Opinión

Segregación y nuevo departamento

Diógenes Armando Pino Ávila

18/12/2015 - 06:05

 

Leí la noticia publicada en una página digital de un periódico de Valledupar, una tentativa de crear un nuevo departamento tomando los municipios del sur del Cesar, Bolívar y otros de Norte de Santander. Esto me llevó a recordar los planteamientos que proponía Orlando Fals Borda para el nuevo ordenamiento territorial, y que alguna vez alcancé a escucharle en una charla en San Martín de Loba mediada la década de los ochenta.

Recordé que en el año 1993 nos visitó Santiago de la Rosa alcalde de Ríoviejo a quien habían encargado contactarse conmigo para convencerme de la necesidad de unirnos en torno a la idea de crear un nuevo departamento que concentrara los municipios del sur de Bolívar, sur del Magdalena y sur del Cesar. Terminamos en una parranda bajo un quiosco ronero en un patio de Tamalameque donde el alcalde de Ríoviejo hizo sus mayores esfuerzos para convencerme y al no lograrlo, se salió de las ropas y me lanzó uno que otro improperio.

Años más tarde Eduardo Solano me comentó la idea del departamento de Caro, donde se aglutinarían municipios del sur de Bolívar, Cesar y Norte de Santander con capital Ocaña, idea que tampoco prosperó. Imagínense ustedes, en ese entonces, unir el sur del Cesar, Bolívar y la provincia de Ocaña donde reinaba la guerrilla y el abandono estatal, por lo menos el argumento que esgrimimos en esas dos oportunidades fue que no podíamos unir pobreza, violencia, más apetitos políticos y de figuración, pues eso sería como criar un monstruo que al final nos devoraría a todos.

En el año 2008, se planteó la idea de crear el departamento del Magdalena Medio con 32 municipios que se segregarían de Santander, Bolívar, Cesar y Antioquia y su capital sería Barrancabermeja.  Alfredo Benavides fue el coordinador nacional de esta iniciativa e hizo ingentes esfuerzos por llevarla a feliz término pero no prosperó, pues hubo argumentos suficientes de peso que bloquearon la propuesta, en esa oportunidad la inconveniencia esgrimida fue económica, Santander y Antioquia no se dejarían desmembrar, sobre todo de los centros de producción y refinamiento del petróleo.

En el año 2012,  los alcaldes y dirigentes de los municipios magdalenenses de Santa Bárbara de Pinto, Pijiño, Santa Ana, San Zenón, San Sebastián, Guamal y El Banco, y los municipios bolivarenses de Mompox, Margarita, San Fernando, Pinillos, Tiquisio, Cicuco, Talaigua Nuevo, San Martín de Loba, Hatillo de Loba, Barranco de Loba, Altos del Rosario, El Peñón y Norosí. Estuvieron pendientes de que Tamalameque, Chimichagua y Astrea hicieran parte de la iniciativa de creación del nuevo departamento de La Depresión momposina. Esta iniciativa sucumbió igual que las demás por falta de unidad de la dirigencia.

En ésta oportunidad el exalcalde de Aguachica, Israel Obregón, esgrimiendo los mismos argumentos de las tentativas del pasado (Falta de representación política, división administrativa de la procuraduría, ejercito, fiscalía y demás entes gubernamentales) suelta ante la opinión pública a través de un diario de Valledupar la iniciativa de crear un nuevo departamento con los municipios del sur del Cesar, Bolívar y Norte de Santander.

Lo mismo que en el pasado, los pros y contras de la iniciativa se pueden analizar razonando que, después de 47 largos años que el sur del Cesar tuvo que aguantar sin obras ni atención del gobierno departamental, pues todos los recursos presupuestales, el centralismo vallenato, los dedicaba a su capital Valledupar para hacerla ciudad; mientras que nuestros pueblos sobreaguaban en la pobreza y abandono, y que hoy que las dos últimas administraciones departamentales decidieron por fin hacer presencia con obras de gran calado en nuestros municipios y que se prevé que el nuevo gobernador trae iguales intenciones de atender nuestras necesidades, no es razonable la segregación, por lo menos a los tamalamequeros no nos suena, ya que habría de pasar otros 47 años más esperando que Ocaña o Aguachica se hagan ciudad para que puedan al igual que Valledupar soltar inversiones en estos pueblos cansados del abandono estatal. Creo que el departamento del Cesar comenzó a cumplir con el deber histórico de atender a sus municipios y romper la creencia que el Cesar es solo Valledupar.

 

Diógenes Armando Pino Ávila 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

3 Comentarios


ISMAEL JIMÉNEZ NÁJERA 23-12-2018 10:19 PM

La dinámica general de los pueblos y de las regiones permite evaluar constantemente las posibilidades de un mejor ordenamiento en done los ganadores sean siempre las comunidades. Si es necesario hacer miles de intentos para madurar la propuesta y definir un verdadero derrotero, nunca debe ser tarde para empezar. ISMAEL JIMÉNEZ NÁJERA. Habitante de Norosí Bolívar

YESENIA VANEGAS ARMESTO 12-10-2019 12:03 AM

Los altos atractivos turísticos, la diversidad de paisajes abiertos, con un potencial alto de arte y folclor con el cual queremos atraer el mundo hacia estos municipios, el apoyo de la Nación se ve corto, se debe construir una identidad de zona, que su gente no se vea arraigada a la fría y cruda realidad del abandono estatal en la que actualmente se vive, La Depresión Momposina necesita un nuevo panorama donde sus fortalezas sean explotadas a un ritmo diferente.

Rafael Vargas Herrera 16-02-2022 11:29 AM

Cordial saludo, muy buen escrito. ¿Podría usted hablarnos sobre el plan de ordenamiento territorial de Fals Borda? Me gustaría conocer su visión. Saludos.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Tío Humberto, Roberto y las pastillas mágicas

El Tío Humberto, Roberto y las pastillas mágicas

  El Tío Humberto siempre se ha caracterizado por ser un don juan y conquistador de damiselas. En cierta ocasión, en compañía de ...

El verdadero prócer del 20 de julio de 1810 colombiano

El verdadero prócer del 20 de julio de 1810 colombiano

  Tres personajes: Antonio Morales, Camilo Torres y Francisco José de Caldas, todos criollos, ejecutaron el plan que sería la causa...

El embeleco de las especializaciones

El embeleco de las especializaciones

  En esta ocasión no quiero referirme a la tremenda cantidad de especializaciones que proliferaron en el magisterio colombiano en ...

Una zanja para el alcalde

Una zanja para el alcalde

  Desde Santa Marta nos mandaban facturados los alcaldes, quienes por lo regular no conocían al pueblo ni sus necesidades, la mayo...

La puntería de Uribe

La puntería de Uribe

Cuando una personas que han estado ligada a otras por lazos comerciales, políticos o de amistad, caen en manos de la justicia, es com...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

One Hit wonders vallenatos

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados