Opinión

Editorial: El Hay Festival en la costa Caribe

Redacción

24/01/2017 - 08:00

 

 

Con el tiempo, el Hay Festival se ha convertido en una cita imprescindible de la literatura en Colombia e Iberoamérica. Cada nueva edición trae consigo sus giras de autores nacionales e internacionales, lanzamientos de editoriales y conferencias.

El mundo del libro, y por ende, de la literatura y la lectura, ha crecido de la mano de estos espacios que promueven el encuentro directo entre lectores y escritores al mismo tiempo que conjugan celebración y entretenimiento. Es el nuevo espacio para la palabra y el pensamiento, una especia de ágora griega del siglo XXI.

Esta última semana de enero acontecen en la costa Caribe de Colombia dos versiones afianzadas del Hay Festival: la primera en la ciudad de Riohacha, La Guajira (el 25 de enero 2017) y la ciudad de Cartagena del 26 al 29 de enero.

Ambas citas tienen su interés. Cada una responde a una necesidad y un momento. La de Riohacha ya cumple su décima edición y ofrece una apertura sobre la actualidad y el mundo del libro. Este año nos brinda una programación atractiva que incluye a los caricaturistas Vladdo (Colombia) y Bonil (Ecuador), y escritores internacionales como Antonio Ortuño (México) y Pedro Mairal (Argentina). El hecho que la entrada sea libre en cada uno de los eventos responde a la misión de generar interés y aportar conocimiento sobre las cuestiones culturales.

Por su lado, Cartagena es la gran cita mediática: un espacio para los grandes lemas y anuncios. El momento en que se encuentran frente a las cámaras intelectuales de renombre y discusiones en profundidad. Este año la programación cartagenera nos permite conocer a  figuras relevantes como Joël Dicker, Andrea Wulf, Leonardo Padura, Simon Sebag Montefiore, Fernando Aramburu, James Rhodes, o Hisham Matar. Todo un placer para los lectores.

El mundo de la Cultura requiere de espacios como estos y, desde PanoramaCultural.com.co, alentamos a que los ciudadanos se adueñen de ellos, exploren, compartan y comenten. También consideramos que estos festivales deberían integrar a la región Caribe y servir para que otras ciudades del litoral se vean involucradas en esta dinámica lectora.

¿Por qué no pensar en una charla itinerante para que otras ciudades como Montería, Valledupar o Santa Marta también se vean incluidas en estos grandes eventos? ¿O por qué no invitar delegaciones de escritores, lectores juveniles, de capitales vecinas? ¿O escoger una ciudad invitada cada año? Las posibilidades son numerosas.  

En definitiva, el Hay Festival regresa y, cómo no, es fuente de ideas para el contagio de la fiebre lectora. ¡Con él brillan las letras en la costa!

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La influencia de Hollywood en las mentes

La influencia de Hollywood en las mentes

La industria del cine estadounidense es, desde principios del siglo XX, el epicentro del cine a nivel mundial. Sus producciones cinem...

La Reforma del zoológico

La Reforma del zoológico

Cuando creíamos llegar a tiempos de posconflicto, aparecen cada día otras noticias. O las mismas. Algunas vienen desde siglos como ...

Servir es la mejor obra de una vida

Servir es la mejor obra de una vida

Gracias a la tozudez de mi amigo Wadith Gutierrez Rodriguez, un grupo de jóvenes soñadores, valientes y con aspiraciones justas, inic...

Los Mejía y el amor a la patria

Los Mejía y el amor a la patria

El primer Mejía fue el mejor de su curso, consiguió cinco medallas de orden público (distinción que pocos militares pueden alcanz...

Volver al Valle

Volver al Valle

Para el vallenato -a fin de no utilizar la particularización valduparense- viajero y ausente, la nostalgia y el recuerdo del terruño ...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube