Opinión

Testimonio: Hasta siempre, Germán

Emilio Enrique Acevedo

18/06/2012 - 10:50

 

Velorio de Germán Piedrahita en la Casa de la CulturaEl pasado jueves catorce dejó Germán Piedrahita, eso que algunos llaman este valle de lágrimas, en este caso bien aplicado por los últimos meses de su existencia,  víctima en primer lugar de la negligencia médica y en segundo lugar y no menos terrible su padecimiento en la garganta.

Un artista que desde siempre tenía boleto de primera para llegar ante el Creador con el alma limpia, transparente,  llena eso sí, de buenas obras realizadas, de una vida dedicada a la enseñanza con una decisión que solo las personas de su calidad moral pueden tener.

Nos vimos hace unos meses en Barranquilla donde estaba internado, en esa ocasión platicamos y digo platicamos, aunque no podía hablar, a través de algunas letras que me ponía en su cuadernillo.

Se veía muy bien, a  pesar de todo. Estaba optimista, confiaba en salir pronto de ese difícil trance. Pero hablaba con la mirada, esa mirada limpia, sincera llena de afecto.

Le entusiasmó un tour que le propuse de sus obras por algunas regiones de su Colombia que tanto amaba, era un reconocimiento muy merecido y que contaba con el apoyo de personas importantes y conocedoras del talento de este gran artista.

Un artista puro, que nunca se preocupó por los bienes materiales, ese apego que empaña el alma y que afortunadamente Germán no tuvo.

Pero nos queda su obra, bastante numerosa y, como siempre sucede en estas ocasiones va a ser revalorada después de su partida.

No le deseo lo mejor a Germán, porque ya lo tiene,  un descanso justo y el firme propósito de recordarlo siempre.

EMILIO ENRIQUE ACEVEDO

Sobre el autor

Emilio Enrique Acevedo

Emilio Enrique Acevedo

Aquí Entre Nos

Emilio Enrique, escritor mexicano nacido en el Distrito Federal, bajo el signo de Sagitario (diciembre 2) es autor de La Niña del Tepeyac, obra que lo ha dado a conocer en algunos países de Centroamérica y en su país. Radicado actualmente en Colombia, dirige en Valledupar una Fundación que tiene tres grandes objetivos: La Culura, la asistencia al campo colombiano con nuevas técnicas de cultivo y el apoyo a personas con cáncer. Es compositor y músico, área donde ha tenido buenos resultados. Enamorado de Colombia, espera desde este país proyectarse a toda latinoamérica como escritor, tarea a la que está entregado.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Rutas de esperanza

Rutas de esperanza

Al final de la vida no se busca fama, dinero, hombres, mujeres, títulos, casas o carros. ¿Para qué? Con la vejez se llega a la certe...

¿Dónde están los aparatos?

¿Dónde están los aparatos?

Como bien se aprecia en la síntesis de la canción de los hermanos Zuleta titulada “Costumbres Perdidas” –una excelente obra m...

¡Retozos por el Centro!

¡Retozos por el Centro!

Enternece el relato de mi hermano Ismael: en esa época Beto, la calle del Cesar era destapada. Iniciaba su despegue como vía principa...

Princesa Meque

Princesa Meque

Recorrer Zazare, ese nombre de uno de los tres territorios que componen el extenso y delgado Macondo, es adentrarse en sus 25 aldeas, c...

Elogio a la lógica

Elogio a la lógica

Ivanna llegó a mi habitación a compartir su alegría de haber aprendido a contar del uno al veinte. Su forma particular, pero certer...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube