor caribe que costeño

Mejor caribe que costeño

La revista Soho perturbó la psiquis pendenciera y bulliciosa del costeño, pues a principio de febrero publicaron un artículo del p...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Colombia y el Tour de Francia

Redacción | Ocio y sociedad

One Hit wonders vallenatos

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Pierre Bonnard, el pintor de la evanescencia

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados