Opinión

Vender a Isagén: riqueza para hoy y hambre para mañana

Eber Patiño Ruiz

12/01/2016 - 08:20

 

Descontento, rabia y repudio, genera esta macabra idea del gobierno, de vender una empresa que es de todos los colombianos y no de las necesidades particulares de un gobernante por cumplir con las metas que sabía de antemano iba a ser difícil llevar a cabo, como las 100 mil viviendas gratis, las carreteras de 4 generación, el proceso de paz, entre otros proyectos que todavía están en el tintero, sin sumarle el costo de la llamada mermelada política y la corrupción, más el despilfarro administrativo y las demandas contra el Estado que siempre pierde por algún limbo jurídico que nadie le ha puesto el ojo.

Como es posible escuchar en voz del presidente Santos que Isagén no genera buenas utilidades y no es rentable, cuando es la segunda empresa generadora de energía encargada de conectar a toda Colombia y llegar hasta Ecuador y Venezuela, con proyección de expansión a Panamá, Brasil, Chile y Argentina por mencionar los vecinos, y que, de paso, queden descartadas las grandes inversiones que se han hecho en la infraestructura de las hidroeléctricas en todo el país, que suman 7 (San Carlos, Jaguas, Caldera, Termo centro, Sogamoso, Miel I y rio Amoyá-la esperanza) ubicadas en 4 departamentos (Antioquia, Caldas, Santander y Tolima)

La verdadera riqueza de nuestro país está en el agua y no en el petróleo, y ese desconocimiento de nuestras riquezas por parte de quienes ostentan el poder es lo que nos llevará a la peor de las pobrezas y miseria humana, cuanto tengamos que comprarle a una multinacional un galón de agua, sacado de nuestras montañas. Porque, gracias a todas las cuencas hídricas que posee nuestro país que son 11 (Atrato, Cauca, Sinú, Magdalena, Catatumbo, Meta, Guaviare, Caquetá, Putumayo, San juan y rio Patía), se genera energía a través de las hidroelécticas que han sido las abanderadas en el desarrollo sostenible por varias décadas de nuestra explotada nación.

Isagén nace de la necesidad de poder transportar esa energía de cordillera a cordillera, sino de nada valdría tener un dinamo generando energía si no hay por donde llevar toda esa fuerza bruta que ilumina al país.

Solo a los gobiernos de turno en Colombia se les ocurre vender las empresas del estado o liquidarlas, ya paso con Telecom, Bancafé, Granahorrar, Findeter, Carbocol, Ecogas, y una larga lista de más de cincuenta empresas incluidos hospitales y fondos rotativos y la venta del 10 por ciento de Ecopetrol, ahora le toca a Isagén. “Luchemos por que no”

Ese maldito vicio de los presidentes de vender lo que no les pertenece, de hacer los peores negocios del mundo, por eso los inversionistas ven a Colombia como la mejor esquina de américa, si aquí por unos cuantos dólares venden las mejores empresas, y es ahí donde uno como ciudadano de a pie se pregunta ¿para qué diablos le sirve a un ministro estudiar en las mejores universidades del mundo si a la hora de hacer negocios con los gringos, los europeos o los asiáticos, se comportan como los más ignorantes de la clase? Eso es lo que no entendemos, donde está toda esa capacidad y agudeza para defender el patrimonio colombiano si cuando están en la empresa privada, se desvelan por los grandes resultados y el crecimiento sostenido anual, y cuando llegan al sector oficial, todo es al revés, ninguna fórmula les funciona, todos los negocios les fallan. para la muestra un botón.

Me imagino en los países asiáticos a un presidente vendiendo una empresa del Estado, como mínimo le cortan la cabeza en la plaza pública.

Sería bueno hacer el ejercicio de preguntar cuánto vale una empresa de energía en los Estados Unidos y si estarían en condiciones de venderla en una subasta pública. La respuesta ya ustedes la tienen.

Pero en nuestra querida patria, pasa lo contrario.

Vender a Isagén es riqueza para hoy y hambre para mañana, y ese será el futuro de nuestros hijos y nietos. Sin dejar de lado que, los colombianos pagamos unos servicios públicos muy caros, que no se compadece con la realidad de que somos los generadores, que tenemos todos los recursos a nuestros pies, y hoy la realidad es que millones de familias cada mes tienen la disyuntiva, si pagar los servicios públicos, el arriendo, o ir a mercar para no acostarse con hambre.

Ahora:

Me imagino el tema de conversación de los interesados en la comprar de nuestra empresa de interconexión eléctrica a la hora del almuerzo, nos ven como los idiotas más grandes e ignorantes de las Américas, ya deben estar haciendo cuentas de cuántas acciones poner en la bolsa de valores e inflar su valor, lo que no son capaces de hacer nuestros economistas que apenas están en la introducción al módulo de economía de mercados en países emergentes y por supuesto al final del curso reprobaran con calificación 1, y esos son disque nuestros asesores del gobierno, desde ahí sabemos cómo será el almuerzo.

No es de extrañar, porque la ignorancia es atrevida, que donde se dé la venta de Isagén, el gobierno saldrá a decir que fue el mejor negocio del siglo XXI para los colombianos y, si paso lo contrario, que es por lo que todos abogamos que así sea, que Isagén siga siendo de todos, el gobierno saldrá al paso a declarar que el avance del país se ha frustrado, que los intereses políticos de unos cuantos se opuso a seguir por la senda del progreso y el bien común de todos los ciudadanos. Me parece estar escuchando cualquiera de las dos posiciones.

Cuando una empresa de servicios públicos (agua, energía eléctrica o telecomunicaciones) deja de ser publica (del estado) a ser privada (capital extranjero) el gobierno pierde el control de regular las tarifas que vayan en pro de los usuarios, porque es bien sabido que el capitalismo extremo de las multinacionales no tiene alma ni sentidos. No les interesa más que ganar y ganar dinero en detrimento de las condiciones laborales de los trabajadores.

Desde esta columna de opinión, mi posición es un NO a la venta de Isagén y una defensa por nuestra soberanía.

Si se vende Isagén muy pronto Colombia se quedará a oscuras.

 

Eber Patiño Ruiz 

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

1 Comentarios


Berta Lucía Esrada 13-01-2016 08:23 AM

PARA LOS NOSTÁLGICOS DE ISAGEN: No se preocupen, aún nos queda el Caribe; ya sé, me dirán que el patriarca lo vendió hace rato. Sin embargo, sus aguas siguen bañando la costa, así que podemos volver a venderlo, como con los lotes piratas que llenan los bolsillos de los politiqueros. Berta Lucía Estrada, autora de la columna Fractales de Panorama Cultural.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Apuntes sobre el Festival EVAFE

Apuntes sobre el Festival EVAFE

Este fin de semana se realizará en Valledupar la cuarta versión del Encuentro Vallenato Femenino ‘EVAFE’, evento al que le augura...

Editorial: Paseando por las ruinas de Valledupar

Editorial: Paseando por las ruinas de Valledupar

La capital del Cesar se encamina hacia un turismo novedoso: el de las ruinas, pero no son ni precolombinas ni griegas, son las ruinas d...

Dejen la terquedad, volvamos a rendir homenajes

Dejen la terquedad, volvamos a rendir homenajes

  Cuando la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata decidió que les rendiría homenajes a personas que de alguna manera hubiesen...

Semana mayor y política

Semana mayor y política

  Estas dos últimas semanas, la pasada y ésta que terminó, han sido atravesadas por eventos diametralmente opuestos, pero que, d...

Un plan de desarrollo de papel: el caso de Valledupar 2016-2019

Un plan de desarrollo de papel: el caso de Valledupar 2016-2019

En Colombia, las normas se han convertido en papel y eso ha sido su mayor alcance. Esto debido a que las normas cada vez más se convie...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube