Opinión

La pasión por la crítica

Andy Romero Calderon

26/07/2016 - 07:30

 

La palabra crítica, del latín criticus, le da identidad a la opinión o juicio que se formula en relación a una situación, servicio, persona u objeto.

Soy fiel predicador de una teoría que trato de difundir entre amigos y conocidos; se trata de simplificar y apaciguar algunos argumentos que llevan a dividir la crítica en positiva y negativa también mal llamada destructiva. Lo cierto es que, para aplicar esta teoría en el vivir cotidiano, se debe ser en un cierto grado analista, comprensivo y objetivo en cada circunstancia que lo amerite, ya que el demonio a vencer es la forma directa, y a veces ofensiva, de la crítica cuando va dirigida a nuestra persona o conducta, donde muchos buscan culpabilizar o sacar a relucir falencias.

Si alguien critica nuestro desempeño en alguna actividad, no hay porque molestarse, se debe analizar con calma el porqué, y de ahí partir, autocriticarnos y de ese estudio crecer en lo positivo y suprimir lo negativo. De pronto, el que dirige la crítica tenga algo de razón y eso nos ayude a crecer, o por lo contrario, no tenga nada de razón pero nos edifique el análisis de la circunstancia.

Las redes sociales son el principal foco de críticas en la actualidad, son imperdibles en cualquier noticia o acontecimientos mediático, tanto así que los “antiguos” medios informativos y de opinión, se han fusionado con su productiva retroalimentación, con ello logran un crecimiento directamente proporcional a su buen uso.

La pasión es el sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón con un sin número de sentimientos. Esa pasión ha traído a las redes sociales un grado de incertidumbre a la hora de compartir, difundir o expresar una opinión que vaya en contra del actuar de los gobiernos de turno. Inmediatamente se activa lo que llamo el Favorsimetro, donde se despierta una avalancha de comentarios de seguidores llenos de pasión, “que parecen caballos desbocados Con un jinete malo Sin quien los detenga” los definidos también folklóricamente con  este fragmento de la canción “Dama guajira” de Hernando Marín, que no es más que una muy buena crítica transformada a canción.

Amigos míos, las opiniones no son más que  puntos de vistas para analizar, ver si existe alguna falencia y con argumentos defenderse, pero nunca falta un cierto grupo de amigos, asesores y simpatizantes a administraciones, que mantienen con los gantes de boxeo puestos a espera, de cualquier crítica u opinión. Señores, ya fueron elegidos para servir, aclaro algo (no ganaron, fueron elegidos, porque esto no es un partido de futbol o concurso, si no un mecanismo de selección para un compromiso general y sin excepción alguna). Cada día que pasa veo más de ellos, esos que  todavía están con la camiseta de campaña puesta, señores ya la campaña acabó, ya es hora de que se coloquen la camisa de trabajar y con sus hechos productivos juntos avanzar, todos los que queremos nuestra tierra queremos que tanto nuestro alcalde o gobernador sean los mejores de Colombia, nadie es tan completamente egoísta de no querer el progreso y tranquilidad para su tierra.

Pero como críticos, son muchas las cosas que no podemos pasar por alto y dar nuestro punto de vista que a la vez informará un número significativo de habitantes. Hoy nos encontramos con noticias poco alentadoras ejemplo: con un una tasa de desempleo de 12,1% entre marzo y mayo del 2016, Valledupar registra una cifra superior a la de 10,3% del año inmediatamente anterior. De esta manera nuestra capital se encuentra ubicada en la octava ciudad con mayor desempleo  en el país, cabe resaltar que Valledupar no cuenta con grandes industrias y las empresas mineras es mas lo que nos quitan, que los que nos aportan, podríamos ver como pañitos tibios para nuestra economía las microempresas y comercio independiente, pero que a la vez se ha visto afectada por el Decreto 00335 del 24 de junio de 2016 que expide la alcaldía local Valledupar que recorta los horarios de funcionamientos de locales comerciales, en un acto contraproducente a la economía local. Pero eso sí, facilitando el trabajo de la  policía en esos horarios. Entonces pregunto: ¿Para qué son los refuerzos de 210 nuevos uniformados y los 50 hombres de las Fuerzas Urbanas del Ejército Nacional que arriaron a la ciudad la semana pasada, si no para combatir inseguridad y así lograr que el pueblo vallenato pueda departir en paz y trabajar tranquilos?  Son cosas que sencillamente no podemos callar y nuestro deber es salir a buscar respuestas y exigir soluciones, pero no por eso se nos debe de calificar como enemigos de la administración. Sin argumentos se puede perder el norte.

El problema de muchos es no saber recibir las criticas, es apasionarse, cegarse y perder toda objetividad. Invito a todos a aplicar mi teoría de tolerancia a los señalamientos, y desmenuzar toda situación para sacar lo positivo que siempre está ahí. También un llamado a todos los críticos a no sobrepasarse en señalamientos, usar términos moderados para evitar acaloramiento que llevan a ruines peleas públicas nada productivas, pero eso si nunca abandonar la sátira.

Los mandatarios públicos están igual de expuestos a la crítica como a la gripe, sea su desempeño bueno o malo, por ello se debe aprender a manejar estas situaciones, porque el no tener la virtud de recibir las criticas como positivas habla muy mal de la personalidad de dicha persona, no me quiero imaginar una administración egoísta, cegada por el orgullo. No se puede dar cabida a ello. Todavía podemos creer y lograr ser la mejor de Colombia.

 

Andy Romero Calderón

Twitter: @andy_romeroc

Sobre el autor

Andy Romero Calderon

Andy Romero Calderon

Vallenato de Guacoche

Vallenato de cédula, guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música y no de un género en específico. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.

@andy_romeroc

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Lecciones sobre reclutamiento de menores

Lecciones sobre reclutamiento de menores

Saber que Colombia está cada vez más cerca de la paz es una noticia muy positiva que aún estamos en proceso de asimilar, luego de ...

Democracia en crisis

Democracia en crisis

La primera vez que escuché el término democracia, me lo definieron como el gobierno del pueblo para el pueblo, me hablaron de un Es...

Los pueblos han dejado de ser pueblos

Los pueblos han dejado de ser pueblos

En el pueblo donde nací nuestros mayores eran depositarios de una oralidad maravillosa, los ancianos contaban a los jóvenes una gran ...

El negro Alejo vive

El negro Alejo vive

El próximo 15 de noviembre se cumplirán 29 años de la partida del negro Alejo Durán, como cariñosamente se le llamó en todo el te...

La educación nuestra de cada día

La educación nuestra de cada día

Por fin dejamos de ser los primeros en lo que deberíamos ser los últimos. Ahora, en cambio, somos los menos malos entre los peores....

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Manteca, de Mongo-Chano-Dizzy: un gran capítulo del Latin Jazz

Gustavo R. Cogollo Bernal | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados