Opinión

Reducción de la dotación de los premios Nobel: ¿Crisis o mala gestión?

José Luis Hernández

03/07/2012 - 11:23

 

En los dos últimos años un gran número de concursos literarios han visto cómo la dotación de sus premios disminuía significativamente debido a la crisis que conocen varios países europeos.

El hecho que muchos de estos concursos estén ligados a subvenciones o instancias gubernamentales hace inevitable esta tendencia  que todos los amantes de las artes y cultura deploramos.

Sin embargo, la última noticia que ha podido llegar a mis oídos es la reducción de la dotación económica del premio Nobel, considerado como uno de los más cuantiosos y prestigiosos a nivel mundial.

No se trata de una reducción cualquiera ya que se maneja un porcentaje del 20%. Asimismo, el premio de literatura se reduciría a 8 millones de coronas (2.000 millones de pesos colombianos) cuando antes estaba en 9 millones de coronas ($ 2.300 millones).

Con el contexto que sabemos de crisis occidental, cabe preguntarse si esta reducción es el fruto de las dificultades que atraviesa el sector cultural en general o una mala gestión de los mismos organizadores del certamen.

Recordemos antes de todo que este concurso fue creado en 1900 después de que Alfred Nobel donara por medio de un testamento toda su fortuna para la gestión de estos premios y que durante poco más de un siglo se han organizado sin un problema.

Entonces, ¿qué explicaciones da la fundación que lidera este concurso para explicar una súbita bajada de precios? Pues sencillamente anunció en un comunicado que los costes habían excedido los ingresos de intereses e inversiones durante la última década obligando a reducir el dinero en premios.

Las declaraciones de lo representantes son más claras todavía. “La Fundación del Nobel es la responsable de que el dinero del premio continúes al máximo nivel a largo plazo”, expresó un portavoz. “Hemos realizado a tiempo la valorización que es importante adoptar”.

Pero esto no es todo. La fundación dijo que también había comenzado a estudiar recortes de costes en administración y gastos vinculados a las celebraciones del Nobel, que tienen lugar cada mes de diciembre en Estocolmo, y como resultado, los galardonados de este año recibirán menos dinero.

Todo esto deja bien claro que la reducción se debe a cuestiones de administración interna y no tanto a la crisis económica. Por lo tanto que se tranquilicen los pretendientes al “Oscar” de la literatura porque este reajuste no les afectará en su vida cotidiana.

Ya sabemos que la mayor parte de los ingresos que genera un premio Nobel es en la cantidad de libros que vende después de su consagración. Así que descansen en paz escritores con aspiraciones nobelescas: la plata seguirá entrando.

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Una Colombia frágil

Una Colombia frágil

Una vez, un profesor de Ciencias Sociales nos decía que muchos países disponen de alternativas o soluciones, a veces muy sencillas de...

¿Qué hacen hoy aquellas glorias? El caso de Jhonny Cervantes

¿Qué hacen hoy aquellas glorias? El caso de Jhonny Cervantes

  Debo iniciar diciendo que ha tenido muy buena acogida esta serie de columnas en las que se les hace un homenaje en vida a aquellos ...

Foro-concierto “La mujer en el Vallenato” en Bucaramanga

Foro-concierto “La mujer en el Vallenato” en Bucaramanga

El punto de partida de esta nota, es el poder de la música para aportar a la transformación social y a la esperanza; la música nos i...

Elección de Personeros: ¿Cuál meritocracia? (Parte I)

Elección de Personeros: ¿Cuál meritocracia? (Parte I)

La personería municipal es una institución milenaria, de la cual se conocen vestigios desde mucho antes de la era cristiana; por aq...

Derecho a morir digna o indignamente

Derecho a morir digna o indignamente

Al leer la noticia en varios periódicos de cómo el señor Tito Livio Gutiérrez, un hombre de 94 años, en uso de sus facultades me...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados