Opinión

Carta de un artista a una doctora de hospital

Francisco Ruiz

06/01/2017 - 06:10

 

Usted no sabe, doctora, lo que tiene en la mano: es un artista. Lo más preciado de la sociedad, por lo general cuando se muere, porque vivo es una urticaria para el sistema dirigido por funcionarios que solo se rascan.

Ellos, los artistas, representan su lugar de origen: ya sea Borges a la Argentina, Neruda a Chile, Vallejos al Perú, Gabriel García Márquez a Colombia, Rulfo a México y siguen..., y todos juntos a la humanidad.

El artista crea nuevos horizontes donde la belleza del pensamiento, bien expresado, por cualquier manifestación artística, es cuchillada que abre la panza de la vida para que salga lo entrañable: ¡La confirmación del ser!

En cada obra, el artista se hace el harakiri para mostrar sus profundas verdades. Es un suicidio silencioso y cotidiano empollando luz que iluminará del presente al futuro, entrando así a participar del pasado resplandeciente de la historia.

Él no se queja de nada, solo recurre a Usted para que le aleje el dolor físico y le permita vivir unos años más para poder terminar su obra y partir como llegó: solo y desconcertado, porque, cuando nació, no sabía a donde llegaba. Ahora que no vuelve, no sabe a dónde va.

Doctora, no está enfermo, está agotado de su lucha con el mundo exterior que le quita las migajas del banquete y por el mundo interior donde la mediocridad, la envidia, la corrupción le perturban.

Con sus voces interiores, ahora, y esas migajas que le negaron, camina solo el artista, orgulloso, asombrado, rodeado de su propia tranquilidad iluminada, por el horizonte sin tropiezos que da la sabiduría.

 

Francisco Ruiz 

Sobre el autor

Francisco Ruiz

Francisco Ruiz

Los espejos de América

Vallenato que hace 69 años se fue a nacer a Salta, Argentina. Por medio de esta columna refleja dibujos escritos en palabras pensadas, realidades e irrealidades que habitan en el valle y dentro de sí mismo. Mundos que se alojan en la metáfora “Los espejos de América”, donde pinta y escribe lo que siente. Contacto: franciscoruizsalta@gmail.com

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Clásicos vallenatos?

¿Clásicos vallenatos?

Según el diccionario de la Real Academia Española de Lengua, la palabra  Clásico significa un modelo digno de imitación, que por...

Donaldo Mendoza, nuestro prócer cesarense en el Cauca

Donaldo Mendoza, nuestro prócer cesarense en el Cauca

Hace treinta años el terremoto de Popayán dio génesis a una gesta que hoy se ve plasmada en la impresionante compilación periodíst...

Pilando el diario vivir vallenato

Pilando el diario vivir vallenato

Es el término del recorrido, pero no es el final del viaje. Es apenas el principio. Con la decisión de caminar con los ojos bien abie...

Reflexiones sobre una tradición electoral

Reflexiones sobre una tradición electoral

  Los resultados de la Cámara de Representantes por el Departamento del Cesar, salvo el caso de Cristian José Moreno, no son una ...

¿Y cómo está el Parque de la Leyenda?

¿Y cómo está el Parque de la Leyenda?

Cuando faltan menos de cincuenta días para que empiecen a sonar los acordeones en la ‘Capital Mundial del Vallenato’, me asaltan l...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados