Opinión

A robar se dijo

Diógenes Armando Pino Sanjur

17/08/2016 - 05:10

 

Diariamente vemos con preocupación cómo la corrupción gana espacio en nuestro país. Según informe de la Contraloría General de la Republica, en el primer semestre de 2016 se detectaron 209 hallazgos con presunta incidencia fiscal por $92.912 millones de pesos en los recursos de regalías, lo que nos sugiere que los dineros destinados a la mejora de las condiciones de vida de los colombianos no se invierten como deben ser.

Sumado a esto vemos cómo el robo de celulares, los atracos y ataques con ácido se han incrementado, lo que plantea la necesidad de endurecer las penas para combatir estos flagelos que atentan con el bienestar y tranquilidad de la ciudadanía y se ha convertido en un problema social en el país.

Sin embargo, pese al aumento de la delincuencia y el aumento de casos de corrupción que desangran las entidades territoriales, nos encontramos que el gobierno nacional ha presentado un proyecto de Ley denominado “Ley de Primeras Causas” que no es otra cosa que establecer mediante ley de la República que 79 delitos  -como hurtos, estafas que no superen los 103 millones de pesos en su defraudación- sean considerados contravenciones. Esto permitiría que no fueran detenidos en centros carcelarios y peor aún, la iniciativa daría vía libre para que sindicados y condenados por atraco, robo de celulares y ataques de ácido quedaran en libertad.

Muy respetuosamente estoy en total desacuerdo con este proyecto de ley, puesto que estaríamos invitando los delincuentes a seguir delinquiendo y escudarse en que su delito no supera los 103 millones de pesos. El legislativo no puede permitir que al delincuente se le brinde prerrogativas para que siga azotando a los colombianos de bien.

Por el contrario, el Estado debe brindar garantías al colombiano honesto y trabajador de que su seguridad, integridad y tranquilidad no van a ser violentadas por culpa de leyes que hacen apología al delito y permiten que la defraudación de los dineros públicos.

Si los honorables congresistas aprueban este proyecto de Ley, estarían enviando un mensaje errado a la sociedad colombiana, ya que estaríamos diciendo: “A robar se dijo” puesto que la ley se convierte en un mecanismo para que los delincuentes evadan el peso de la ley y enfrenten el castigo de restringirles la libertad.

La crisis carcelaria se debe solucionar con otras alternativas y medidas, no podemos crear y agrandar un flagelo como la estafa, hurto y ataques de ácidos con el pretexto de acabar con el hacinamiento carcelario, pues estaríamos poniendo en práctica el dicho “es peor la solución que la enfermedad”.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

@MafranPisa 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Semana de graduación

Semana de graduación

Seis años viendo brotar a chorros la vida por debajo de un uniforme escolar, seis años observando los altibajos con que se forja el...

Valledupar necesita de su nueva generación

Valledupar necesita de su nueva generación

A finales del mes de agosto, el Centro de Estudios Socioeconómicos y Regionales (CESORE), en cabeza de Fernando Herrera Araújo y Juan...

Escribir y hablar como aldeana

Escribir y hablar como aldeana

Me sucede  que cuando escribo o cuando hablo, me dicen que  lo  hago como aldeana y no como profesional (la gente tiene equivocado...

Fanatismo irracional

Fanatismo irracional

  El fanatismo irracional no es otra cosa que el apasionamiento exagerado y desmedido de una persona hacia una cultura, una idea, u...

Editorial: Las perspectivas que ofrece el Clúster vallenato

Editorial: Las perspectivas que ofrece el Clúster vallenato

En los últimos días se han divulgado varias noticias sobre la formalización del Clúster de la Música y Cultura Vallenata.  La úl...

Lo más leído

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados