Opinión

La marcha de las FARC

Diógenes Armando Pino Sanjur

08/02/2017 - 03:20

 

Las Farc se concentran en zonas veredales / Foto: revista Semana

 

Antaño, percibir el despliegue y desplazamiento de algunos bloques de la guerrilla de las Farc, con su robusta indumentaria e infamemente armados, generaba pánico y desolación, era presagio de barbarie, muerte, secuestro y vulneración.

En buena hora, el tiempo ha cambiado. Nació la esperanza y con ella la tranquilidad de observar estos desplazamientos desde otra óptica, comprometidos con el acuerdo de paz, y sólo con el ánimo de dar inicio a los 180 días pactados para la dejación de armas.

Es emocionante ver cómo la guerrilla y las fuerzas militares que en otrora intercambiaban disparos, bombas y combate, que cegaban vidas, truncaban sueños, hoy intercambian saludos y comparten estos desplazamientos sin agresiones, permitiéndonos soñar con un mejor país, en convivencia pacífica, que permita finalizar con toda esta guerra fratricida y trabajar unidos por el bienestar de todos los colombianos.

Han sido muchos los tropiezos y críticos de este proceso, pero ver a las Farc marchar entre montañas, ríos, y caminos de herradura hacia los 26 puntos de desarme obviando la confrontación, atentados o emboscadas es reconfortante, un aliciente para apoyar este proceso y creer que la paz es posible y no tiene vuelta atrás.

Existen inconvenientes y discrepancias, las zonas veredales no están totalmente adecuadas y no brindan la logística necesaria para la concentración de los guerrilleros, la entrega de los menores de edad y la entrega definitiva de armas por parte de la guerrilla, pero se ha avanzado, se está trabajando y las Farc están demostrando su compromiso ineludible de cumplir el acuerdo, a su organización, pero sobre todo a todos los colombianos que anhelamos y queremos la paz.

Este proceso es de vital importancia para Colombia, es una cita con la historia, por eso es necesario trabajar incansablemente para lograr la inclusión social, brindar oportunidades reales a todos los colombianos, invertir en lo social que permita el mejoramiento de vida de todos, realizar obras de infraestructura que logren satisfacer las necesidades insatisfechas de nuestra gente y permitan el progreso y desarrollo en cada región de nuestra patria.

Pero para que esto sea posible debemos combatir y erradicar la corrupción, mal que ha carcomido la sociedad colombiana y nos ha sumido en el atraso y abandono que ha generado desigualdad, inconformismo y una brecha social que nos ha conllevado al conflicto que pretendemos victoriosamente terminar. 

Por eso se hace necesario el concurso de todos y el compromiso de aportar desde nuestros diferentes roles en la construcción de una nueva y mejor Colombia, que se convierta en un verdadero estado social de derecho, donde reine el respeto por la constitución, el buen gobierno y permita que la marcha de las Farc sea hacia la reinserción a la vida civil, a la paz y nunca más una funesta marcha de guerra y desolación social.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur  

@mafranpisa 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Por sapos

Por sapos

  No hay nada más peligroso que los violentos en el poder, sin importar la vertiente a la cual pertenezcan, porque, al final, el da...

Siervo sin agua

Siervo sin agua

Antes de que el sol saliera, a víspera de que este columpiara sobre las cumbres de la sierra nevada de santa marta, con distorsión ...

La política y la oposición hecha por Twitter

La política y la oposición hecha por Twitter

La tecnología llega y no pide permiso para entrar. Solo llega a invadir nuestra privacidad, alterar la calma, la cordura y la sensat...

Editorial: Colombia, defensora oficial del cuento como género

Editorial: Colombia, defensora oficial del cuento como género

El premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez –organizado y promovido por el Ministerio de Cultura y la Biblioteca ...

El vallenato: una mirada a la posteridad

El vallenato: una mirada a la posteridad

Al acercarse la fiesta que refleja el vasto patrimonio cultural e histórico de Valledupar y sus alrededores, muchos se preguntan cuál...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados