Opinión

Cuando venga el veinte de enero

Luis Carlos Ramirez Lascarro

12/11/2016 - 10:20

 

Este ocho de noviembre, con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, se completó una trilogía de votaciones que han planteado, de distintas maneras, la sensación y casi certeza de que el principio sagrado occidental de la democracia está en una crisis sin precedentes difícil de salvar.

La trilogía pasó por el plebiscito del dos de octubre en Colombia e inició con el del veintitrés de junio en Inglaterra. El Brexit, el No al Plebiscito y la elección de Trump, sorprendieron al mundo y refrendaron una nueva y estrepitosa derrota de los grandes medios dominantes y de las firmas encuestadores que, cada vez, parecen estar más perdidos de la bola.

Las tres elecciones se caracterizaron por apelar a las emociones básicas de muchos electores, invocando miedos o enemigos colectivos que fueron personificados en Inglaterra y E.E.U.U. por los inmigrantes, en reacción a quienes se exacerbó el nacionalismo, buscando reivindicarlo y recogiendo un sentimiento antiglobalización que podría impulsar otros proyectos ultranacionalistas que oscurecen más el horizonte si se recuerda a Rusia y Corea del Norte, por no abrir más el abanico.

En el caso Colombiano fueron tantas las falacias que se propagaron y los miedos que se invocaron, que no vale la pena volver a revolcar aquí esas vergüenzas.

Dejándonos llevar por esos mismos miedos uno no se pregunta tanto por la forma cómo Trump consiguió invertir una tendencia que lo daba perdedor y terminó imponiéndose en la recta final de la campaña, sino por a dónde vamos a parar, si el sistema político dejará suelta esa rueda que parece venir a rebarajar los naipes de la geopolítica global, si esa arquitectura mundial que se definió, más para mal que para bien, luego de la segunda guerra mundial, será derrumbada o remodelada en medio de una ventisca inclemente.

Esta última elección da pie para pensar que ya nada es igual en ninguna parte, pero no da la certeza de que los ciudadanos estén realmente desencantados profundamente con el estado actual de las cosas. Si parecen estar desencantados de sus líderes o gobernantes, pero cambiarlos por otros menos malos no garantizará un cambio de paradigma en el sistema económico, político y social tan desigual que impera y es criminal con las mayorías de la población mundial y con el planeta mismo. Sistema que nos está llevando a la debacle, al agotamiento de los recursos y más temprano que tarde a la extinción, a la autodestrucción como especie.

Las actitudes previas a la mudanza del nuevo habitante de la Casa Blanca llevan a preguntarnos si este 8-N superará en importancia al tristemente recordado 11-S, que definió este siglo XXI y probablemente el milenio en curso, si el aprendiz de presidente realmente abrirá las puertas a la demencia sin consecuencias previsibles y allanará los caminos para un apocalipsis nuclear que parece inevitable al dejar salir los más oscuros y pestilentes sentimientos del alma gringa, que no son nuevos ni estaban enterrados bajo kilómetros de tierra, pero que se controlaban o disimulaban con una diplomacia tantas veces poco efectiva. ¿Terminará siendo el desastre descomunal que, también, predijeron Los Simpson?

El señor Trump cree que el Cambio climático es un cuento Chino y prometió cancelar el Acuerdo de París que, si bien no es la solución a todos los problemas medioambientales, no hacer algo de manera efectiva desembocará en resultados terribles. Es indudable que levantará un muro contra los extranjeros, sin importar si es físico o virtual, ideológico o económico, pero lo construirá o lo terminará de construirlo o quitará las barreras que han tenido más o menos reprimido al demonio de racismo y xenofobia que siempre ha ondeado sobre las cabezas y en los corazones del gigante del norte.

¿Qué puede esperarnos al tener a la cabeza del Gran Hermano, del Policía Universal, a un misógino evasor de impuestos, grandilocuente, desfachatado y frívolo?

Ojalá ninguno de nuestros miedos se materialicen y esta inestabilidad y desconcierto no pasen de ser una mera impresión. Ojalá nos equivoquemos quienes consideramos que lo que viene es el Apocalipsis zombie y los Juegos del Hambre.

Amanecerá y veremos…

Cuando venga el veinte de enero, serán menos los que estén celebrando la fiesta de Sincelejo, que los que estemos esperando ver arrellanarse en la silla de Lincoln al excéntrico y polémico magnate Trump, cruzando dedos y apretando nalgas para que no se caigan, esta vez, las barandas ya golpeadas de la gran corraleja del mundo.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

@Luiskramirezl 

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro, Guamal, Magdalena, Colombia, 1984. Estudiante de Historia y Patrimonio en la Universidad del Magdalena. Autor de los libros: El acordeón de Juancho y otros cuentos y Semana Santa de Guamal, una reseña histórica; ambos con Fallidos editores en el 2020. Ha publicado en las antologías: Poesía Social sin banderas (2005); Polen para fecundar manantiales (2008); Con otra voz y Poemas inolvidables (2011); Tocando el viento (2012) Antología Nacional de Relata (2013), Diez años no son tanto y Antología Elipsis internacional (2021). Ponente invitado al Foro Vallenato Clásico en el marco del 49 Festival de la Leyenda Vallenata (2016) y al VI Encuentro Nacional de Investigadores de Música Vallenata (2017). Su ensayo: El Vallenato protesta fue incluido en el 4to Número de la Revista Vallenatología de la UPC (2017). En el 2019 escribe la obra teatral Flores de María, inspirada en el poema musical Alicia Adorada, montada por Maderos Teatro y participa como coautor del monólogo Cruselfa. Algunos de sus poemas han sido incluidos en la edición 30 de la Revista Mariamulata y la edición 6 de la Gaceta Hojalata (2020). Colaborador frecuente de la revista cultural La Gota fría del Fondo mixto de cultura de La Guajira. 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un cosaco en Tamalameque

Un cosaco en Tamalameque

Los cosacos son un pueblo ruso, famoso por sus bailes y tradiciones milenarias, su forma de vestir con chaquetas largas y elegantes, de...

Dos opciones de lo mejor dentro del folclor vallenato

Dos opciones de lo mejor dentro del folclor vallenato

El pasado 11 de septiembre se realizó en Bogotá el lanzamiento de la versión 40 del Festival Cuna de Acordeones de Villanueva, La Gu...

¿Cambio de estrategia o seguir en las mismas?

¿Cambio de estrategia o seguir en las mismas?

  Las consecuencias de los continuos desmanes por parte de las oligarquías origina la sed de poder de los que siempre han estado o...

Cautivo en tus redes, whatsappiando ando…

Cautivo en tus redes, whatsappiando ando…

  Cuando el carnaval se mezcla con la política, los polvos se mezclan con todo. En Valledupar no se pierde la tradición carnavale...

En el canto de la cabuya

En el canto de la cabuya

El Liceo de Bolívar germinó del vientre sagrado de la Universidad de Cartagena como Facultad de Bachillerato, funcionando en el Cuart...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados