Opinión

El espejo retrovisor

Diógenes Armando Pino Sanjur

14/01/2016 - 06:20

 

Con la llegada del año nuevo fueron muchos los que se alegraron por el cambio de las administraciones municipales, pues albergaban la esperanza de cambio y renovación en las alcaldías, caso contrario de otros que recibieron el 2016 con amargura y tristeza toda vez que después de haber disfrutado 4 años de las mieles del poder tenían que hacer entrega de sus cargos y posiciones.

A lo largo de nuestro departamento, encontramos que en las elecciones a mandatarios locales fueron pocos los aliados de los burgomaestres en ejercicios que contaron con el fervor popular, lo que demuestra el pedido del pueblo de la necesidad de nuevos aires en el manejo de la cosa pública para garantizar el progreso y desarrollo de los diferentes municipios del Cesar.

Este anhelo de cambio, esperanza y nuestra idiosincrasia política han permitido que en la inmensa mayoría de los municipios de nuestra geografía nacional muchos políticos postularan sus nombres como candidatos a las diferentes alcaldías sin realizar un análisis profundo y detallado de la situación financiera, administrativa y social del municipio, lo que no les permitió conocer de primera mano y de forma veraz las condiciones, de pobreza, necesidades básicas insatisfechas, la situación actual de la cobertura y la calidad de los servicios públicos esenciales.

De manera irresponsable presentaron al constituyente primario propuestas y estrategias en sus programas de gobiernos donde se comprometen a realizar obras para construir un mejor municipio y adelantar proyectos que conllevan a la satisfacción de las necesidades de sus habitantes, sin tener en cuenta, identificar  o establecer conque recursos cuenta el municipio, sus fuentes de financiación y las deudas que acarrea el ente territorial.

Pero paradójicamente al momento de ser posesionados, ejercer la calidad de gobernantes y conocer la realidad financiera de sus municipios pretenden exonerarse de la responsabilidad que le ungió el pueblo y los compromisos adquiridos con su comunidad mediante su programa de gobierno, tratando de culpar a los mandatarios salientes de toda la debacle administrativa y financiera del municipio, sin asomo de descaro y vergüenza que al momento de poner a consideración su nombre debía conocer las dificultades que afrontaría al gobernar el ente territorial.

Por eso se hace necesario que los pueblos hagan cumplir a los gobernantes sus obligaciones, constitucionales, legales y sus programas de gobiernos. Solo así podremos construir un mejor futuro, garantizar un bienestar y mejoramiento de las condiciones de vida de todos los habitantes de cada municipio.

De lo contrario permitiremos que los gobernantes realicen su gestión mirando por un espejo retrovisor que nos condenará al atraso, falta de inversión social y obras que permitan a los municipios alcanzar el progreso y desarrollo deseado.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Amigos de amigos

Amigos de amigos

  (A la memoria de mi hermano José Ivan Guerra Avila) "He peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la f...

La ropa sucia se lava en casa

La ropa sucia se lava en casa

El refrán popular de “Sacar los trapos al sol” es precisamente aquel contrario al de “La ropa sucia se lava en casa” o “Los ...

Encuentros en el baño: matriz de goces infinitos

Encuentros en el baño: matriz de goces infinitos

  No me ocuparé en definir el baño desde una metáfora masculina o femenina (aunque tiene mucho de mujer o mejor de intersexual),...

Victoria, Imelda y yo: tejiendo sororidad

Victoria, Imelda y yo: tejiendo sororidad

  "La alianza de las mujeres en el compromiso es tan importante como la lucha contra otros fenómenos de la opresión y por crear e...

Valledupar, tu cielo tiene…

Valledupar, tu cielo tiene…

De pronto, hizo una señal con las manos, dio gracias a la concurrencia e invitó a subir un poco el volumen, mientras el jilguero Jorg...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados