Opinión

El muro del absurdo

Cicerón Flórez Moya

25/08/2016 - 07:30

 

Paso de frontera entre Colombia y Venezuela

Si bien es cierto que “no se debe llorar sobre la leche derramada”, hay  que dejar constancia de las malas decisiones con efecto generalizado provenientes de gobernantes, dirigentes o entidades de influencia pública. Como fue la determinación unilateral del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro,  de cerrar la frontera entre su país y Colombia como respuesta a problemas calientes de seguridad,   los cuales no han tenido por parte de los  dos gobiernos tratamientos adecuados a su gravedad.

La proliferación de actividades ilegales es recurrente en la zona fronteriza. Hace parte de la cotidianidad binacional. El contrabando y el narcotráfico representan una corriente de negocios de altísima rentabilidad para quienes los explotan y de esa red hacen parte bandas criminales en  alianza con servidores oficiales, políticos y empresarios articulados a la corrupción, de las dos naciones.

Ese explosivo entramado está suficientemente diagnosticado. Se sabe cómo opera y quiénes son sus actores. Sin embargo, se han buscado soluciones superficiales mediante pañitos de agua tibia, que no pasan de ser paliativos ligeros para un mal crónico que ya tocó fondo.

El presidente Nicolás Maduro reaccionó ante una coyuntura criminal con despavorida desviación. En vez de concertar con el Gobierno de Colombia acciones comunes para atacar los factores de inseguridad decidió coger el rábano por las hojas y levantó ese muro del  absurdo, que fue ponerles candado a los pasos fronterizos mediante la aplicación de medidas de ´Estado de excepción´, con ultrajes a colombianos residentes en su país, mediante deportaciones masivas. Fue ostensible la aplicación de procedimientos represivos y la violación de derechos  humanos a indefensos ´extranjeros´ acosados por una xenofobia destinada a desviar la atención sobre la controvertida gobernabilidad.

Esa tranca para impedir el libre tránsito en la zona fronteriza no ha solucionado los problemas que fueron pretexto para imponerla. Hace falta la adopción de políticas bilaterales que generen una nueva dinámica para  que sea efectiva la integración y  se promuevan  intercambios de recíproca utilidad en educación, cultura,  salud, comercio, justicia y servicios básicos, como debiera ser entre naciones que tienen una historia común y vínculos familiares de  peso en las relaciones de sus comunidades.

Si hay voluntad de solucionar los males que afectan las relaciones de Colombia y Venezuela en sus áreas fronterizas, se deben poner en marcha mecanismos de cooperación.

La nueva frontera de que se ha hablado tiene que estar alentada por actos de convivencia. El aislamiento y los cerrojos crean distancias inconvenientes y dejan sentimientos de enemistad, contrarios a la hermandad que debiera animar a dos pueblos con un camino geográfico común.

Pueda ser que el presidente Maduro cambie la arrogancia del poder por la lucidez en la comprensión de la historia, para no llorar sobre la leche derramada.

 

Cicerón Flórez Moya

@ciceronfm 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El eterno misterio de los whiskies

El eterno misterio de los whiskies

  Son ridículas aquellas personas que cada vez que se toman un trago de Old Parr terminan diciendo a boca llena de que éste es el...

Un nuevo continente... de basura!!!

Un nuevo continente... de basura!!!

Les confieso que apenas pude conciliar el sueño, a las 4 de esta madrugada y la razón no fue otra que una información relativa al nu...

No se aprovechen de la paz

No se aprovechen de la paz

Recién salidos de la alegría que generó en muchos colombianos el anuncio del fin del conflicto entre el Estado y las FARC, el pres...

El voto programático es un sofisma

El voto programático es un sofisma

En Colombia por precepto constitucional y legal se establece el voto programático, que es el mecanismo de participación mediante el c...

Editorial: La Educación como prioridad

Editorial: La Educación como prioridad

El discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos del pasado jueves 7 de agosto trató de resaltar las líneas de lo que debe ...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube