Opinión

¿Qué nos inventamos para ser un país sin violencia ni corrupción?

José Atuesta Mindiola

30/11/2016 - 08:50

 

Colombia es uno de los países pioneros de Latinoamérica en organizar eventos dirigidos a sensibilizar en la No violencia contra la mujer. El Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe se celebró en Bogotá en 1981. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en memoria de las hermanas Mirabal, activistas políticas de República Dominicana, asesinadas el 25 de noviembre de 1960.

A pesar de estas campañas que se vienen realizando para eliminar la violencia contra la mujer en todas sus formas, los resultados son poco favorables: se han incrementado las agresiones físicas, sexuales y psicológicas, incluidas las amenazas, la coerción de la libertad, ya sea en la vida pública o en la vida privada. 

Son frecuentes los anuncios de las autoridades en la lucha contra la delincuencia, pero los delincuentes continúan sus acciones y cada día aparecen nuevas formas de delinquir. En verdad, uno no sabe qué hacer. Sale prevenido, y el ingenioso delincuente ya tiene preparada la trampa; es un personaje de mil caras: en ocasiones finge ser una pordiosera oveja, y de repente se convierte en lobo con un arma aterradora; otras veces es una seductora mujer, experta en adormecer con escapolamina.  

Las campañas de las organizaciones ambientalistas en defensa y protección del aire, de los ríos, los nevados, los bosques y los parques naturales terminan en grandes frustraciones, porque las entidades gubernamentales "responsables" de la protección legal son pusilánimes ante las empresas transnacionales explotadoras de los recursos naturales.      

Las campañas de desarme, pacificación, tolerancia, perdón y convivencia ciudadana, no permiten pronosticar una situación propicia a corto plazo. Con tantos años de guerra, destrucción y muerte, parece que todavía existen personas a las que les ronda el espíritu de la violencia, y en su mente vibra el eco de Aquiles, guerrero de la antigua Grecia, que hallaba justo aquello de que los hombres nacían para luchar y morir, y por eso iban a la guerra. 

Los griegos, cansados de la guerra, se inventaron a la diosa Selene, personificada en la Luna. Era la diosa de la paz. De noche, los combates en Grecia se suspendían por respeto a la divinidad Selene. Y en esta época de Homero, los rapsodas ya daban cuenta de jóvenes guerreros que al sentirse atraídos por las noches de plenilunio y al estar frente a la luna, su ansiedad por la guerra y el combate disminuían, y en cambio aparecía una fuerza vital por el amor y la vida.

Y jóvenes griegos, de alma romántica, influenciados por la diosa Selene se entregaban a la musa de la poesía; y así, con este deslumbrante descubrimiento, Grecia dejó de ser un pueblo guerrero para convertirse en el imperio universal de la cultura. ¿Qué nos inventamos en Colombia para ser un país alejado de la violencia y la corrupción? 

 

José Atuesta Mindiola 

 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Transporte público incluyente para Valledupar

Transporte público incluyente para Valledupar

  Valledupar es un territorio que debe ser proyectado y construido bajo una perspectiva cada vez más incluyente, democrática, solid...

Cultura de globalización vs cultura popular

Cultura de globalización vs cultura popular

Hace unos años, treinta y algo, me quejaba por la asfixia que la música de acordeón ocasionaba a las demás manifestaciones folcl...

Mi mamá me ama-manta

Mi mamá me ama-manta

La organización mundial de la salud recomienda que la lactancia exclusiva -alimentar al bebé solo con leche materna- no debe ser infe...

El servicio de agua potable en Valledupar (Primera parte)

El servicio de agua potable en Valledupar (Primera parte)

En los últimos días, a raíz de las primeras precipitaciones (lluvias), dadas en las cuencas del Rio Guatapuri (alta, media y baja), ...

Maderos: el teatro como necesidad colectiva

Maderos: el teatro como necesidad colectiva

Iniciaba el 2019, en plena junta de gestores culturales de Valledupar se discutía el tema de los posibles beneficiados por la ley de e...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

La vida de un libro antes de ser un libro

Bayron Araújo Campo | Literatura

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El profesor Pedro Jaime Morales, el cachaco

Arnoldo Mestre Arzuaga | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados