Opinión

Nochebuena emborrachao´

Wladirmir Pino

24/12/2016 - 09:55

 

Es mi costumbre pasar la navidad en mi casa del pueblo con mis padres, mis hijos, mis sobrinos y mis hermanos, pero este año no viajé a Tamalameque, sacrifiqué el mote de queso de mi madre, la gallina guisada, el arroz con coco y la ensalada de manzana, por aceptar la amable invitación que me vino del seno del uribismo. Yo, siempre crítico del sistema, izquierdista de convicción, me vestí de ocasión y pasé la Noche Buena en el salón rojo del Tequendama con toda la pléyade del Centro Democrático.

La mesa estaba servida, previo a la cena Ordoñez hizo la oración en acción de gracias por todos los logros de la colectividad y deseando triunfos electorales para el año 2017, la oración era constantemente interrumpida por la numerosa escolta que entraba con las armas al aire como buscando enemigos, pues el asistente en cada plegaria respondía en coro “Perpetúanos en el poder”, la escolta escuchaba “Petro en el poder” y, previendo la amenaza, desplegaban el protocolo de seguridad.

Cuando por fin terminaron las plegarias pudimos pasar a manteles, me tocó en la mesa contigua a la directiva, desde allí pude observar el pesebre que se vislumbraba en la mesa principal, estaba Uribe con su cara de divino niño en medio de San José (Obdulio) y María (Fernanda Cabal), en aquel pesebre no había vacas, pero si había una Paloma ungida de odio y prepotencia, la paja salía de la boca de cada uno de los comensales mientras dialogaban. En otra mesa estaban los tres reyes magos Andrés Felipe, María Del Pilar Y Luis Carlos,  en sus manos regalos para el mesías (videos con las grabaciones del hacker Sepúlveda).

La comida era lenteja chuzada, y arroz de falso positivo, «¡todos estos productos fueron cultivados con los subsidios de Agro ingreso Seguros!» —gritó Andrés Felipe— La cena fue acompañada con vino importado, —«libre de impuesto»— balbuceo Tomas Uribe— quien hizo el brindis, en la etiqueta se alcanzaba a leer «Zona franca Mosquera Cundinamarca». En una de las esquinas de la mesa principal estaba Zuluaga hablando amigablemente con Noguera, me limpié los ojos y volví a mirar, pero luego abandoné el cuadro pues presumí que era un burdo montaje del Santo-chavismo.

En una mesa estaba la bancada femenina vestida de pantalón y camisa, me acerqué porque por la forma de vestir pensé que era Claudia López o Gina, pero no, se trataba de María del Rosario, quien estaba acompañada de Ana Mercedes y Susana, les pregunté por su vestuario tan varonil, me imaginé que la respuesta seria por aquello de la verraquera y la firmeza del uribismo, pero, María del Rosario fue clara «Nos vestimos así porque si venimos de falda nos CHUZAN y no queremos que nos pase lo de Pachito». Pachito estaba sentado, solo, frente a la maqueta de Bogotá, jugando con los trenes y moviendo policías con pistolas de descargas eléctricas hacia la Universidad Nacional y La Distrital.

La fiesta estaba un poco aburrida hasta que llegó Juan Carlos Vélez con el whisky, de inmediato sonó la música, ya entrados en tragos, ebrios, comenzaron a dar declaraciones a la prensa, Andrés Felipe dialogó con CMI sobre sus aciertos en los subsidios a las reinas y ganaderos, María del Pilar habló de las chuzadas y Luis Carlos de las falsas desmovilizaciones.

Llegó el momento del karaoke, Pachito rompió el hielo y le dedicó al del ubérrimo su canción favorita “Juanito Alimaña, Si tiene maña es malicia viva, Y siempre se alinea, Con el que está arriba, Y aunque a medio mundo, Le robó su plata, Todos lo comentan, Nadie lo delata

También cantó Andrés Felipe “Ojalá que llueva café en el campo, Que caiga un aguacero de yuca y té, Del cielo una jarrita de queso blanco, Y al sur una montaña de berro y miel, Oh, oh, oh, oh, oh ojalá que llueva café”.

El ambiente se puso tenso, el whisky los desinhibió, Uribe bailaba con una de guaro en la mano y a su lado dos buenos muchachos Noguera y Arana. El ambiente se puso pesado, salí sin despedirme y me perdí de la “hora loca” donde Pachito perreaba al son de un rap cantado por Zuluaga.

 

Wladimir Pino Sanjur 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Sin pitillo, por favor

Editorial: Sin pitillo, por favor

Cada compra que hacemos, tiene su impacto en el medio ambiente. Póngase a pensar, incluso un objeto tan anodino como el pitillo (o p...

La renuncia del personero

La renuncia del personero

En el Caribe colombiano existe un pueblo de más de cuatro siglos y medio de vida, estancado en el tiempo, sitio que escogió Dios para...

Pequeñas figuras de papel

Pequeñas figuras de papel

Me preguntan a veces por qué insisto en el tema de la niñez, habiendo otros tanto o más importantes en la agenda pública. Insisto, ...

La Guajira: más allá de la persecución política

La Guajira: más allá de la persecución política

  No se hace necesario estar radicado de manera permanente en algún municipio de la engreída y altanera guajira -como diría Rafa...

Las mujeres como actoras emergentes de la política en Colombia

Las mujeres como actoras emergentes de la política en Colombia

  La lucha de las mujeres por ser actoras políticas en Colombia inició hace muchos años y lo cierto es que no existe democracia ...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube