Opinión

Carta de un artista a una doctora de hospital

Francisco Ruiz

06/01/2017 - 06:10

 

Usted no sabe, doctora, lo que tiene en la mano: es un artista. Lo más preciado de la sociedad, por lo general cuando se muere, porque vivo es una urticaria para el sistema dirigido por funcionarios que solo se rascan.

Ellos, los artistas, representan su lugar de origen: ya sea Borges a la Argentina, Neruda a Chile, Vallejos al Perú, Gabriel García Márquez a Colombia, Rulfo a México y siguen..., y todos juntos a la humanidad.

El artista crea nuevos horizontes donde la belleza del pensamiento, bien expresado, por cualquier manifestación artística, es cuchillada que abre la panza de la vida para que salga lo entrañable: ¡La confirmación del ser!

En cada obra, el artista se hace el harakiri para mostrar sus profundas verdades. Es un suicidio silencioso y cotidiano empollando luz que iluminará del presente al futuro, entrando así a participar del pasado resplandeciente de la historia.

Él no se queja de nada, solo recurre a Usted para que le aleje el dolor físico y le permita vivir unos años más para poder terminar su obra y partir como llegó: solo y desconcertado, porque, cuando nació, no sabía a donde llegaba. Ahora que no vuelve, no sabe a dónde va.

Doctora, no está enfermo, está agotado de su lucha con el mundo exterior que le quita las migajas del banquete y por el mundo interior donde la mediocridad, la envidia, la corrupción le perturban.

Con sus voces interiores, ahora, y esas migajas que le negaron, camina solo el artista, orgulloso, asombrado, rodeado de su propia tranquilidad iluminada, por el horizonte sin tropiezos que da la sabiduría.

 

Francisco Ruiz 

Sobre el autor

Francisco Ruiz

Francisco Ruiz

Los espejos de América

Vallenato que hace 69 años se fue a nacer a Salta, Argentina. Por medio de esta columna refleja dibujos escritos en palabras pensadas, realidades e irrealidades que habitan en el valle y dentro de sí mismo. Mundos que se alojan en la metáfora “Los espejos de América”, donde pinta y escribe lo que siente. Contacto: franciscoruizsalta@gmail.com

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Almas en libertad

Almas en libertad

  “Cuando le pregunté a Isabella (La hija): “Cuál de todas estas obras se parece más a Yarime (La Madre)?” Ella dijo sin d...

El muro del absurdo

El muro del absurdo

Si bien es cierto que “no se debe llorar sobre la leche derramada”, hay  que dejar constancia de las malas decisiones con efecto...

Soplar y hacer botellas

Soplar y hacer botellas

  Como en las competencias ciclísticas la política colombiana va de sorpresa en sorpresa, primero arrancaron de la raya de salida...

Un espejo donde mirarnos

Un espejo donde mirarnos

  El título de este texto lo tomo en forma arbitraria del que utilizó el escritor y periodista vallenato Luis Barros Pavajeau en ...

Tiempos de paz

Tiempos de paz

Esta mañana me desperté escuchando y viendo noticias de interés nacional, por todas partes: en la radio, en la prensa escrita y en...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El escritor testigo y el rescate de la memoria en Colombia

Alberto Antonio Verón y William Marín | Literatura

¿Qué es el neoliberalismo?

Julio A. Franco Orozco | Pensamiento

La rebeldía de los resignados

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube