Opinión

Editorial: Ya vuelvo, decía el cuadro

Redacción

18/06/2012 - 11:30

 

La obra "Ya vuelvo" de Germán PiedrahitaLa muerte de Germán Piedrahita nos ha dejado a todos tristes y aturdidos. Huérfanos de un artista y gestor entregado. Lo que no queríamos aceptar, llegó.

En el entierro del pasado viernes, personas de todos los ámbitos –tanto  de la educación, como de la comunicación y de la alcaldía o gobernación–, familiares y amigos, elogiaban a un hombre que nunca se dio por vencido y, desde sus principios de humildad y coherencia, siempre fue buscando lo mejor para la ciudad de Valledupar.

Germán se ha ido pero no nos deja solos. Su obra artística es el resultado de todas sus reflexiones e inconformidades. También nos queda para siempre ese temperamento único de lucha.

El mejor ejemplo de esa sagacidad es la obra expuesta en una exposición de múltiples artistas a principios de año en la Biblioteca Rafael Carrillo. La obra decía “Ya vuelvo” y aquí lo esperábamos todos.

No queremos iniciar un nuevo ciclo sin pensar en esta pérdida enorme. La lucha de Germán y sus principios no pueden desvanecerse y, por eso, es preciso seguir luchando por una sociedad justa que eduque a sus jóvenes y ofrezca a todos la posibilidad de acceder a un hospital y ser atendido como un ser humano.

Eso, finalmente, es lo que queremos: solidaridad, prosperidad y saber para todos, y en eso hemos de poner nuestro empeño.

Esta semana empieza en Valledupar una gran semana de festividades. Gracias al IV Encuentro Mundial de Acordeones y la Fiesta de la música –eventos que Panorama Cultural apoya directamente– disfrutaremos, sin lugar a dudas, de una de los momentos más amenos del año.

Valledupar se convertirá en un volcán musical, como tan bien sabe hacerlo. Pero, durante esas fiestas, dediquémosle un pensamiento al maestro que decía en su obra “Ya vuelvo” y quedémonos con lo mejor de su arte.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Descarbonizar la economía colombiana

Descarbonizar la economía colombiana

  La protección y conservación de nuestro planeta debería ser la principal agenda que deben abordar los lideres mundiales, acompa...

¿Brasil indignado? Sí, Brasil

¿Brasil indignado? Sí, Brasil

Como el estereotipo que se ha construido sobre los brasileños es que la mitad de su cerebro la dedican al futbol y la otra al carnaval...

Carlota, la mamá de los internos

Carlota, la mamá de los internos

“Al contrario de muchas primeras damas cuya labor social queda circunscrita únicamente al tiempo en que su marido ejerce el cargo ...

Las parrandas virtuales: una novedad

Las parrandas virtuales: una novedad

Hasta hace muy poquito tiempo sonaba utópico y hasta risible pensar que a los músicos los contratarían para tocar una parranda virtu...

Un Amado Nervo criollo que vino de Guataca

Un Amado Nervo criollo que vino de Guataca

Con un salto ágil, de sus treinta y tantos años, se bajó del fuera de borda que acababa de anclar en Puerto Bocas, llegó con varios...

Lo más leído

Matilde Lina o la fascinación de las sabanas de El Plan

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Compae Chipuco

José Atuesta Mindiola | Patrimonio

Una cultura para la democracia y la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Camilo Namén Rapalino: el gran amigo que recuerda la niñez

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados