Opinión

Los fenómenos que atacan a Colombia (2nda Parte)

Eber Patiño Ruiz

16/02/2016 - 05:40

 

Reficar / Foto: El Heraldo

En Colombia pasan las cosas más absurdas e increíbles. Da la sensación de que solo pasan aquí, como un fenómeno extraño de realidad y ficción, dignas de una novela. Algunos ejemplos:

1-. El escándalo de Reficar  

La ex contralora Sandra Morrelli Rico puso el dedo en la llaga desde el mismo momento que asumió el cargo, pero nadie en ese momento le prestó atención, y durante cuatro años dijo una y otra vez que en Ecopetrol estaban pasando cosas raras con la construcción de la refinería en Cartagena, pero su poder e influencias en el gobierno no le alcanzaron para destapar la olla podrida que se estaba cocinando, pues todas la miradas estaban puestas en la bolsa de valores de New York por ese gran salto que se había dado para que la petrolera colombiana jugara y apostara en las grandes ligas de la economía.

Parece que todos sabían lo que estaba pasando en Reficar, pero era tan grande el monstruo que se había engendrado, que la idea de acabar con su existencia era aterradora. Sin embargo la ex contralora lo advirtió varias veces, que desde el gobierno de Uribe ya se presentaban irregularidades que no asumió el nuevo gobierno, y que era necesario intervenir e investigar desde su cargo.

Tienen mucho que decir los señores Javier Gutiérrez (ex presidente de Ecopetrol), Orlando Cabrales (ex presidente de Reficar), Hernando Martínez (ex ministro de minas y energía y ex miembro de la junta directiva de Ecopetrol), Pedro Rosales (ex vicepresidente de refinación de Ecopetrol), Mauricio Cárdenas (Ministro de Minas, Ministro de hacienda y miembro de la junta de Ecopetrol), Fabio Echeverry (ex miembro de la junta directica de Ecopetrol) y Juan Carlos Echeverry (presidente de Ecopetrol).

El gran problema es que de estos señores, ninguno pagará un día de cárcel, y el dinero invertido no se recupera nunca, de eso podemos estar seguros los Colombianos de a pie, porque las demandas judiciales que se hagan a la firma estadounidense CBI encargada de la construcción y remodelación de la refinería en Cartagena, tiene desde ya un ejército de abogados listos para defender a su cliente a capa y espada, y al final tendremos que aguantar el descalabro y seguir como pasó con: Folconpuertos, Interbolsa, Saludcoop, Isagén, etc.

2-. El olvido de la Guajira

La intención de algunos medios de comunicación por desviar la atención de la olla podrida de Reficar, y volver la mirada al departamento de la Guajira, parece que tiene sus buenos efectos, porque genera más dolor e indignación en la ciega sociedad, que en pleno siglo XXI se mueran de hambre niños inocentes, que hablar de que se perdieron más de 8.000 millones de dólares de las arcas del estado en el escándalo de Reficar.

Un verdadero fenómeno que justo a tiempo pasen tantas cosas juntas, que al final del día, uno no sabe dónde poner atención y qué es verdad o qué es mentira. Lo verdaderamente cierto, es que el departamento de la Guajira está tan lejos, que el gobierno se olvida que existe y no lo incluye en sus planes de desarrollo, pero sí se acuerda que hay una explotación de carbón que le genera jugosos ingresos corrientes, que no devuelve en regalías, las que realmente tiene derecho, y las que llegan, son repartidas entre los politiqueros de turno.

El verdadero fenómeno radica en que hay que esperar que se mueran los niños de hambre, para que este departamento aflore en la memoria del gobierno, lo mismo sucedió en el 2015 por la hambruna que asoló a las rancherías Wayuu. La solidaridad de los colombianos se desbordó, que hubo agua y alimentos no perecederos para más de seis meses, pero la entrega con las ayudas voluntarias no llegaron, más de la mitad se pudrieron en las bodegas de la Cruz Roja, paradójicamente porque no había dinero y voluntad política para hacer los envíos, y después de dos semanas, nadie más volvió a saber de la Guajira, salvo las denuncias que se hacían en contra de la hoy gobernadora, Oneida Pinto, por ser la heredera política del ex gobernador y hoy preso, Francisco “Kiko” Gómez, pero ahí no termina el asunto. En días pasados la señora gobernadora responsabilizó al gobierno y al ICBF de la emergencia alimenticia en la que están algunas rancherías de la alta guajira, olvidando que fue precisamente el ICBF y sus cuotas políticas del hoy presidente de la Cámara de Representantes Alfredo Desuque los que lapidaron los recursos de esta entidad.

Un Fenómeno extraño que la gobernadora se limpie las manos y el presidente de la cámara salga a decir que van a tomar las medidas necesarias para sacar a su región del olvido estatal, pues no es tanto el olvido, porque en regalías desde el 2002 al 2011 recibió regalías por el orden de los 4 billones de pesos, para ser repartidos en sus 15 municipios, pero pasando el desierto la plata se esfumo.

3-. El virus del Zika

Otro mal que llena de noticias los diarios del país, y como bien lo explica nuestro científico, Manuel Elkin Patarroyo, lamentablemente el gobierno ha tomado este virus de forma mediática y no le ha dado la trascendencia que merece, pues no es solo este virus el que llega, sino los otros que vienen en camino y no se han tomado en cuenta las repercusiones y la crisis de salud pública que está explotando y empeorando la gravedad del sistema de salud.

El verdadero fenómeno, como bien lo explica Patarroyo, se originó desde el primer mandato de Álvaro Uribe, quien le quitó toda la ayuda estatal al programa que venía adelantando desde hacía 20 años y que dio luz verde a la erradicación de la malaria en el país, pero al cerrar su centro de investigación, no puedo seguir con los controles en las zonas llamadas focos, donde prolifera con rapidez por sus condiciones climáticas el mosquito, Aedes aegypti, quien lo transmite.

Con el cierre del laboratorio, se retrocedió en el control y hoy nuestros investigadores, autoridad científica en el tema, tienen sus reservas y no quieren ser alarmista, pero tienen sus reparos en cómo el gobierno está tratando este nueva amenaza, y es que las consecuencias en las madres gestantes en zonas de alto riesgo como el Amazonas, Choco o los valles del río Magdalena y Cauca de tener fetos con microcefalia son de un alto costo social, ya que un niño que nazca con esta deficiencia es un niño enfermo de por vida, menguando la calidad de vida de sus padres, por eso lo más indicado en estos casos, es el aborto, y no esperar a que hayan complicaciones mayores que pongan en riesgo la vida la madre.

Colombia no está preparada para lidiar con esta y otras epidemias que lleguen en el mediano plazo, pues el sistema de salud tiene todos los virus y bacterias que uno se pueda imaginar: corrupción, clientelismo, politiquería etc.

Los fenómenos que atacan a nuestro querido país, son tantos, que cada día surge uno, más grave y devastador que el anterior, esperemos que el 23M se firme el llamado proceso de paz y sea un día fenomenal.

 

Eber Patiño Ruiz 

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Carta a un joven uribista

Carta a un joven uribista

Pequeño joven, He querido exponerme a ser boicoteado por escribirte esta carta frágil: las personas inteligentes no discuten con t...

Editorial: La ciudad resiliente, el gran objetivo

Editorial: La ciudad resiliente, el gran objetivo

  El Día Mundial del medio ambiente nos permitió “reabrir” los ojos y apreciar la naturaleza que nos rodea, entender que la g...

La música y Silvestre Dangond

La música y Silvestre Dangond

La música es la acústica de los sentimientos; es la prolongación sonora de la poética del amor, la esperanza y de los sueños. La m...

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

Ah, ese olorcito a carro nuevo…

“No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida”. Henry David Thoreau. En la sociedad y en la política, todo huele y lo...

Valledupar, paraíso de mi alma

Valledupar, paraíso de mi alma

Desde que llegué a Valledupar sentí una  sensación muy  particular con la energía  de esta gente afectuosa llena de calor huma...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

El velorio de Gaira

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube