Opinión

Lo creímos, lo trabajamos, lo logramos: tejer esperanzas es posible

Fabrina Acosta Contreras

15/09/2016 - 02:10

 

"Nunca dudes de que un pequeño

grupo de personas pueden cambiar el mundo.

De hecho, siempre se ha conseguido así." 

Margaret Mead

Tener una idea, no basta, se necesita valentía, creatividad y capacidad de motivar a otros y otras, pues en este sentido, cobra vida y no queda en un sueño (banal). Así pasó con el foro tejiendo esperanzas para la Guajira, fue realmente un tejido especial en todos los sentidos, donde un equipo de trabajo, medios de comunicación, ciudadanía, entidades aliadas y amigos de la causa, integraron esfuerzos y ganas para hacer realidad un espacio académico, cultural y humano, en el cual, se trataron temas que inyectaron fe, esperanzas y amor por nuestra tierra; sin miedo a ser llamados tontos o soñadores, porque puede más el miedo a que la historia nos recuerde como cobardes y resignados que ante la crisis no hicimos nada, que los comentarios que pueden surgir cuando se hacen eventos de este estilo.

Es momento de trascender, lo cual, se logra con una revolución (pacífica), académica, cultural y humanizada, aquella que propicie el retorno digno de los talentos fugados, que renueve de manera contundente diversas áreas de nuestro departamento; no podemos ser indiferentes a la necesidad que se tiene de despertar y lograr crear nuevas realidades, dejar de pensar la Guajira de manera plana y comenzar a tejer pensamientos complejos y prospectivos que lleven a reflexiones profundas, que paralelamente activen buenas acciones.

No es retórica lo que imagino y planteo en estas letras, es posible tejer esperanzas porque en plena era del conocimiento y las tecnologías, es momento de rehumanizar nuestras acciones y trascender de la “contracultura” de corrupción, desigualdad y guerra, a la cultura de paz, desarrollo y amor; que nos de vergüenza la violencia y la indiferencia y nos motiven actos conciliadores y creativos.

El foro que se desarrolló el día 8 de septiembre, demostró que la ciudadanía tiene interés y compromiso con los temas que hacen parte de las posibilidades de desarrollo para la Guajira, más de 400 personas se unieron para interdialogar desde el Turismo, la cultura de paz, la participación ciudadana y el arte. Por ello no dudo en afirmar, que es posible protagonizar la transformación y no quedarnos quietos ante lo que podamos hacer.

Es importante mencionar que se cumplió el sentido del concepto tejido, así como las tejedoras wayuú saben qué movimiento hacer, qué colores combinar y cada paso para lograr el mejor producto con la riqueza ancestral que les regala su historia; en el foro también lo hicimos, nada fue casualidad o improvisación, todo fue trabajado con dedicación, disciplina y amor, como lo merecen los grandes sueños, pues metafóricamente son partos que a pesar de cualquier situación por difícil que sea, lo más importante es lograr parir en este caso ideas esperanzadoras  y que integren sociedad, para que podamos sonreír y ver el resultado de los esfuerzos.

Y como lo más hermoso de la vida es ser coherente y la gratitud es parte importante de dicha coherencia, quiero dar gracias a todos los que creyeron y se sumaron a esta iniciativa, a los medios de comunicación, panelistas, aliados, equipo de trabajo, son todos fundamentales.

Por último, decirles que le apostamos a institucionalizar este espacio académico para que anualmente lo podamos desarrollar y mostrar experiencias que inspiren a seguir trabajando por nuestra tierra; así mismo nos interesa conocer las experiencias locales y de guajiros en el mundo, propiciar el retorno digno de nuevas propuestas y de talentos fugados; sumar elementos para la construcción de nuevas realidades. 

El foro no es un evento más, es la demostración de que, si soñamos y trabajamos, lo logramos. Seguimos firmes en la causa y es fundamental contar con cada una de las entidades y personas para sumar voluntades, ideas y esfuerzos. Sé que igual a mí, muchas personas creen que es posible tejer esperanzas desde la ciudadanía, la academia y el arte. Es el tiempo.

 

Fabrina Acosta Contreras  

@FAcostaC

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Una zanja para el alcalde

Una zanja para el alcalde

  Desde Santa Marta nos mandaban facturados los alcaldes, quienes por lo regular no conocían al pueblo ni sus necesidades, la mayo...

El apocalipsis de la (in)seguridad ciudadana en el Cesar

El apocalipsis de la (in)seguridad ciudadana en el Cesar

“[…] Y entregará a la muerte el hermano al hermano, y el padre al hijo: y se levantarán los hijos contra los padres, y los matar...

Vine a contar mis penas

Vine a contar mis penas

Cuánto me hubiera gustado presentarme diciéndoles que es para mí placentero estar al frente de tan distinguidas personas, pero no ...

Así conocí a Calixto

Así conocí a Calixto

Cuarenta y cinco años atrás, en un pueblo de tres calles polvorientas y extensos sabanales, solo la proximidad de cuatro fiestas romp...

Editorial: El renacer de un centro histórico

Editorial: El renacer de un centro histórico

  El público lo disfrutó de manera intensa, lo vivió como algo suyo, como algo que debía haberse hecho hace muchos años (como ...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados