Opinión

Del 50 Festival Vallenato y su proyección

Redacción

25/01/2017 - 05:15

 

Diseño del afiche para el 50 Festival de la Leyenda Vallenata

 

Desde finales del año 2016 la promoción del Festival de la Leyenda Vallenata se ha caracterizado por su enfoque en la corona del Rey de reyes: un ícono que ha permitido presentar también a los grandes protagonistas de las últimas décadas (los reyes vallenatos).  

Siguiendo estos primeros pasos, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata presentó a finales de enero el afiche promocional del 50º Festival de la Leyenda Vallenata que se realizará del 26 al 30 de abril de este año 2017, y este afiche también nos invita a ciertas reflexiones. 

El diseño responde claramente a la línea comunicativa adoptada desde un principio: sobria, elegante, y centrada en la corona (la de Rey de reyes) que por definición es el gran lema del evento. La corona y el el prestigio que otorga son los grandes elementos llamativos de esta convocatoria, tanto para los concursantes como el público.

El homenaje a los creadores del evento, la periodista y exministra de Cultura, Consuelo Araujonoguera ‘La Cacica’; el expresidente y primer gobernador del Cesar, Alfonso López Michelsen y el maestro Rafael Escalona Martínez, es un elemento destacable de esta convocatoria que suma medio siglo, y sin embargo, en el diseño de Rubén Darío Torres Rivera, el legado de estos 3 fundadores queda a un lado o, por lo menos, sus figuras.

En cuestiones de diseño todo es debatible, y en este artículo no entraremos en una viva crítica del cartel del evento –sabiendo además que siempre es difícil alcanzar un equilibrio visual, y que, de hecho, la cuestión ha sido ampliamente discutida en las redes sociales (como suele ser cada año)–, pero sí subrayaremos la necesidad de conocer a fondo, con profundas presentaciones, el esfuerzo histórico realizado por estos 3 personajes determinantes en la trayectoria del festival.

Recordar y comunicar el legado de tres personajes tan importantes debe incluir una gran programación de conversatorios y, por qué no, prever jornadas conjuntas en colegios o bibliotecas, y así permitir que los temas discutidos vayan más allá de las ponencias.

Además, este año, la celebración de los 50 años del Festival Vallenato coincide también con otra gran celebración: los 50 años del departamento del Cesar. Relacionar la historia de un evento con el otro no sería una mala idea en algunas charlas ya que el Festival ha servido también para la construcción de una identidad.

La cuestión de fondo -la historia social del festival- debe ponerse en adelante en estas fechas. Es el año para hacerlo.

 

PanoramaCultural.com.co 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Silvestre Dangond, un artista que aún no dimensionamos

Silvestre Dangond, un artista que aún no dimensionamos

  Ladran, señal de que cabalgamos, frase bastante conocida y adjudicada equivocadamente al Quijote, cae como anillo al dedo con lo...

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Hace dos años conocí a John Jairo Escobar presidente del Festival vallenato de Nocaima Cundinamarca, quien desde ese entonces me in...

En el Día de la Mujer, imaginemos un planeta 50/50

En el Día de la Mujer, imaginemos un planeta 50/50

El 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, esta es una fecha emblemática, donde se exaltan  los logros alcanzado...

Comerciantes de ilusiones

Comerciantes de ilusiones

Los mercaderes o comerciantes, valga el desuso del primer término, son los dueños de una mercancía, géneros vendibles, pero tambié...

¿Resistencia civil o un civil que se resiste?

¿Resistencia civil o un civil que se resiste?

Si hablamos de la resistencia civil como una manera pacífica de lograr el reconocimiento de los derechos de las poblaciones vulnerad...

Lo más leído

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Silencio vallenatero

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Opinión

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube