Opinión

La paz no se firma, se firman los acuerdos

Eber Patiño Ruiz

29/06/2016 - 06:05

 

El hecho histórico de haber firmado la paz con la guerrilla, como lo anunciaron todos los medios de comunicación nacionales e internacionales, tiene un error de percepción, ya que no es lo mismo firmar un acuerdo de paz, que firmar un cese al fuego bilateral o firmar un proceso de paz

Juego de palabras:

Este juego de palabras confunde, porque, dependiendo de la fuente de donde proviene la información, varían las expresiones. Por ejemplo, cuando habla el presidente Santos, en su discurso siempre está la expresión “proceso de paz con las Farc”. Cuando habla el señor Humberto de la Calle como jefe negociador del gobierno, aparece la palabra “acuerdos de paz”. Los medios de comunicación hablan de “diálogos de paz”. Los juristas hablan de “firma de los acuerdos de paz”.

En este juego de palabras, donde cada uno expresa desde su conveniencia lo que está pasando en la Habana, es precisamente lo que ha llevado a una confusión de fondo, porque lo cierto es que no se ha firmado ninguna paz con la guerrilla de las Farc, solo se firmaron unos acuerdos mutuos de cese al fuego, de liberación de secuestrados, de desminado, dejación de las armas, reinserción a la vida civil, verdad y reparación a las víctimas del conflicto armado.

El Estado por su parte pone su cuota, que para muchos es doblegarse a unos bandidos, negociando en desventaja con las armas, pero lo que no ven, es que este conflicto de cinco décadas ya le llegó el final, que le tocó al presidente Santos liderarlo y sacarlo adelante, y que deben continuar los presidentes que lleguen a la casa de Nariño, porque todavía hay mucho camino que recorrer y mucha sangre que derramar, para decir que Colombia es territorio libre de guerrillas, de Bacrim, de paramilitarismos, de crimen organizado, etc.

Todavía falta:

Falta la segunda parte y la más difícil de los acuerdos firmados con las Farc y es empezar a cambiar el discurso bélico de los desmovilizados, que hagan parte de una sociedad, prepararlos para el trabajo, que estudien, que se encuentren con sus familias, que no miren a los soldados y policías como enemigos que hay que atacar como fieras salvajes.

Todo eso falta, y pueden pasar muchos años mientras cada individuo logre asimilar que ya no es un guerrillero, que no tienen un comandante, que puede tener una familia, que pueden trabajar dignamente, ya no sembrando coca o vigilando cultivos, ni vivir escondiéndose, con la zozobra que le van a bombardear el campamento cuando se acerca un helicóptero.

Todos esos cambios son los que no están escritos en los acuerdos firmados. Tendrán que lidiar con el rechazo de la sociedad, la misma que atacó por las diferencias ideológicas, o por los intereses de sus comandantes y que ahora regresa en otras condiciones, eso es difícil de olvidar para la gente, máxime cuando en esta guerra sin sentido se perdió a un ser querido.

Acuerdos de paz, proceso de paz, firma de acuerdos de paz, diálogos de paz, todas estas expresiones, confunden y son utilizadas subrepticiamente para esquivar responsabilidades personales y señalar al otro, para no emitir juicios de valor que ponga entredicho su condición política, económica y moral.

Ya se firmaron los acuerdos:

Se tomaron la foto para la historia, un compromiso que las dos partes no pueden olvidar y si a empezar a trabajar para que algún día se pueda decir que hubo una verdadera intención de paz.

Y es que la paz es el antónimo de la guerra, pero ¿quién puede asegurar que estos acuerdos se respeten, por más garantías y estancias internacionales los vigile? Es propio dentro de un acuerdo que, entrando en el proceso, se rompan los acuerdos, que una de las partes incumpla con lo pactado, y va a pasar, pero lo que realmente garantiza que el proceso avance es precisamente la voluntad de ambas partes por no retroceder y seguir en medio de las diferencias.

Otro punto de vista que hay que analizar es, si en verdad los guerrilleros que están en La Habana negociando los acuerdos, son la máxima voz de todos los frentes guerrilleros que hay en el país, o solo representan a unos cuantos, eso nunca se ha discutido ampliamente.

También otro punto del que no se habla en los medios de comunicación es: ¿En qué condición civil queda el exguerrillero? Porque después de tantos años de dolor, muchos campesinos querrán tomar la justicia por su propia cuenta vengando la muerte de sus seres queridos, y queda la pregunta: ¿Serán los exguerrilleros intocables?

Como la paz no se firma, lo que se firman son los acuerdos, debemos esperar que se dé el segundo paso y ya veremos qué tan cuerdos fueron los que negociaron los acuerdos de paz, o si, al contrario, se gestó un desacuerdo histórico de intentar ponerse de acuerdo en los papeles y no en la vida real.

Es mejor decir que vivimos en paz así no esté de acuerdo con el otro, éste si es un verdadero acuerdo de paz.

 

Eber Patiño Ruiz

@Eber01 

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El respeto por la dignidad humana

El respeto por la dignidad humana

“La dignidad es algo que se ubica por encima de todo precio y, por lo tanto, no admite nada equivalente; mientras las cosas tienen ...

Editorial: La cultura del amor al árbol

Editorial: La cultura del amor al árbol

  Ciertos elementos tan naturales como el árbol han perdido su espacio en nuestras ciudades. De pensar en ellos como elementos ese...

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Los últimos días han sido ricos de celebraciones y cada una de ellas tiene su mensaje. La primera que queremos destacar son los 10 a...

Quien siembra, recoge

Quien siembra, recoge

  Poncho Zuleta incluyó una de sus primeras obras musicales en el segundo trabajo discográfico con su hermano Emilianito. Estudiant...

Editorial: Julian Assange, ¿factor de unidad latinoamericana?

Editorial: Julian Assange, ¿factor de unidad latinoamericana?

El anuncio del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de ofrecer asilo a Julian Assange fue una sorpresa para todos. Nadie se esperaba q...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

La Orlena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

El día D de la pandemia en Colombia

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

La historia de la arepa de huevo en Luruaco-Atlántico

Álvaro Rojano Osorio | Gastronomía

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados