Opinión

El viejo y las Farc (I)

Alfonso Suárez Arias

16/02/2017 - 02:40

 

La marcha final de las Farc hacia las zonas veredales / Foto: El Espectador

 

-Vaya- dijo-, soy un viejo. Pero no estoy desarmado.

Nada más trascendental en el actual desarrollo sociopolítico de Colombia, ver la realización de la última marcha de los guerrilleros de las farc hacia las zonas veredales autorizadas, con la figuración y reto, de entregar las armas y reintegrarse –a una vida civil, feudataria de la fase terminal del conflicto- y por tanto acuartelándose en un crecido mar de especulaciones, refundidas en variados componentes económicos, administrativos, jurídicos, políticos, hasta en lo más sensible del comportamiento en convivencia.

Así parezca inadmisible e impolítica, la fórmula que dio fin a la corrompida guerra fratricida, por encima de la buena fe e incertidumbre, que inquieta con esta aventura a la nación, y aun considerando el temible fondo de la corrupción, como mecanismo adherido arbitrariamente a las actuaciones administrativas, y la indiferencia, incredulidad, y manifiesta oposición de un amplio sector poblacional, curtido por un gobierno resuelto a conseguir los fines, superando los contextos y subterfugios, que se llegaren a utilizar, es el momento para confrontar y reconocer; avances y errores, en la recelosa expectativa  de refrendar democráticamente algún día, una relativa paz, confeccionada sobre las bases de una cierta justicia social.

Esta novel etapa de “posconflicto”, no es la paz por su sola esencia, es el escenario donde se podrán configurar las condiciones requeridas para establecerla congruentemente, y solo se obtendrá en el tiempo, con la permisión soberana y la efectividad de la implementación de los acuerdos.

Desde que se intentó reagrupar a los guerrilleros en el Cagüan, no se había referenciado otro hecho tan significativo ante la sociedad, que aun así, continúa indiferente, pero discrimina y estigmatiza el protocolo de convocación, pretendiendo desfigurar con apatía tal acción real e inminente, como lo es la  reinserción social  a la comunidad, con los prejuicios, antivalores y riesgos, que ello acarrea.

Han arribado a los sitios, variados grupos guerrilleros, con tal heterogeneidad de sus integrantes, que hace ver a otra colectividad acoplada bajo sus propios parámetros -y que deberá ser absorbida- incluso contra el sentimiento de antipatía y resentimiento que los locales expresan. No es fácil ver militantes deambulando, protegidos en su estatus de ex combatientes y con el asilo  institucional de sus derechos, sin más exigencia sobre sus deberes, pero es una pasmosa realidad, antes escondida por el debate político.

La gran mayoría de integrantes, son personas entre los 20 y  45 años, que revelan evidentemente a un grupo conformado por incorporados  relativamente jóvenes, que se alistaron seguramente de 4 a quince años atrás. Se puede inferir, una renovación generacional en los últimos tiempos, al punto de salir del escenario las personas mayores y de la tercera edad. Aquellos que fueron el soporte logístico  de esa guerrilla, de antes y desde cuando se decidió trasmutar su ideología; a la protección y expansión del narcotráfico, la extorsión, el secuestro y hasta el robo de ganados y tierras.

Hoy, menores de edad y reclutamiento -son temas de obligado cuestionamiento- pero también lo es indagar por aquellos viejos y viejas que apostaron su mocedad al servicio de tan discutida ideología, o es que; ¿solo subsiste el grupo de marrulleros jefes, en el que el más veterano es Timochenko, con el derecho adquirido de representarlos?

¿Qué tal que esa misma sociedad, excluida del medio nacional, haya optado por eliminar a los viejos?, en el entendido que únicamente los privilegiados disfrutarían las riquezas obtenidas, tal como les adoctrinó el ideario marxista-leninista con el cual se fundaron las farc.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso 

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Que no sepan quién es usted

Que no sepan quién es usted

  En Colombia se hace cada día mas complicado saber con quiénes estamos interactuando sea personalmente o de forma virtual. Se to...

Urge un frente multiestamentario en defensa de la UPC

Urge un frente multiestamentario en defensa de la UPC

La Universidad Popular del Cesar es una institución con 37 años de existencia que no ha podido convertirse en el referente educativo ...

Editorial: Si tu amigo periodista te plagia…

Editorial: Si tu amigo periodista te plagia…

A lo largo de los casi 5 años de actividad de este periódico cultural, varios periodistas de la casa editorial, todos ejemplos de ...

Historia nacional de la infamia

Historia nacional de la infamia

El pasado domingo tres de Agosto pude, finalmente, cumplir una cita que llevaba aplazada varios años: una cita con varios de mis mue...

Cuando no hay nadie en el espejo

Cuando no hay nadie en el espejo

  La decepción es una puñalada profunda y sigilosa que causa menos dolor que tristeza. Antes de eructar su rabia ante el cadáver...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados