Opinión

Los mensajes de los vallenatos de hoy

Jorge Nain Ruiz

10/06/2016 - 06:40

 

Nuestra música vallenata históricamente ha pasado por varias etapas y sin duda alguna en todas ellas los mensajes contenidos en las letras de las canciones han sido fundamentales para que este folclor se haya ubicado en el lugar en el que hoy se encuentra y especialmente para que contra viento y marea haya resistido los embates de muchos géneros musicales que lo han amenazado de muerte constantemente.

Del vallenato costumbrista y narrativo de Rafael Escalona representado en la Custodia de Badillo, La Vieja Sara, El Testamento y demás, hemos pasado al vallenato social o protesta de Hernando Marín, con canciones como La Ley del Embudo, La Dama Guajira, Canta Conmigo o el vallenato romántico, poético, lírico, de Gustavo Gutiérrez Cabello con canciones como Tanto que te canto, Lloraré, Corazón Martirizado.

Las letras del vallenato han sido también jocosas y picarescas como algunas canciones compuestas por Romualdo Brito, El Santo Cachón, La Yuca y La Tajá, Cabecita Loca, entre otras, las que en su oportunidad han recibido duros golpes de la crítica; en otras oportunidades el vallenato ha caído en lo insulso y lo banal con títulos que repiten palabras como Me gusta, el Glu glu o Te Empeliculaste que buscan y solo llegan a ser éxitos efímeros y mediáticos.

Pero la evolución que han querido darle algunos compositores a los mensajes contenidos en letras de nuestra musica ha ido gradualmente cayendo en la degradación, así lo confirma el éxito arrollador que por estos días registran muchas emisoras musicales en el País, interpretado por el grupo Kvrass y de la autoría de Diego Daza llamado La Borrachera.

Es triste ver que nuestros compositores vallenatos, secundados por muchos medios de comunicación se estén olvidando de la responsabilidad social que tenemos los formadores de opinión; sin duda la musica es un vehículo que transporta emociones y mensajes en uno u otro sentido, por eso en vez de buscar pegar canciones con letras que incitan a la estigmatización, discriminación y violencia de género, imitando al reggaetón vulgar que nos agobia, deberíamos enviar mensajes positivos y de buena convivencia, que tanto le hacen falta a una sociedad convulsionada y confundida.

En el mensaje de esta y muchas canciones vallenatas que se fabrican por estos días se dice que la mujer mantiene de rumba en rumba y que eso la lleva a realizar actos de los que al día siguiente ni se acuerda, pero el fiel y golpeado hombre se enamora perdidamente y termina pagando los platos rotos de la indolencia y el libertinaje generalizado en que supuestamente han caído ellas.

Ya estamos muy cerca de letras que ridiculizan la sexualidad de las mujeres como El Serrucho, La Cantúa, El Chocho, La Zorra, ¿a donde vamos a llegar?

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

3 Comentarios


Alberth Rumbo 10-06-2016 11:42 AM

Pues la verdad estoy de acuerdo con casi todo excepto el final, el objetivo no debería ser evitar que se denigre a la mujer sino que se denigre el vallenato como tal. Mi punto es que el 90% (siendo generoso) de las canciones de mujeres denigran al máximo la figura del hombre y nadie dice nada.

Alber José Castilla Romero 10-06-2016 01:35 PM

Buenas tardes, por lo general el vallenato el cual siempre he dicho es hermano de la ranchera por su contenido machista, siempre deja mal para a la mujer, pero es que lo que se esta grabando y haciendo éxito hoy y sobretodo haciendo éxito por las féminas, no son mas que ofensas hacia ellas mismas, es degradante como hoy día se le dice a la mujer que tiene un tira que jala, o que tiene chupa chupa y jala jala, que es materialista, que es una santa, leona, patineta loca y tantas ofensas mas. Lo peor de todo esto es que muchísimas mujeres se maravillan con estas canciones y adoran a los interpretes de las mismas, Ya no escucha Amor sensible, el cóndor legendario, bonita, luna sanjuanera, o tierra de cantores. Sencillamente, porque los compositores de ahora se resisten a cantarle de manera positiva a al vida degradando no solo a la mujer sino también al folclor de Francisco el Hombre.

Luis Carlos Ramírez Lascarro 01-07-2016 11:19 PM

Es curioso advertir que la mayoría de las personas se queja porque no se hagan producciones con “calidad” pero que esa misma mayoría no apoye las producciones de muchos artistas, incluso reconocidos, que se apartan de la línea comercial generalizada en la cual, mayoritariamente, no se graban vallenatos. Kvrass no toca vallenato, como tampoco lo tocan la mayoría de las agrupaciones reconocidas. Interpretan otros ritmos y utilizan otros formatos instrumentales muy alejados, incluso, del formato corralero que tanto ha sido rechazado por los puristas del vallenato. Yo no me atrevería a afirmar que son los compositores, secundados por muchos medios de comunicación, quienes se han apartado de lo correcto en cuanto al contenido de las composiciones. Son los medios los que terminan determinando no sólo lo que se programa, vía Payola, sino también lo que se graba en busca de crear éxitos comerciales que puedan hacerle frente a los otros ritmos que le hacen tanta competencia a la música de acordeón. El problema en sí no son las composiciones, sino el público que las acepta, las hace exitosas y, en ese sentido, las pide. Estas son un reflejo, así sea parcial, de la sociedad en la que vivimos. ¿Qué podrán presentarnos otra visión de la sociedad, otros argumentos? Si, claro, pero como el objetivo de esa industria es la rentabilidad, deben producir lo que sea rentable. Todos buscamos ser rentables económicamente, exitosos comercialmente, en lo que hacemos. Se debe tener claro que vivimos momentos distintos y que no se va a volver a componer canciones como las que tanto se añoran con una melancolía que termina siendo molesta. Composiciones de calidad se hacen y se seguirán haciendo, un ejemplo de ello son las canciones que se inscriben en la matriz rítmica vallenata compuestas por Vives y su combo, así las presenten con algunas variantes cercanas incluso al rock. Lo que tampoco se puede pretender, desdeñosamente, es evitar las fusiones con otros ritmos, ni extranjeros ni locales. Todos los grandes referentes del vallenato han interpretado otros ritmos con el acordeón y muchos han hecho fusiones muy exitosas, como las de Juancho Rois con Diomedes, por ejemplo. El problema de la actitud de las canciones “vallenatas” frente a la mujer no es nuevo, quizá la novedad sea el lenguaje para representar ese machismo que, en ocasiones, termina siendo ofensivo de manera intolerable. Preguntémonos por el papel que juega el público en este decaimiento que se señala de la calidad de las letras de las canciones y de las casas disqueras y las programadoras. No le echemos toda la culpa a los compositores y a los intérpretes. Ellos necesitan y quieren sobrevivir y para ello deben adaptarse, interpretar las necesidades de su publico, así sea que este gusto termine siendo creado por la misma industria musical.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

De América, yo soy

De América, yo soy

En la coyuntura que está viviendo Estados Unidos en el proceso de elecciones presidenciales,  ha salido a relucir la importancia d...

Vallenato, ¿etiqueta para una moda?

Vallenato, ¿etiqueta para una moda?

  Los medios masivos de comunicación tienen una enorme influencia en la formación de tendencias en las masas, con frecuencia por ...

La fuerza irresistible de creer

La fuerza irresistible de creer

  Para el que cree todo es posible. “Jesús le dijo: —No digas: “Si puedes hacer algo”, todo es posible para el que cree” (...

El vocabulario del conflicto

El vocabulario del conflicto

Los 50 años de guerra que ha vivido Colombia han dado como resultado que el vocabulario funesto del exterminio se haya enriquecido al ...

El poder marea

El poder marea

Pensar que las alcaldías municipales son negocios familiares y que debe ser manejado al oscuro, olvidando los principios democrátic...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados