Opinión

¿A quién se le puede llamar juglar?

Jorge Nain Ruiz

27/01/2017 - 09:30

 

 

Por  estos días me llegó un correo electrónico que me llamó la atención, toda vez que en él el remitente me hace una pregunta muy recurrente en los amantes de la cultura vallenata; la inquietud proviene del ciudadano Luis Carlos Ramirez Lascarro, quien nos dice:

“Como usted sabe, soy un joven interesado en la música vallenata, en torno a cuyo estudio he escrito algunos artículos, buscando aportar significativamente a la amplia literatura existente al respecto.

Uno de los temas que más me ha intrigado es el de la figura de los juglares vallenatos, para cuya definición no parecen estar bien claras las características o requisitos a cumplir para que un artista del medio sea considerado como tal, entre las cuales se tiene de manera extendida el interpretar el acordeón, cantar y componer; sin embargo existen varias figuras que no son tenidas de manera general como tales y hay otras que no tocan acordeón o no son buenos cantantes y a  pesar de ello, sí son tenidas como tales.

Buscando en informaciones en internet no es posible tener una definición oficial al respecto y, mucho menos, un listado canónico de ellos. Tampoco lo he encontrado en los libros Vallenatología y Cultura Vallenata: Origen, teoría y pruebas, ni en el mismo PES del Vallenato o en la Web de la Fundación del Festival donde, lógicamente, debería encontrarse esta información.”

Lo primero que debemos recordar es que el lenguaje es dinámico y cambiante y va reflejando las nuevas experiencias en una comunidad; es por ello que las palabras cambian de significado diacrónicamente, por lo cual estoy convencido de que la palabra Juglar en el País Vallenato ha venido evolucionando en los últimos años y es indiscutible su cambio de significado en nuestro medio; hace unos pocos años escribí una columna que titulé El ultimo juglar y cada día me convenzo más de que, según el giro que se le viene dando al significado de esa palabra, no habrá en el vallenato un último juglar.

Los vallenatos ya no empleamos la palabra juglar con la misma connotación del medioevo que le da la Real Academia de la Lengua: quien iba de un lugar a otro recitando, cantando y bailando; chistoso, picaresco, trovador, poeta; nosotros estamos empleando ahora esa palabra para resaltar a aquel compositor, acordeonero o cantante  que, por su calidad y aportes al folclor, merece tal distinción.

Así las cosas, hoy en día la palabra juglar en nuestro mundo vallenato depende de apreciaciones subjetivas de quien la emplea. Recordemos también que en nuestro rico idioma español, las palabras tienen diversos significados dependiendo del país; pues, en el País vallenato, ése es el significado que le estamos dando.

Colofón: ¿Qué pasó con la Universidad Nacional sede Caribe?, me preguntan constantemente en Bogotá. Le traslado esa inquietud al Gobernador del Cesar y a nuestros Honorables Congresistas, que parece matan el tigre y se asustan con el cuero.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

4 Comentarios


Oscar Ben 27-01-2017 11:11 AM

El término juglar ya no quiere decir nada, señor Jorge. Nadie entre las nuevas generaciones aspira a ser juglar, y los que usan la palabra recreando una sensación de prestigio se refieren a viejos tiempos que ya no existen...

MICO 27-01-2017 11:49 AM

El verdadero juglar vallenato escribe, toca el acordeon y canta. Creo que Alfredo Gutierrez es el ultimo juglar que queda.

Luis Carlos Ramirez Lascarro 27-01-2017 03:34 PM

Yo esperaba encontrar definidas las variables que determinan la calidad de esos aportes, para poder entender si la medidas de ellos pudiera ser, por ejemplo, cantidad de álbumes grabados, de canciones compuestas, de canciones pegadas, canciones consideradas clásicos, años de trayectoria artística, etc. Esperaba que se definieran variables mas o menos objetivas para poder entrar a evaluar el por que algunos actores son excluidos o.marginados de ese sitial de prestigio que implica el ser denominado Juglar en el ámbito de la musica vallenata.

Luis Carlos Ramírez Lascarro 29-01-2017 10:04 AM

Otra pregunta que surge es a qué sector geográfico se refiere usted al decir: "País vallenato" o este país no es un territorio geográfico sino de otro tipo?

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Otro año que viene

Otro año que viene

“Quiero creer que voy a mirar éste nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos”, (P.Coelho). L...

Editorial: El reto de narrar la Música Vallenata Tradicional

Editorial: El reto de narrar la Música Vallenata Tradicional

Este mes de julio, locutores de radio del Cesar, Magdalena y La Guajira pudieron participar en la primera fase de un laboratorio titu...

El Festival Vallenato para primíparos

El Festival Vallenato para primíparos

En mi columna anterior prometí que esta semana escribiría sobre las enseñanzas y el legado que deja la trágica muerte del Gran Mart...

Mizar, tras tus pasos

Mizar, tras tus pasos

Tristes, pero sin desesperanzas, culminó en nuestro ánimo el sensible homenaje a Luis Mizar Maestre (qepd), el poeta mayor del terr...

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Los laberintos del poeta Luis Mizar

Las dificultades  de la vida son una metáfora de la fábula del laberinto, y a veces  tenemos la suerte de Teseo y encontramos a una...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados