Opinión

Ni Santos ni Uribe

Rodolfo Quintero Romero

17/08/2016 - 05:20

 

Así como se van derrumbando una a una las mentiras con las que los amigos de la guerra buscan asustarnos, a medida en que se van aclarando los acuerdos de La Habana, así también lentamente comenzamos a entender que el fin del conflicto con la Farc va más allá de las simpatías o antipatías que nos generen Santos y Uribe.

Uribe ha colocado al frente de la campaña del “NO” a tres precandidatos presidenciales pensando más en las elecciones del 2018 que en oponerse a los acuerdos de paz, que con seguridad su títere firmará, aún con mayor generosidad, de ganar la presidencia. De lo que se trata es de que no la firme Santos, el traidor. Ese es el meollo del asunto.

Por su parte Santos, idéntico a Uribe en su concepción económica, política, social y ambiental, y, en su manejo clientelista de la gobernabilidad, pretende que le perdonemos su pésima gestión apostándole todo al proceso de La Habana que le daría un puesto en la historia y un premio nobel en Oslo.

Ambos representan los intereses de la elite y de la misma clase política corrupta, no importa bajo qué partido se camuflen. Con los que gobernó Uribe gobierna Santos y gobernó Pastrana y Gaviria y Samper. Son los mismos que después de mandar 200 años han convertido a Colombia en el país más desigual de Suramérica.

En el fondo, la mayor parte de ese país político aspira a que termine el conflicto armado pero para que todo siga igual: corrupción, contratos a dedo, justicia de bolsillo, fraude electoral, financiación de campañas electorales por contratistas, desigualdades, nepotismo y privilegios irritantes.

En cambio la ciudadanía, las comunidades, la sociedad civil queremos que cese la violencia, se acaben las Farc, porque son un obstáculo para la democracia y han sido la excusa perfecta y perversa para que las élites justifiquen la inexistencia de un país más equitativo, justo, próspero e incluyente.

Queremos que acabe el conflicto para cerrar la brecha entre el campo y la ciudad; para que los campesinos sin tierra puedan acceder a ella, tengan apoyo financiero y tecnológico y disfruten de salud, educación y trabajo digno. Para ejecutar una política agrícola que garantice seguridad alimentaria y produzca excedentes para la exportación.

Que los hospitales buenos estén al acceso de ricos y pobres; que los colegios públicos tengan igual calidad que los privados; las mujeres iguales derechos que los hombres; empleos formales y pensiones justas; agua potable y cobertura de alcantarillado en los centros urbanos; guarderías infantiles para todos los niños y protección a la tercera edad.

Vamos juntos a derrotar la corrupción, fuente de nuestros males; a fortalecer la justicia; organizar elecciones limpias y baratas; a controlar a los monopolios y robustecer la industria nacional grande, mediana y pequeña.

Queremos cambiar este país! Votaremos “SI” en el plebiscito porque deseamos que todo cambie para que nada siga igual. Para que los intereses excluyentes que Santos y Uribe representan no vuelvan a ser hegemónicos en Colombia.

 

Rodolfo Quintero Romero

@Rodoquinteromer 

 

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

No todos los saludos valen tanto

No todos los saludos valen tanto

En la pasada entrega de la revista Semana, el polémico y controvertido hombre de la farándula vallenata Álvaro Álvarez –más cono...

El verdadero prócer del 20 de julio de 1810 colombiano

El verdadero prócer del 20 de julio de 1810 colombiano

Tres personajes: Antonio Morales, Camilo Torres y Francisco José de Caldas, todos criollos, ejecutaron el plan que sería la causa d...

¡Vote, no deje que otro lo haga por usted!

¡Vote, no deje que otro lo haga por usted!

Vivimos en una democracia imperfecta, caldo de cultivo de múltiples injusticias, vicios y crímenes de Estado, peculados, corrupción ...

El poder de la mujer

El poder de la mujer

  En medio de la discusión provocada en el país cuando el Juez 22 administrativo del circuito judicial de Bogotá, Luis Octavio M...

Hay que llorar por los dos ojos

Hay que llorar por los dos ojos

  Es una frase de cajón decir que los medios de comunicación manipulan la información, todo el mundo lo sabe y además lo dice. ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados