Opinión

Desagravio para el Nando Marín

Diógenes Armando Pino Sanjur

01/02/2017 - 04:00

 

El barrio Nando Marín en Valledupar / Foto: El Tiempo

 

Desde que se anunció que el artista vallenato Silvestre Dangond realizaría el lanzamiento de su nuevo trabajo musical en el sector de las torres del Nado Marín se ha desatado una serie de memes a través de las redes sociales que van acompañados de agravios, estigmatización y hasta denigración de los moradores de esta parte de Valledupar.

La dignidad de los habitantes de esta urbanización ha venido siendo ultrajada, la honra pisoteada gracias a los calificativos de la peor calaña que han expresado, afirmando que el sector es guarida de delincuentes, zona roja y peligrosa, convirtiéndolo en el barrio más popular de Colombia, debido a la mala imagen desplegada en las redes sociales.

Es cierto que esta urbanización fue concebida para dar solución de vivienda a personas desplazadas, reinsertadas y de escasos recursos, que a falta de inversión social que propenda por el mejoramiento de sus condiciones de vida y mayor presencia de la fuerza pública han causado problemas de inseguridad, drogadicción y violencia, pero no deja de ser menos cierto que la mayoría de sus habitantes son personas honestas, con ganas de salir adelante y forjar un mejor futuro a sus hijos.

Por eso he decidido hacer un llamado a la comunidad en general y en especial a las autoridades civiles y policivas de la ciudad para que en vez de denigrar y estigmatizar a estas personas realicen las gestiones para garantizar la inversión y obras que permitan la satisfacción de sus necesidades básicas, el bienestar, progreso y desarrollo en este sector para edificar una mejor ciudad.

La inseguridad reina en toda la ciudad, la violencia y corrupción es un mal que ha carcomido nuestra sociedad, debemos combatirla con acciones y políticas sociales, no trasgrediendo a un sector específico con cuestionamientos imprudentes  y reprochable, lo cual, no genera más que propender por la segregación social que por décadas han soportado estos humanos, generando la vulneración de su dignidad y además contribuyendo con enlodar  la imagen de Valledupar, empañar nuestro folclor, generando miedo y desconfianza a los turistas que anhelan visitar la Capital Mundial del Vallenato en el marco del Festival.

Evitemos ver lo negativo de esta iniciativa y por el contrario exaltemos lo positivo, como es la decisión de un cantante de la envergadura de Silvestre de compartir en un lugar significativamente humilde sus logros, llevando un rato de alegría y esparcimiento a personas que a lo largo de su vida han padecido sufrimiento, necesidades y dolor.

Es fácil criticar y mancillar la dignidad de las personas, desde la tranquilidad de nuestras casas, en el ocio de navegar por las redes sociales, sin analizar y conocer su difícil situación, sus padecimientos y necesidades, lo difícil es sobrevivir con el estigma, rechazo social, pobreza, falta de oportunidades e inclusión, pero sin embargo los habitantes del Nando Marín no se rinden y cada amanecer encuentran una oportunidad para salir adelante y buscar el bienestar de sus familias.

El alcalde debe garantizar la seguridad y tranquilidad todos los días no solo por el evento, así mismo debe realizar las gestiones necesarias que sean el punto de partida de obras de infraestructura que permitan mejorar el entorno y satisfacer las necesidades que padecen los habitantes del sector, solo así podemos pensar en un mejor Valledupar, sin delincuencia, incluyente, seguro y brindando bienestar a sus habitantes.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

@mafranpisa 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

No olvidemos a La Guajira de las cosas buenas

No olvidemos a La Guajira de las cosas buenas

En tiempos de crisis, sequía o caos, no es solución la indiferencia pero tampoco el olvido de lo bueno; es lamentable e inaceptable...

Un congresista con investidura de ex-presidente

Un congresista con investidura de ex-presidente

El 20 de Julio el país fue testigo de varios hecho de relevancia política como la posesión, la instalación del nuevo Congreso y la ...

Dos recuerdos de Juan Gelman

Dos recuerdos de Juan Gelman

Me golpeó duro la noticia de la muerte de Juan Gelman apenas regresé de México, precisamente. Estuve allí desde los primeros días ...

El centro histórico de Valledupar (I)

El centro histórico de Valledupar (I)

Fui con mi papá y mis hermanos Álvaro e Ismael, al inolvidable Ateneo el Rosario, en 1964, cuando inició su histórica como enalte...

Los pueblos han dejado de ser pueblos

Los pueblos han dejado de ser pueblos

En el pueblo donde nací nuestros mayores eran depositarios de una oralidad maravillosa, los ancianos contaban a los jóvenes una gran ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube