Opinión

¿Tragando sapos?

Rodolfo Quintero Romero

31/08/2016 - 06:20

 

Mesa de diálogos en La Habana (Cuba)

Salvo los acongojados seguidores del senador Uribe todos estamos felices por la firma del acuerdo final entre el gobierno y las FARC. Y no puede ser de otra manera si con ello termina el conflicto armado más antiguo del mundo y desaparece la guerrilla más poderosa e influyente del país.

La divulgación masiva del texto acordado puso en evidencia que lo más importante del documento no son los puntos que benefician directamente a los guerrilleros sino los que hablan de reforma rural integral, víctimas, estatuto de la oposición, reforma electoral, participación ciudadana, cultivos ilícitos y ampliación de la democracia, entre otros. Así que ya no podrán seguir asustándonos con la delirante frase: “le van a entregar el país al castrochavismo”.

Colombia es un país muy singular. Cuando una guerrilla odiada y temida se quiere desmovilizar y convertir en partido político respetando las instituciones que había jurado destruir, algunos quieren obligarla a continuar la guerra con el argumento de que no se puede tolerar la impunidad. Si viviéramos en Suecia, país con una ética luterana que premia la honestidad, les creeríamos. Pero aquí en Colombia, en donde más del 90% de los delitos quedan impune, esto no deja de ser una payasada. Si imperara la justicia la mayoría de la élite económica y política estaría presa.

El amplio apoyo internacional que ha tenido el Acuerdo indica que cumple con las más exigentes normas de la Corte Penal Internacional y eso debería tranquilizarnos. No obstante, algunos noticieros de televisión y columnistas bogotanos insisten con soberbia en que “hemos concedido demasiado”, “que son muchos los sapos que tenemos que tragarnos”. Parecen ignorar que la negociación fue con una guerrilla no derrotada y que a las FARC también les ha tocado ceder y están degustando su propia dieta de batracios.

La guerrilla aspiraba a la toma del poder; la destrucción del aparato burocrático militar del estado; la reforma agraria radical; la eliminación de la propiedad privada; la implantación de un nuevo orden jurídico, y, a la nacionalización de los recursos naturales. Nada de eso se ha otorgado. Le tocó renunciar a los objetivos programáticos que daban sentido a su lucha. No se ha tragado un sapito, está atorada con un enorme sapo verrugoso. La revolución ha muerto aún antes de nacer.

El Acuerdo de La Habana solo contiene elementos de las reformas liberales que no le dejaron realizar a López Pumarejo; de la “Plataforma del teatro Colón” con que iba a gobernar Gaitán en 1946; del programa del MRL de 1962 y de los derechos políticos propios de las democracias modernas. Cambios que se han debido ejecutar hace 50 años. Nada hay allí parecido al socialismo del siglo XXI.

Son estas propuestas reformistas las que debemos resaltar porque benefician a toda la sociedad y facilitan la construcción de un país más justo, próspero, con fuertes instituciones e incluyente. No se trata entonces de tragar sapos. Lo que se busca es ampliar y profundizar la democracia. Para el paladar ciudadano lo aprobado es mucho más que un “boccato di cardinale”.

 

Rodolfo Quintero Romero

@Rodoquinteromer 

Sobre el autor

Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero

Causa común

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

@Rodoquinteromer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¡El tamalamequero nace donde le da la gana!

¡El tamalamequero nace donde le da la gana!

  Millones de colombianos han sido desplazados de sus lugares de origen, muchos se fueron a los cinturones tuguriales que atenazan ...

Editorial: La huella de Cien años de soledad

Editorial: La huella de Cien años de soledad

  En su recorrido por el Caribe, y en su parada por la ciudad de Valledupar, el MacondoFest ofreció grandes reflexiones e imágene...

El Grammy, nadie sabe pa´ quién trabaja

El Grammy, nadie sabe pa´ quién trabaja

En mi columna anterior hice referencia a algunos cantautores, quienes, entre otras cosas, pertenecen al entrañable círculo de mis a...

Editorial: Un Mundial que invita a pensar

Editorial: Un Mundial que invita a pensar

La cita más esperada del futbol inició la semana pasada en medio de emociones antagónicas: la pasión y la rabia. Nadie hubiera pen...

El racismo como ADN de la humanidad

El racismo como ADN de la humanidad

  Cada vez que sale a la luz un video de violencia policial estadounidense contra los afrodescendientes, la noticia se propaga como...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube