Opinión

El reto de nuestros gobernantes

Luis Alcides Aguilar Pérez

15/02/2016 - 04:50

 

La triste realidad que vive el planeta tierra, está ya plenamente identificada y son los problemas climáticos, a causa del abuso por parte del hombre sobre el normal proceso de la naturaleza.

Ya, desde la revolución industrial empezó a aumentar la temperatura de la Tierra por la gran cantidad de la quema de combustibles fósiles. Hoy a vuelta de muchos años el aumento en la temperatura de la Tierra es supremamente grave; las consecuencias del uso desmesurado del hombre por el desarrollo de su ego y poder, se empezaron a notar en grandes crisis, y el crecimiento acelerado de escasez de alimentos, agua, grandes incendios de bosques, epidemias y la saturación de los mecanismos que hasta ahora le permitían al hombre solucionar ciertos inconvenientes relacionados con los innumerables problemas ambientales presentes en nuestro planeta Tierra.

Aún, ciertos gobernantes de las naciones que poseen las mayores industrias que contaminan, se muestran muy parcos al momento de realizar acuerdos en procura de reducir la macabra incidencia de contaminación y devastación del sistema natural.

En muchas conferencias sobre el cambio climático, realizadas en el mundo, algunos científicos han coincidido en afirmar que: “es demasiado tarde para revertir el daño que el hombre le ha hecho al ambiente” y partiendo de ahí, es evidente comprender que solo nos corresponde seguir evitando el desastre, con políticas o acciones que ayuden a reducir los desaciertos del hombre, que por el afán de progreso y producción económica ha ocasionado grandes desequilibrios en el medio ambiente.

Con todas estas preocupaciones se cree que nuestros gobernantes, presidente, gobernadores y alcaldes están implementado estrategias que vayan enmarcadas a las soluciones a corto y largo plazo. Si hemos tenido gobernantes con visión y comprometidos con el bienestar humano, entonces, dichas acciones en bien de la reducción y control de las contingencias, deben estar fundamentadas desde periodos de gobernabilidad anteriores teniendo de referente que esta problemática no es nueva.

Lo nuevo es que ya Colombia se está dando cuenta, quizás muy tarde,  que la situación no es solo de países industrializados y se hace necesario despertar un “SOS” masivo, desde la cabeza o figura de gobierno, las escuelas, universidades y los hogares, para salvaguardar lo poco que nos queda, aunque los anteriores actores ya están inmersos en las políticas de cambio, solo es importante comprender  o concienciar sobre las consecuencias desfavorables por los descuidos y falta de compromisos.

El reto de nuestros gobernantes es gestionar, cimentar mecanismo y estrategias efectivas, mostrar los resultados de sus gestiones y la constante evaluación de los procesos adelantados para al final estar más seguros y felices, ante la inminente catástrofe, a la que nos podría llevar el descuido, sin ayudarnos para  que  se pueda apaciguar, presentado así un aporte al desarrollo sostenible y la preservación de la vida humana, sustentabilidad a la flora y fauna en medio de un excelente equilibrio ambiental global.

 

Luis Alcides Aguilar P.

Sobre el autor

Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez

Buscando

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

@LuisAguilarPe

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Paquidermia legislativa y activismo corrupto

Paquidermia legislativa y activismo corrupto

  El reconocido jurista mexicano Miguel Carbonell comentaba la semana pasada a través de su cuenta de Twitter, haciendo referencia...

Cuando no hay nadie en el espejo

Cuando no hay nadie en el espejo

  La decepción es una puñalada profunda y sigilosa que causa menos dolor que tristeza. Antes de eructar su rabia ante el cadáver...

Consejos para Edna y Lisbeth (Parte I)

Consejos para Edna y Lisbeth (Parte I)

Ahora, cuando dos mujeres vallenatas emprenden un camino distinto –Una vía diferente diría Sergio Araujo–, es justo y necesario...

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

Editorial: En rechazo de las amenazas y la intimidación

La revelación de las amenazas de muerte dirigidas al alcalde de Valledupar, Fredys Socarras, tras la puesta en vigor del decreto que...

¿Palomas o fusiles?

¿Palomas o fusiles?

¿Cuándo comenzó la violencia política en Colombia? ¿Cuantos años llevamos con esta penuria? ¿Vale la pena firmar la paz? ¿Es co...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados