Opinión

Somos un país de locos

Diógenes Armando Pino Sanjur

03/03/2016 - 03:10

 

Santiago Uribe Vélez / Foto: El Espectador

Gran revuelo nacional ha causado la medida preventiva de privación de la libertad del empresario ganadero, hermano del senador Álvaro Uribe Vélez, por su presunta participación en la conformación de grupos paramilitares denominados “Los Doce Apostales”, los cuales recibían entrenamiento en una de sus haciendas la Carolina y son responsables de asesinatos en la zona entre Yarumal y Santa Rosa de Osos.

Desde que se conoció la noticia hemos visto cómo los congresistas del Centro Democrático han realizado un Plantón frente al Palacio de Nariño y han llegado hasta pedir la renuncia del señor Presidente de la República, pero de manera indiferente han callado y no han elevado su voz de protesta por la muerte cada vez más recurrente de los niños wayuu por desnutrición.

Hemos presenciado cómo juristas de la calidad de Jaime Granado esgrimen que es una violación a la constitución y la ley la medida de seguridad contra Santiago Uribe, pero de manera cómplice no se manifiesta por la violación a la intimidad del exministro Ferro o el general Palomino en video publicado por la FM.

El presidente de Colombia solicita al procurador general, Alejandro Ordóñez, “acompañar el proceso contra Santiago Uribe para rodearlo de todas las garantías constitucionales y legales”, pero se hace el de la vista gorda con los hacinamientos denunciados en las cárceles de Colombia y especialmente en Riohacha donde existe hacinamiento hasta del 400 por cientos.

Aunque nos alarmemos por estas situaciones, debemos entender que somos un país de locos, que ante la crisis del fenómeno del niño y la falta de lluvias, salimos a vender Isagen empresa generadora y comercialización de energía, para ahora tener que comprarles energía a nuestros vecinos de Ecuador para evitar un racionamiento.

Hace un año aproximadamente repudiábamos la muerte de una luchadora y guerrera de la vida como lo era Camila Abuabara, hoy damos por olvidado tan inaudito episodio y permitimos que la corrupción y la politiquería sigan acabando con nuestro sistema de salud y cada día más colombianos mueran por culpa del negligente y paupérrimo servicio.

Como es posible que olvidemos aspectos fundamentales para nuestro bienestar, desarrollo y mejoramiento de nuestras condiciones de vida como la salud, educación, la crisis ambiental, el costo de la canasta familiar, para debatir que la orden de detección del hermano del senador Uribe es un acto político o una retaliación a la negativa del senador de apoyar el proceso de paz.

Es necesario que pongamos los pies sobre la tierra, nos apersonemos y demos más relevancia a la problemática que afecta nuestro bienestar, que las situaciones de dos corrientes políticas que solo buscan es aferrarse al poder para seguir satisfaciendo sus intereses particulares, sin importarle el mejoramiento de las condiciones de vida de la ciudadanía en general, porque somos considerado un país de locos que no vemos ni vivimos la real problemática que nos afecta.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

2 Comentarios


Jairo valle 03-03-2016 07:31 AM

Interesante analisis al respecto y comparto en gran parte todo lo ahi enunciado, me hubiese gustado que recalcaras en unos de los parrafos que ademas nos hemos convertido en seres insensibles e indiferente ante todo lo que ocurre.

Marcial 03-03-2016 10:32 PM

Completamente de acuerdo con tus apreciaciones. Debemos que nuestra mente es frágil. Tal vez nuestro hipocampo está en franco proceso de atrofia o involución; a la par que nuestra insensibilidad se incrementa o será que nuestra producción de endorfinas está en declive. Realmente no lo sé. Pero es un fenómeno completamente transversal en nuestra sociedad y no es exclusividad de ningún estrato; tanto que tampoco nuestros gobernantes tampocon se preocupan por los temas en cuestión. Y están más preocupados por que no le falte una copa de champaña y un platillo exquisito a la elite de las Farc, que por la necesidad de un sorbo de agua y un mendrugo de pan de un niño wayú. Pero nuestra mente es frágil... y en las próximas elecciones, ya todo esto habra pasado al olvido y estaremos votando nuevamente... por las mismas lacras.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

De pie como siempre vivió

De pie como siempre vivió

  El día que la asesinaron el astro rey no brilló igual. La sierra nevada se vistió de un gris oscuro como señal de duelo por l...

Un decreto sin ton ni son

Un decreto sin ton ni son

  El Decreto No. 000305 fue expedido por la alcaldía del municipio de Valledupar el día ocho de mayo de 2017, tal acto administra...

Bienvenido, Julián Rojas

Bienvenido, Julián Rojas

  Hace ya 38 años que conocí un niño muy simpático, recién llegado de la Isla de San Andrés a Bogotá, llegó de la mano de su ...

El príncipe colombiano

El príncipe colombiano

“La corrupción es una amenaza contra la libertad, virtud sin la cual ningún pueblo puede construir grandeza” (Maquiavelo) No es ...

Editorial: Un homenaje al homenaje

Editorial: Un homenaje al homenaje

  Nunca se había vivido un homenaje de esta manera. La venida de Carlos Vives a Valledupar, en el 51º Festival que le ha sido ded...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados