Opinión

Siga, la Paz está servida

Jorge Nain Ruiz

26/08/2016 - 07:05

 

En más de cincuenta años con uso de razón, éste es el día más feliz y más optimista que he vivido. Se observa un nuevo panorama al frente; las nuevas generaciones tienen ahora otra alternativa, una Colombia distinta a la que vivimos en el siglo XX, les auguro una vida mejor a mis hijos y nietos. Dios quiera que no desperdiciemos la oportunidad que se nos presenta de tener una patria próspera y pujante, en donde todos -o por lo menos la gran mayoría de colombianos- hagamos causa común y tiremos las cuerdas para un mismo lado.

No sé cuántos gobiernos y cuantos fueron los intentos infructuosos para suscribir un acuerdo de paz con la guerrilla más antigua del mundo, pero hoy podemos decir que se ve una luz al final del túnel o como dicen algunos: “cesó la horrible noche”. Yo prefiero emplear la frase con la que titulo esta columna, como cuando mi mamá me llamaba a la mesa dándome la oportunidad de saciar el hambre de ese momento.

Ignoro si los colombianos haremos buen uso del balón que el Gobierno actual y las FARC- EP han depositado en nuestra cancha, para emplear un aforismo deportivo; o por el contrario nos haremos autogoles, como algunos pretenden, enarbolando las banderas del sueño de una derrota militar y no un fin del conflicto negociado como fue el que se logró.

A mi juicio el escenario es inmejorable, porque la institucionalidad nacional no solo logró llevar a la mesa a los insurgentes más beligerantes, recalcitrantes y persistentes de que Colombia haya tenido noticia; sino también, obtener el respaldo unánime de la comunidad internacional en el mismo propósito, lo que no es un triunfo de poca monta y a mi real saber y entender le otorga el mayor valor agregado al acuerdo que se ha anunciado al mundo.

Hace seis años, cuando fueron radicados los proyectos de Ley de restitución de tierras y de víctimas, se dieron los primeros pasos para los frutos que hoy estamos recogiendo, pero en esas épocas, ni los más optimistas veíamos el horizonte que hoy se nos despeja ante nuestros ojos y los escépticos solo pensaban en el otro ridículo que haría el gobierno de turno ante la comunidad.

Si desaprovechamos esta oportunidad única e irrepetible de tener una paz servida en la mesa, con la anuencia y apoyo del mundo entero, habremos dilapidado el tesoro incalculable de un mañana prospero con una paz estable y duradera que nos conduzca al tan anhelado progreso y no me da pena decir que no puedo cerrar estas líneas sin agradecer a quien con su obstinación y perseverancia nos tiene ad portas de una nueva vida y le apostó todo su capital a este logro, el señor Juan Manuel Santos Calderón.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Aprendamos del gran Egan Bernal

Aprendamos del gran Egan Bernal

  Egan Bernal Gómez ha logrado una hazaña histórica: coronarse campeón de la carrera ciclística más importante del mundo, el To...

Los Cesares

Los Cesares

  Hace mucho tiempo, cuando las carreteras eran apenas vías rústicas que conectaban de pueblo en pueblo a nuestros padres y abuelos...

Indisciplina política

Indisciplina política

En tiempos modernos, la juventud enfrenta una crisis de falta de autoridad, respeto y obediencia por sus mayores, lo que ha permitido...

La música y Silvestre Dangond

La música y Silvestre Dangond

La música es la acústica de los sentimientos; es la prolongación sonora de la poética del amor, la esperanza y de los sueños. La m...

Inmigrantes, entre el destierro y la gloria

Inmigrantes, entre el destierro y la gloria

Despertar bajo el sonido de las olas del mar, es una de las sensaciones más agradables en la vida. Recuerdo que desde muy joven tuv...

Lo más leído

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Adiós a los clanes

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados