Opinión

Editorial: Creando puentes

Redacción

26/06/2012 - 11:05

 

Se le puede dar muchas atribuciones a la Cultura. Es el rostro de una sociedad, es lo que la define en el exterior, lo que permite atraer a turistas, pero quedémonos en el concepto del diálogo y veremos que la Cultura es, antes de todo, un modo de crear puentes.

El puente es el símbolo del acercamiento. Una metáfora que ilustra la necesidad que tenemos todos nosotros de comunicar y dar un significado a nuestras vidas. Una imagen que amplifica nuestro deseo innato de abrir los ojos, crecer y sentir nuestro alrededor.

Entonces, ¿puentes para qué? Esa pregunta es la base de todo y las respuestas son múltiples. Podemos construir puentes para conocer al vecino. Puentes para conocerse a sí mismo. Puentes para superar sus límites. Puentes para ampliar los horizontes, para disfrutar del instante y de las diferencias de los demás. Puentes para construir un camino nuevo.

La Cultura es un factor elemental para fomentar una sociedad sólida,  abierta y dialogante. Miremos simplemente el folclor vallenato y veremos que ese género musical se define en la actualidad como una mezcla de ritmos venidos de las etnias africana, europea e indígena. Influencias que permiten crear puentes y entender el valor de cada uno en un sistema.

La música es una expresión que, muy naturalmente, alienta las fusiones y, por lo tanto, invita a la creación de puentes. El IV Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón fue uno de esos momentos en Valledupar en los que las culturas hablaron sin desplantes ni excesos, sin intimidaciones ni tropiezos.

El vallenato, el chamamé argentino, la música clásica o contemporánea se alternaron con un respeto admirable, evidenciando la realidad histórica que las une a todas. Porque ésa es otra ley de los puentes: permiten ir y venir sin resentimientos ni sentidos impuestos.

De igual manera, la poesía también es una forma de entender lo que existe detrás de las palabras, de las apariencias y sentir lo que difícilmente apreciamos con el ajetreo y el barullo de la vida diaria.

Como bien lo describió Lucía Estrada en su charla en Valledupar (aunque no lo expresó en estas palabras), la poesía permite crear un doble puente esencial: el puente hacia el interior y el puente hacia el exterior.

La Cultura nos invita a ser más completos, a exigirnos más (en el saber) para poder entender y formular las preguntas correctas. Así es cómo queremos que se considere la cultura: como un puente para acercarnos al otro, sin ver en el género, la edad, el estrato o la raza un eventual obstáculo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: El valioso reconocimiento a una biblioteca kankuama

Editorial: El valioso reconocimiento a una biblioteca kankuama

Concedido en pleno mes del Patrimonio, el reconocimiento otorgado por el Premio “Daniel Samper Ortega” a la biblioteca pública k...

Éxodo, ojalá con feliz retorno

Éxodo, ojalá con feliz retorno

Ya se volvió costumbre en los noticieros de Televisión, prensa escrita y demás medios masivos de comunicación colombianos, mostrar ...

Deimer Marín traicionó a su papá

Deimer Marín traicionó a su papá

Deimer me hizo llorar dos veces: primera, con ese clamor de paz expresado en la canción de su padre Hernando Marín, ...

El Alcalde de Valledupar, un depredador de la cultura

El Alcalde de Valledupar, un depredador de la cultura

  El Alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía, decidió de la noche a la mañana borrar el emblemático mural ubicado e...

La letra de la canción vallenata

La letra de la canción vallenata

La música Vallenata es la expresión cultural del hombre caribe, representa la vivencia y las costumbres del hombre del norte de Col...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube