Opinión

Ni Santos ni Uribe

Rodolfo Quintero Romero

17/08/2016 - 05:20

 

Así como se van derrumbando una a una las mentiras con las que los amigos de la guerra buscan asustarnos, a medida en que se van aclarando los acuerdos de La Habana, así también lentamente comenzamos a entender que el fin del conflicto con la Farc va más allá de las simpatías o antipatías que nos generen Santos y Uribe.

Uribe ha colocado al frente de la campaña del “NO” a tres precandidatos presidenciales pensando más en las elecciones del 2018 que en oponerse a los acuerdos de paz, que con seguridad su títere firmará, aún con mayor generosidad, de ganar la presidencia. De lo que se trata es de que no la firme Santos, el traidor. Ese es el meollo del asunto.

Por su parte Santos, idéntico a Uribe en su concepción económica, política, social y ambiental, y, en su manejo clientelista de la gobernabilidad, pretende que le perdonemos su pésima gestión apostándole todo al proceso de La Habana que le daría un puesto en la historia y un premio nobel en Oslo.

Ambos representan los intereses de la elite y de la misma clase política corrupta, no importa bajo qué partido se camuflen. Con los que gobernó Uribe gobierna Santos y gobernó Pastrana y Gaviria y Samper. Son los mismos que después de mandar 200 años han convertido a Colombia en el país más desigual de Suramérica.

En el fondo, la mayor parte de ese país político aspira a que termine el conflicto armado pero para que todo siga igual: corrupción, contratos a dedo, justicia de bolsillo, fraude electoral, financiación de campañas electorales por contratistas, desigualdades, nepotismo y privilegios irritantes.

En cambio la ciudadanía, las comunidades, la sociedad civil queremos que cese la violencia, se acaben las Farc, porque son un obstáculo para la democracia y han sido la excusa perfecta y perversa para que las élites justifiquen la inexistencia de un país más equitativo, justo, próspero e incluyente.

Queremos que acabe el conflicto para cerrar la brecha entre el campo y la ciudad; para que los campesinos sin tierra puedan acceder a ella, tengan apoyo financiero y tecnológico y disfruten de salud, educación y trabajo digno. Para ejecutar una política agrícola que garantice seguridad alimentaria y produzca excedentes para la exportación.

Que los hospitales buenos estén al acceso de ricos y pobres; que los colegios públicos tengan igual calidad que los privados; las mujeres iguales derechos que los hombres; empleos formales y pensiones justas; agua potable y cobertura de alcantarillado en los centros urbanos; guarderías infantiles para todos los niños y protección a la tercera edad.

Vamos juntos a derrotar la corrupción, fuente de nuestros males; a fortalecer la justicia; organizar elecciones limpias y baratas; a controlar a los monopolios y robustecer la industria nacional grande, mediana y pequeña.

Queremos cambiar este país! Votaremos “SI” en el plebiscito porque deseamos que todo cambie para que nada siga igual. Para que los intereses excluyentes que Santos y Uribe representan no vuelvan a ser hegemónicos en Colombia.

 

Rodolfo Quintero Romero

@Rodoquinteromer 

 

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Balance del paro de los educadores

Balance del paro de los educadores

Después de 15 días de paro, de marchas, asambleas, dimes y diretes entre los educadores y la ministra, en la madrugada fría del 6 ...

El respeto por la dignidad humana

El respeto por la dignidad humana

“La dignidad es algo que se ubica por encima de todo precio y, por lo tanto, no admite nada equivalente; mientras las cosas tienen ...

Momentos

Momentos

  Todos y todas nos empeñamos en buscar la felicidad, cuando sabemos que la misma es tan solo una quimera. Con ahinco, lo único q...

Derecho a morir digna o indignamente

Derecho a morir digna o indignamente

Al leer la noticia en varios periódicos de cómo el señor Tito Livio Gutiérrez, un hombre de 94 años, en uso de sus facultades me...

Debemos definir el rumbo de Valledupar

Debemos definir el rumbo de Valledupar

  Considero que no existe duda alguna que el éxito de los territorios tiene su esencia en la planeación, en la definición de una h...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube