Opinión

Ta mala meque

Diógenes Armando Pino Sanjur

13/04/2016 - 06:40

 

San Miguel de las Palmas de Tamalameque, paraíso escogido por Dios para mi nacimiento, municipio situado a la margen derecha del río Magdalena, quien en otrora fue epicentro comercial y puerto fluvial que lo erigió como un municipio pujante y con un progreso que permitía una vida digna a sus habitantes.

Lastimosamente, con el transcurrir del tiempo y las desastrosas actuaciones de sus gobernantes, este valioso municipio ha hecho honor a su nombre y se encuentra en una crisis administrativa, social, y económica que impide satisfacer sus necesidades básicas y brindar una mejor calidad de vida a sus habitantes.

Es por ello que en la actualidad el municipio atraviesa una precaria situación financiera debido a múltiples acreencias laborales y embargos que retienen casi el 70% de sus ingresos del sistema general de participación para gastos de funcionamiento, lo que ha maniatado a muchos gobernantes en el funcionamiento de la administración.

Sumado a esto, el municipio acarrea una crisis hospitalaria que ha inmerso al Hospital Local en un pésimo servicio de salud, debido a la falta de pago de sus empleados, déficit de insumos y/o elementos hospitalarios y falta de personal calificado, lo que pone en riesgo a sus habitantes por el mal servicio de salud prestado.

Tamalameque es un municipio donde su gente no cuenta con fuentes de empleos. Eso hace que el Tamalamequero sea el rey del rebusque, conminándolo a ingresos irrisorios que no coadyuvan con el bienestar de los hogares, una vida digna y la construcción de un mejor futuro para sus hijos.

La drogadicción, el alcoholismo y la prostitución han sacado ventaja a la falta de oportunidades laborales, de estudio y recreación sana en el municipio, es preocupante el alto índice de menores afectado por estos flagelos lo que visiona un futuro nefasto para las nuevas generaciones y el municipio.

La Educación no es la más idónea, el Municipio en las pruebas saber no sobresale con excelentes calificaciones debido a la mala infraestructura educativa, falta de tecnologías y materiales didácticos que permitan una educación de excelente calidad que le proporcione a nuestros estudiantes las bases necesarias para su ingreso a la educación superior.

Para colmo de males, el saneamiento básico se encuentra en pésimo estado, por eso encontramos que el servicio de alcantarillado no cuenta con las especificaciones técnicas, además el Instituto Nacional de Salud acaba de informar que Tamalameque es el municipio de Colombia con peor índice de calidad del agua, lo que nos hace vulnerable a una crisis sanitaria y a padecer enfermedades consideradas de salud pública.

Ante esta problemática, culpables somos todos. No es hora de hacer juicios, es hora de actuar, por eso extiendo la invitación a la administración municipal para que adelante las gestiones necesarias para dar solución a esta problemática que nos afecta, el reto es grande, pero no imposible, se debe demostrar su gestión, trabajo y ganas de construir un mejor municipio.

Entre todos podemos acabar con la historia que Ta Mala Meque y construir un Ta Bueno Meque para devolverle la importancia histórica a nuestro pueblo y la esperanza a nuestra gente.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

3 Comentarios


Keyla Yadira 13-04-2016 12:50 PM

Excelente

Jairo Tapia Tietjen 13-04-2016 06:08 PM

*Amigo Diógenes Armando, su escrito es un monumento al status quo; invito también a todos ls mandatarios municipales del Cesar, la Guajira, y en fin, toda la Costa caribe, para que sopesen sus sabias recomendaciones y se agarren las manos para la acción colectiva pujante y trasnparente... ¡*Bon Sort!!

Yarime Lobo Baute 14-04-2016 08:18 AM

Será que estamos en el tiempo de rebautizar y ponerle: TA BIEN MEQUE, para atraer posteriormente las consecuencias de su nombre?.... Excelente radiografía

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los 470 años de Tamalameque

Los 470 años de Tamalameque

Tamalameque es un pueblo con una historia curiosa y poco conocida, los historiadores dicen que fue avistado por Quezada frente a Mompox...

La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario

La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario

En Colombia las ollas podridas se están destapando solitas y cada vez más nos desengañamos de algunas instituciones que para mucho...

El país del sagrado corazón

El país del sagrado corazón

Colombia es un país de ironías. Por mucho que la constitución de 1991 separe al estado de los cánones religiosos, los magistrados...

Editorial: La Cultura, elemento diferenciador en las campañas del 2015

Editorial: La Cultura, elemento diferenciador en las campañas del 2015

Este año 2015 se caracteriza por ser un año de elecciones en Colombia, año en el que las personas con aspiraciones políticas cali...

La traicionitis es contagiosa

La traicionitis es contagiosa

“Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para i...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube