Opinión

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Jorge Nain Ruiz

09/12/2016 - 08:10

 

Iglesia de Nocaima / Foto: Nocaima-cundinamarca.gov.co

Hace dos años conocí a John Jairo Escobar presidente del Festival vallenato de Nocaima Cundinamarca, quien desde ese entonces me invitó insistentemente a conocer el pueblo del interior que, según él, ama más al vallenato.

El fin de semana pasado me animé a aceptar la invitación a una parranda nada menos que con Rosendo Romero Ospino, el poeta de Villanueva, y debo confesarles, que no conocía un pueblo en el interior que profesara tanto amor por nuestro folclor.

Una cosa es decirlo y otra es vivirlo y sentirlo. La forma como la gente de ese pueblito –a escasos 66 kilómetros de Bogotá, con un clima templado excepcional– trata a quienes representamos la música que ellos adoran, la hospitalidad y el cariño que profesan a los vallenatos es algo indescriptible. Ahora entiendo por qué decidieron tres años atrás hacer un Festival vallenato bautizado “Panche de Acordeones”.

Me animé más todavía a visitar Nocaima cuando me dijeron que tenían una parranda con un invitado de lujo traído de Villanueva, un compositor de los que nosotros en el Valle quisiéramos tener en un cofre de cristal, porque los de mi generación crecimos y nos enamoramos con sus poemas, cantados por Oñate, Diomedes, el Binomio, Silvio Brito, mi pariente y amigo del alma, Rosendo Romero.

Me fui para Nocaima con parte de mi familia y hasta mis hijos menores disfrutaron de una velada que creo nunca se les olvidará y que quiero describirles brevemente:

La parranda se llevó a cabo en un establecimiento campestre algo retirado del pueblo; se inició bajo una pertinaz llovizna; el aforo del sitio estaba totalmente colmado; al ingresar se respiraba un ambiente familiar a pesar de que no divisábamos rostros conocidos; se sentía camaradería y confraternidad; fuimos conducidos hasta la mesa principal donde nos esperaba con un gran abrazo el único rey vallenato “cachaco” de la Canción Inédita German Villa y el maestro y vallenatólogo Elías Guevara; ya estaba el conjunto de planta en tarima, en el que se notaba que sus integrantes todos era del interior del país.

Llamaron a la tarima al cantautor invitado Rosendo Romero y allí se inició una parranda inigualable, en la cual los asistentes permanecieron, concentrados en escuchar, vivir y corear sus canciones; la euforia se centraba en cuál era el orden para cantar esos éxitos como Fantasía, Mi poema, Noches sin luceros, Me sobran las palabras, Cadenas y muchas otras; terminó el primer set y un grupo de señores con guayaberas blancas que tenían la leyenda Fundación Panche de Acordeones sirvió un exquisito sancocho trifásico, al final de la noche, y, para cerrar con broche de oro, el Poeta me pidió que cantara con él su inmortal obra Mensaje de Navidad; así corroboré que Nocaima es el pueblo de Cundinamarca que más ama al vallenato.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Ópera del mondongo

La Ópera del mondongo

En aquellos tiempos, cuando ir a Bogotá era una hazaña, don Francis, vallenato rancio, con ínfulas remotas, perorataba hasta bien ...

En defensa del punto G: Joaquin Guillen

En defensa del punto G: Joaquin Guillen

  Los griegos que inventaron nuestra manera occidental de pensar y hacer, dijeron que cuando el cielo está más oscuro, alguna est...

Editorial: Los beneficios de la Ley del Espectáculo Público

Editorial: Los beneficios de la Ley del Espectáculo Público

  Este mes de febrero, el Ministerio de Cultura reveló cifras importantes sobre el recaudo de contribución parafiscal cultural re...

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Los últimos días han sido ricos de celebraciones y cada una de ellas tiene su mensaje. La primera que queremos destacar son los 10 a...

No voy a Patillal

No voy a Patillal

Esta columna la hubiese podido titular más bien “Me voy pa´ Patillal “ y en contraposición al gran Armando Zabaleta, cuando se...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El escritor testigo y el rescate de la memoria en Colombia

Alberto Antonio Verón y William Marín | Literatura

La rebeldía de los resignados

Carlos Cesar Silva | Opinión

¿Qué es el neoliberalismo?

Julio A. Franco Orozco | Pensamiento

Síguenos

facebook twitter youtube