Opinión

Una carta para el hijo que no tengo

Carlos Cesar Silva

23/09/2016 - 04:15

 

Aunque todavía no conozco las entrañas en donde derramaré mi amor para darte la vida, he decidido afrontar mi presente sin dejar de olfatear tu porvenir. Por eso no solo estoy preocupado por asegurarte un bienestar familiar y material, sino también por ofrecerte un país justo, floreciente y sin miedo. Claro, deseo con todas mis fuerzas que nazcas aquí como tu papá, pero ansío que la guerra idiota y feroz que ha carcomido a Colombia, solo llegue a ti a través de los libros de historia y de mis recuerdos, esas imágenes dolorosas que nunca quisiera que vivieras pero que algún día te mostraré para que tengas los pies sobre la tierra.

Precisamente, el próximo 2 de octubre habrá un certamen democrático que puede ser el punto de partida para la construcción de la Colombia que anhelo para ti. Después de muchas muertes y diálogos frustrados, el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC llegaron a un acuerdo para darle fin a un conflicto armado que tiene más de 50 años. Ahora los colombianos tenemos el deber de ir a las urnas a votar a favor o en contra de dicho pacto. Yo, que pienso en tu llegada cuando doy cada uno de mis pasos, he resuelto decirle Sí al proceso de La Habana, pues creo que es la mejor manera de comenzar a forjar un ambiente menos triste y peligroso para ti.

Quiero que sepas que las FARC es un grupo guerrillero que ha ocasionado mucho daño. Aunque el Estado alcanzó a disminuirlo a través de su poder militar, no logró acabarlo, ni siquiera consiguió hacerlo con falsos positivos, chuzadas y la violación de la soberanía territorial de un país vecino. Este conflicto se ha alargado de una manera exagerada, dejando solo muertes, odios y temores. Por eso pienso que la palabra es el mecanismo más rápido y humano para solucionar esta disputa cruel. Seré sincero contigo, no se trata de un acuerdo perfecto pero se ajusta a las reglas internacionales y le da un enorme valor a las víctimas. Son 297 páginas que tienen un lenguaje tedioso y a veces romántico, pero su importancia radica en que están llenas de letras y no de plomo.    

Siempre apreciarás en mí a alguien que defiende la discusión basada en los argumentos y en el respeto. El pacto entre el Gobierno y las FARC ha ocasionado un debate intenso en todo el país, pero me causa tristeza que muchos partidarios del Sí y del No, están aprovechando los espacios de deliberación para confundir a la gente con falacias. Yo he leído los acuerdos y los diferentes análisis para poder socializarlos con mis estudiantes, mis compañeros de trabajo, tu abuela, el vecino, los taxistas… Ese es el aporte que estoy realizando: propagar con sinceridad esas 297 páginas. Algún día te diré con una mirada acongojada el rotulo que le coloqué a los tiempos que estoy viviendo: “La época de la desinformación”.

Cuando comiences a inquietarte por la vida política del país, seguro verás a algunos de los actuales miembros de las FARC en el Congreso o quizás en ciertas alcaldías. Entonces yo te hablaré del concepto de justicia restaurativa y de Cristo y su enorme capacidad de perdón: él, el hombre más trascendental de la historia de Occidente, perdonó incluso a quienes lo crucificaron. Sin embargo, hijo, quiero que entiendas que nunca votaré por el partido o por los candidatos de las FARC. Y no soy el único del Sí que piensa de esta forma, somos muchos los que sabemos que el tal socialismo del siglo XXI no sirve para nada.

 

Carlos Cesar Silva

@CCSilva86

 

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La paz, un caballo de batalla

La paz, un caballo de batalla

Al conocer los avances del proceso de paz en la Habana y la inminente firma de un acuerdo, el uribismo ha llamado a los colombianos a...

Al vaivén de la noticia

Al vaivén de la noticia

Después de la tormenta noticiosa que se llevó por delante al general Palomino y cuyo coletazo final acabó con una de las intocable...

El Festival y el vallenato tradicional

El Festival y el vallenato tradicional

Todo está listo para el Festival 49. El presidente de la Fundación Rodolfo Molina Araujo, los demás miembros directivos y personal a...

¿Cambio de estrategia o seguir en las mismas?

¿Cambio de estrategia o seguir en las mismas?

  Las consecuencias de los continuos desmanes por parte de las oligarquías origina la sed de poder de los que siempre han estado o...

Cambiemos la corrupcracia por la meritocracia

Cambiemos la corrupcracia por la meritocracia

  Son muchos los rincones del universo estatal en donde la corrupción llega a posarse y a hacer los estragos propios de su desprec...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

La vida de un libro antes de ser un libro

Bayron Araújo Campo | Literatura

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El profesor Pedro Jaime Morales, el cachaco

Arnoldo Mestre Arzuaga | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados