Opinión

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Jorge Nain Ruiz

09/12/2016 - 08:10

 

Iglesia de Nocaima / Foto: Nocaima-cundinamarca.gov.co

Hace dos años conocí a John Jairo Escobar presidente del Festival vallenato de Nocaima Cundinamarca, quien desde ese entonces me invitó insistentemente a conocer el pueblo del interior que, según él, ama más al vallenato.

El fin de semana pasado me animé a aceptar la invitación a una parranda nada menos que con Rosendo Romero Ospino, el poeta de Villanueva, y debo confesarles, que no conocía un pueblo en el interior que profesara tanto amor por nuestro folclor.

Una cosa es decirlo y otra es vivirlo y sentirlo. La forma como la gente de ese pueblito –a escasos 66 kilómetros de Bogotá, con un clima templado excepcional– trata a quienes representamos la música que ellos adoran, la hospitalidad y el cariño que profesan a los vallenatos es algo indescriptible. Ahora entiendo por qué decidieron tres años atrás hacer un Festival vallenato bautizado “Panche de Acordeones”.

Me animé más todavía a visitar Nocaima cuando me dijeron que tenían una parranda con un invitado de lujo traído de Villanueva, un compositor de los que nosotros en el Valle quisiéramos tener en un cofre de cristal, porque los de mi generación crecimos y nos enamoramos con sus poemas, cantados por Oñate, Diomedes, el Binomio, Silvio Brito, mi pariente y amigo del alma, Rosendo Romero.

Me fui para Nocaima con parte de mi familia y hasta mis hijos menores disfrutaron de una velada que creo nunca se les olvidará y que quiero describirles brevemente:

La parranda se llevó a cabo en un establecimiento campestre algo retirado del pueblo; se inició bajo una pertinaz llovizna; el aforo del sitio estaba totalmente colmado; al ingresar se respiraba un ambiente familiar a pesar de que no divisábamos rostros conocidos; se sentía camaradería y confraternidad; fuimos conducidos hasta la mesa principal donde nos esperaba con un gran abrazo el único rey vallenato “cachaco” de la Canción Inédita German Villa y el maestro y vallenatólogo Elías Guevara; ya estaba el conjunto de planta en tarima, en el que se notaba que sus integrantes todos era del interior del país.

Llamaron a la tarima al cantautor invitado Rosendo Romero y allí se inició una parranda inigualable, en la cual los asistentes permanecieron, concentrados en escuchar, vivir y corear sus canciones; la euforia se centraba en cuál era el orden para cantar esos éxitos como Fantasía, Mi poema, Noches sin luceros, Me sobran las palabras, Cadenas y muchas otras; terminó el primer set y un grupo de señores con guayaberas blancas que tenían la leyenda Fundación Panche de Acordeones sirvió un exquisito sancocho trifásico, al final de la noche, y, para cerrar con broche de oro, el Poeta me pidió que cantara con él su inmortal obra Mensaje de Navidad; así corroboré que Nocaima es el pueblo de Cundinamarca que más ama al vallenato.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Reconciliación política

Reconciliación política

Bajo el título de “La primera reconciliación es política”, el artículo de León Valencia, aparecido en  El Espectador del do...

Salir con una coach

Salir con una coach

Los nuevos avances científicos demuestran que viviremos 20 años más que las generaciones pasadas. Hay más alimentos, menos guerras,...

Cuando las mujeres son candidatas políticas…

Cuando las mujeres son candidatas políticas…

Conozco a valientes mujeres que en diferentes regiones del país han propuesto su nombre a alguna candidatura (municipal o departamenta...

La muerte natural es un privilegio

La muerte natural es un privilegio

En los pasos de la vida, la muerte esconde su velo. Los seres humanos que aman y respetan su vida y de los demás, esperan con sereni...

Editorial: Otro año sin museo

Editorial: Otro año sin museo

El mayor evento turístico del Cesar –el Festival de la Leyenda Vallenata– acaba de terminar y, pese a la emoción suscitada por ...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube