Opinión

Talentos ocultos: el homenaje a tres mujeres excepcionales

Alberto Campos

08/02/2017 - 03:35

 

 

El cine es, a pesar de todo, a pesar de la industria comercial, una gran ventana al conocimiento. Y lo hemos visto en ciertas ocasiones cuando se trata de rescatar la memoria de un suceso o  de dignificar a ciertas personalidades olvidadas.

Teniendo como escenario “La Guerra Fría” y la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, “Talentos Ocultos” se propone justamente eso: rendir homenaje a tres mujeres que cambiaron el curso de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y al mismo tiempo, abrieron las puertas de la NASA para que otras personas, sin importar el color de su piel, pudieran tener una oportunidad.

Ésta es una película que sorprende y conmueve. La película no brilla especialmente por su dirección, aceptable en términos generales (y criticable en algunos aspectos por su tendencia al sentimentalismo, el uso de arquetipos norteamericanos y la alusión al tradicional patriotismo), pero destaca por el relato excepcional de superación y la actuación magnífica de cada una de las protagonistas: todas ellas brillan por sí solas. Es un placer como espectador descubrir a estas actrices “casi desconocidas” para muchas personas,  y descubrir un poco de la vida de estas grandes personalidades afro-americanas, su pasado y como supieron librar la batalla por sus derechos.

La trama gira alrededor de Katherine G. Johnson (Taraji P. Henson), Dorothy Vaughan (Octavia Spencer) y Mary Jackson (Janelle Monáe), mujeres que, a pesar de todas las adversidades, serán fundamentales para poner en órbita al astronauta John Glenn. En el elenco también encontramos rostros conocidos como el de Kevin Costner y Jim Parsons (con una actuación poco memorable).

Estos tres personajes, con sus batallas internas, con sus conflictos personales, tienen una lucha en común: el romper barreras, el superar obstáculos. Katherine busca ganar su lugar entre hombres, hombres blancos y hombres blancos racistas (la repetición es intencional); Dorothy debe demostrar que es igual o más capaz que cualquier persona blanca, y Mary tiene el propósito de crear oportunidades para ella en donde no existen.

En cuanto a los vestuarios y los escenarios son realmente acertados. Es como regresar a los años 60. Talentos ocultos cubre a la perfección estos detalles. Se nota el esfuerzo por recrear una época, un estilo y una forma de vivir.

Para concluir, la película ofrece grandes mensajes en un contexto difícil. Primero la llegada de Trump (y el regreso de los grandes miedos ligados a los tiempos del racismo más execrable), pero también la criticada ausencia el año pasado de actores y directores afros en las nominaciones a los Oscars. La historia de estas tres mujeres es de esas que nos inspira y motiva a ser mejores.

Altamente recomendada.

 

Alberto Campos 

 

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Escalona, el más grande

Escalona, el más grande

El lunes 13 de mayo se conmemoraron los primeros 10 años del fallecimiento del compositor y gestor cultural más importante que ha ten...

El país de las maravillas Vs el país real

El país de las maravillas Vs el país real

  Escuchando el tono altivo, de cabo tropero, que dio el presidente Duque diciendo “Colombia no para ante las amenazas de ningún g...

Otra gata que le sale al pato

Otra gata que le sale al pato

  Jamás había visto oposición desatada con más encono, más odios y más mentiras que la que se ha registrado en Colombia contr...

El apocalipsis de la (in)seguridad ciudadana en el Cesar

El apocalipsis de la (in)seguridad ciudadana en el Cesar

“[…] Y entregará a la muerte el hermano al hermano, y el padre al hijo: y se levantarán los hijos contra los padres, y los matar...

De esas costumbres que hay en mi tierra

De esas costumbres que hay en mi tierra

“Si un libro se puede leer impunemente, no vale la pena tomarse el trabajo. Cuando los libros están de veras vivos, respiran; y uno ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados