Opinión

Juego peligroso

Diógenes Armando Pino Sanjur

09/03/2016 - 05:10

 

El presidente Juan Manuel Santos y el ex-presidente Álvaro Uribe

Desde la sorpresiva captura del hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, Santiago, por su presunta participación en la conformación de grupos paramilitares en Colombia, se ha desatado una verdadera tormenta política entre los partidos de la Unidad Nacional y el Centro Democrático.

El Senador Uribe califica de una farsa cruel la captura de su hermano, al cual considera un preso político y arremete contra el ex presidente Santos, al que acusa de manipular las cortes y presionar la justicia para arremeter contra los líderes de su partido.

En esta disputa vemos cómo de manera descarada líderes del Centro Democrático acusan al Gobierno Santos de manipular la justicia, chuzar al expresidente y un sin números de calificativos que curiosamente eran los que sobresalían en el gobierno del hoy senador Uribe.

A mi entender, con esta disputa política el único perdedor es el país, la institucionalidad, no es posible que debido a decisiones de la justicia polaricen al país y quieran crear un ambiente igual o peor que la del vecino país, Venezuela, y que de forma desproporcional aprovechen una circunstancia desafortunada para la familia Uribe para solicitar y exigir la renuncia de un presidente en ejercicio y constitucionalmente elegido.

El país tiene grandes retos que asumir, como el desabastecimiento energético y de agua, el cambio climático, el fortalecimiento de la economía, la lucha contra la pobreza, la desnutrición infantil, garantizar el acceso a la educación en condiciones dignas que redunde en una mejor educación, el mejoramiento del sistema de salud que nos permita una adecuada y eficiente atención, para estar controvirtiendo por la detección del hermano de un senador.

Esto demuestra que los partidos políticos y los grandes líderes de nuestro país lo único que les preocupa son sus intereses personales y familiares, más no la búsqueda del bien general, no están interesados en legislar para mejorar las condiciones de vida de los colombianos, sino en legislar para garantizar su seguridad jurídica y personal.

Debe ser la justicia, su defensa técnica y jurídica, que determinen si el señor Santiago Uribe es inocente o no, pero que no manipulen la opinión pública para pretender revocar una medida judicial. No podemos permitir que los dirigentes del Centro Democrático cada vez que algunos de sus miembros sea investigado o le inicien una investigación apelen a la persecución política y retaliación por sus oposición al proceso de paz como único medido de defensa, porque estamos cayendo en un juego peligroso que puede generar más conflicto en nuestro país.

El Uribismo debe entender que durante 8 años gobernaron la nación a su antojo, que a pesar de las acusaciones presentadas sobre las chuzadas, los falsos positivos, el manejo de las mayorías en el congreso, la oposición supo respetar sus decisiones y los fallos judiciales, es lo mínimo que debe reconocer el Centro Democrático en estos momentos que ya no son las mayorías y su gobierno termino.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

@Mafranpisa 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Sueño de Jaime Garzón Forero, abogado y profeta

Sueño de Jaime Garzón Forero, abogado y profeta

Muy cerca al centro internacional de Bogotá, una noche del 13 de agosto de 1969, una noche fría y pesarosa, Jaime Garzón Forero, fut...

Editorial: Las elecciones universitarias y sus interrogantes

Editorial: Las elecciones universitarias y sus interrogantes

Todas las miradas se centraron la semana pasada en las elecciones universitarias de la UPC y, siendo una institución tan importante, n...

El Grammy vallenato no debe morir

El Grammy vallenato no debe morir

Hay quienes aseguran que cualquier parecido entre La Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación por sus siglas en ingles LA...

Editorial: En defensa de la diversidad lingüística de Colombia

Editorial: En defensa de la diversidad lingüística de Colombia

En Colombia existen 68 lenguas nativas, 65 de éstas habladas por comunidades indígenas, una  lengua criolla de San Basilio de Pale...

El mes de las mil esperanzas

El mes de las mil esperanzas

A diferencia de otros años, diciembre llegó de prisa y silencioso y se instaló en todas las almas. Su sola presencia nos hace refl...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados