Opinión

Fidel, ¿tirano y fascista?

Diógenes Armando Pino Sanjur

30/11/2016 - 08:40

 

Fidel Alejandro Castro Ruz desde su fallido intento de asalto al Cuartel Moncada, su llegada e ingreso a Sierra Maestra, el inicio de la revolución y posterior derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista, su ascensión y perpetración en el poder, ha despertado amores y odios.

Es común encontrarse a personas que lo enaltecen como excelente orador, jurista, político, estadista, transformador, líder e inspirador de la revolución cubana y de América latina, asimismo otros lo desmeritan y acusan de fascista, dictador, tirano, violador de derechos humanos, perseguidor de la libertad de prensa y hasta asesino.

Quizás las dos vertientes tengan algo de razón, para en ambas concepciones Fidel es como lo que aseguran, por un lado lo responsabilizan de una censura férrea, racionamiento precario de su población, el exilio de más de un millón y medio de cubanos, encarcelamiento y fusilamiento de opositores, pero también es cierto que detrás de esas aseveraciones existe unos hechos que hablan por sí solo,  o  por su forma de gobernar y pensar por eso llama la atención que como legado haya logrado que Cuba sea reconocido por la Unicef como un país sin desnutrición infantil y con la tasa de mortalidad más baja de américa latina, mientras que en países donde es duramente criticado sus niños mueran diariamente por desnutrición ante la mirada cómplice de la clase política.

De la misma manera, su sistema de salud es un ejemplo para el mundo de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, desarrollaron 4 vacunas contra el cáncer, cuenta con el mayor número de médicos por cada mil habitantes, lo que contrasta con los servicios de salud paupérrimos y negligente atención que se presta en las naciones donde su nombre es insultado y su muerte se convierte en motivo de júbilo.

Cuba también cuenta con uno de los mejores sistemas educativos de América Latina, donde se garantiza la gratuidad hasta en la educación superior, es uno de los países que más aporta del PIB a la educación, su sistema establece un docente por cada 10 estudiantes, mientras que en las naciones de sus detractores la educación es un fracaso, su acceso es un privilegio y la inversión al sistema es escaso, lo que los ha condenado al atraso y una mala educación.

Fueron muchos los obstáculos que debió superar y sortear Fidel, un bloqueo económico de la máxima potencia mundial, conspiraciones para derrocarlo, la caída del bloque soviético, la crisis de los misiles o más de 600 intentos de asesinatos, pero Castro salió adelante e inculcando sus ideas revolucionarias, se retira del poder y muere a sus 90 años en su hogar en Cuba.

A partir de allí comienza la disputa entre sus defensores y sus detractores, pero el firme en su pensamiento seguro está expresando “los hombres mueren, el partido es inmortal”, y previendo la andanada de críticas se encontrará recitando su frase más celebre: “Condenadme, no importa. La historia me absolverá”.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

@mafranpisa 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Posconflicto en los entes territoriales

El Posconflicto en los entes territoriales

En las negociaciones de Paz que se adelantan en la Habana Gobierno-FARC-EP se suscribió por estos días el documento borrador sobre ...

Desde el alma del pueblo

Desde el alma del pueblo

Estar leyendo o escribiendo la mayor parte del día hasta altas horas de la noche o como dicen en mi pueblo “no haciendo nada”, me ...

La ética profesional y el estudiante universitario

La ética profesional y el estudiante universitario

  Eran eso de las cuatro de la tarde, me encontraba sentado en uno de los pasillos de la universidad esperando que el profesor lleg...

Política, el Cacique de panela

Política, el Cacique de panela

  A finales del diciembre pasado, el radioperiodista Edilberto Castillo, harto de una sopa de patos, soñó que Ernesto Orozco ser...

Una cosa llamada política

Una cosa llamada política

“Los cambios sociales no están a la vuelta de la esquina. No están al alcance de la mano en lo inmediato. Son una larga constr...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube