Opinión

Buscando el valor de la paz

Diógenes Armando Pino Sanjur

23/03/2016 - 09:20

 

Colombia es un país que lleva más de cinco décadas de conflicto armado, y como consecuencia de este dolor continuado no existe un criterio unificado que nos explique los factores determinantes que permitieron el surgimiento de una guerra que ha causado tanta miseria y muerte a tantas familias colombianas.

Algunos lo atribuyen al problema de la tierra como eje fundamental para entender el conflicto, otros al bipartidismo, al capitalismo, a la influencia de la revolución cubana o la expansión del comunismo como origen de la abominable guerra que nos ha consumido.

Por eso desde hace varias décadas nos esforzamos para encontrar la solución a este conflicto que nos ha sumido en la pobreza, ha permitido que miles de personas sean desplazadas y que millares de colombianos mueran en una guerra sin sentido y que nos ha polarizado.

Por eso en un principio con el ánimo de buscar la paz y la reconciliación intentamos una reforma agraria que permitiera que los grupos insurgentes tuvieran acceso a la tierra para que de esta manera la trabajaran y pudieran cultivarla, pero este propuesta no fue lo suficientemente adecuada ya que las tierras otorgadas fueron utilizadas para implementar campamentos e instalaciones de instrucciones para insurgentes lo que ayudó a agudizar e incrementar el conflicto.

Después de fracasar con la reforma agraria, se planteó la necesidad de una zona de despeje, donde se pudiera concentrar a la insurgencia colombiana y entablar unos diálogos que nos conllevaran a la paz; pero desafortunadamente esta iniciativa tampoco fue la solución al conflicto armado, al contrario la zona de despeje fue utilizada como un espacio donde la guerrilla traficaba, secuestraba, extorsionaba y se fortalecía militarmente para proseguir con su guerra absurda.

Al fracasar las anteriores iniciativas se abre espacio en el país la idea de una solución militar al conflicto, se inicia el fortalecimiento de las fuerzas armadas, el incremento del pie de fuerza y su modernización lo que de inmediato muestra unos resultados contundentes con duros golpes a la insurgencia, el repliegue y debilitamiento de la misma, pero como en las anteriores iniciativas tampoco es la solución, ya que las fuerzas militares en su afán de mostrar resultados abusan de su poder y pierden el horizonte incrementando la injusticia, la barbarie y el conflicto.

En los últimos años nos venden la idea de una salida negociada, pero con negociaciones fuera del país, las cuales han llegado a acuerdos nunca antes vistos, pero como en las experiencias anteriores tampoco vemos la luz al final del túnel, por ello ese anhelo de paz y reconciliación cada día lo encontramos más lejos.

Es cierto que podemos llegar a firmar un acuerdo, pero sería letra muerta porque debemos analizar qué hacer con los diferentes frentes que no están de acuerdo con el proceso, los otros grupos guerrilleros que no se encuentran dialogando, las bacrín, el narcotráfico, tráfico de armas, o los sentimientos de dolor y odio que muchos padres, hijos o hermanos que perdieron su seres queridos llevan acumulado durante tanto años de guerra, ¿será que como arte de magia habrá perdón, reconciliación y olvido?.

¿La actualidad política colombiana permitirá que el país de manera voluntaria, libre y sin coaccionamiento decida refrendar o no los acuerdos alcanzados?, Para mi entender, lo veo difícil, pero aunque la tarea se dificulte y la polarización del país nos extinga el sueño de alcanzar la paz, la esperanza es lo último que se pierde. Por eso debemos seguir persistiendo en buscar el invaluable valor de la Paz, así sea lo último que hagamos.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El placer de leer

El placer de leer

Los libros fueron el mayor tesoro de las culturas de la Antigüedad. La prueba es que entre los más grandes monumentos arquitectóni...

La caja de pandora

La caja de pandora

La vida transcurría bien o tal vez regular, pues la tregua unilateral decretada por la FARC había amainado el conflicto interno en fo...

Otro gran premio para Peter y Sergio Luis

Otro gran premio para Peter y Sergio Luis

Esta semana me llegó la grata noticia del Congo de Oro del Festival de orquesta en el pasado Carnaval de Barranquilla y no es ninguna ...

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

  Jairo murió el 27 de agosto pasado, en olor de literatura, que es una de las mejores maneras de morir. Y para refrendar ese aciert...

El costo de la informalidad

El costo de la informalidad

Un gran reto tienen los candidatos a alcaldías y gobernaciones en las próximas elecciones para disminuir el grado de informalidad en ...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube