Opinión

Como decimos una cosa, decimos otra

Diógenes Armando Pino Sanjur

10/10/2016 - 05:20

 

Pasada una semana de la trascendental jornada democrática, donde los colombianos decidieron no refrendar los acuerdos adelantados entre el gobierno nacional y la guerrilla de la Farc, hemos notado como las cosas han dado un giro inusitado e inesperado, donde los colombianos comenzamos a cambiar nuestro parecer y opinión respecto a lo que divulgábamos y defendíamos antes del plebiscito.

Es así como muchos de los promotores del Sí, quienes en sus argumentos pregonaban la encarnación de la reconciliación, el perdón y el indeclinable deseo de buscar la paz para la construcción de un mejor país, en muchos casos hemos visto como menosprecian su nación llamándola país de m….., deseando el recrudecimiento de la guerra o tratando de ignorantes a los que decidieron por otra opción en el plebiscito.

Andrés Pastrana Arango, sí, el mismo que las Farc dejaron plantado en los diálogos del Caguan, antes que el pueblo tomara una decisión sobre la refrendación de los acuerdos, envió una carta a su colectividad del Partido Conservador para que impulsaran el No porque consideraba el proceso de paz como un golpe de estado y rechazaba el plebiscito, pero ahora encuentra los acuerdos valiosos, es partidario de prorrogar el cese bilateral, activar las zonas de concentración, que el ejército proteja a los guerrilleros y que la comunidad internacional no flaquee en su respaldo a la paz.

Las Farc, perpetradores de violencia, masacres, desplazamientos y dolor al pueblo colombiano, quienes en múltiples ocasiones y mesas de diálogos no dieron su brazo a torcer y descartaron firmar un acuerdo final con el gobierno nacional para acabar con la guerra, en esta oportunidad demuestran su voluntad de paz, y a pesar de la negativa en el plebiscito, se mantienen firmes en su decisión de concretar una paz estable y duradera para el pueblo colombiano.

Álvaro Uribe Vélez y sus partidarios fueron los críticos más vehementes del acuerdo, manifestaron que el presidente entregaría el país a los terroristas, que las Farc se burlaban de los diálogos, los aprovechaban para rearmarse y no tenían voluntad de paz, así mismo que se debía renegociar los acuerdos y planteaban propuestas para ello y hasta recolectaron firmas para oponerse al proceso, pero ahora que la mayoría de personas que asistieron a las urnas los acompañaron, piden tiempo para presentar propuestas, solicitan amnistía y protección para los integrantes de las Farc y plantean que éste será el verdadero proceso de paz que necesita Colombia.

Los Jóvenes, los llamados a disfrutar de las bondades de la paz, optaron por el abstencionismo y demostraron poco importarle la trascendental decisión tomada el 2 de Octubre, y hoy reaccionan y retoman su compromiso con la historia y la Paz. A través de multitudinarias marchas, reclaman la paz, exigen que el proceso no sea finiquitado y piden a todos los actores políticos de la vida nacional trabajar incansablemente por una pronta solución para que los diálogos lleguen a un feliz término.

Pero como dijo una vez el presidente Santos: “Solo los Estúpidos no cambian de opinión, cuando cambian las circunstancias”, ojala este transformación de opinión nos abra las puertas a la unión, la reconciliación y el perdón para todos los colombianos, y que nos permita terminar el conflicto y construir una paz estable y duradera.

 

Diógenes Pino Sanjur

@Mafranpisa

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Grito va madurando

El Grito va madurando

Desde su nueva apertura el pasado 27 de abril, el Grito va madurando y convirtiéndose en una gritería que pide a coro, cuarteto, tr...

En la Guajira, tejer esperanzas es posible

En la Guajira, tejer esperanzas es posible

"Nunca dudes de que un pequeño grupo de personas pueden cambiar el mundo. De hecho, siempre se ha conseguido así." Margaret Mead ...

Noches de guacherna

Noches de guacherna

En Tamalameque, como en todos los pueblos del río y de la ciénaga insertos en la llamada “depresión momposina”, desde tiempos in...

La muerte natural es un privilegio

La muerte natural es un privilegio

En los pasos de la vida, la muerte esconde su velo. Los seres humanos que aman y respetan su vida y de los demás, esperan con sereni...

El lucrativo negocio de la paz

El lucrativo negocio de la paz

Es necesario que el ciudadano de a pie trate de entender de una manera simplista la complejidad del llamado “proceso de negociaci...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

El oficio de escribir la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Una breve historia del Saludo

Domingo Peña Nina | Ocio y sociedad

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

De la destrucción de libros

Rafael Toriz | Literatura

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

Carlos Miguel de Armas López | Educación

Marimba y otros xilófonos en el río Magdalena

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El conflicto de Colombia con El Perú

Arnoldo Mestre Arzuaga | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados