Opinión

Los idiotas del sur

Carlos Cesar Silva

13/02/2017 - 03:05

 

Bill de Blasio, alcalde de la ciudad de Nueva York / Foto: Euronews

 

El 21 de noviembre de 2016, frente a un auditorio de rostros plurales, Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, pronunció un discurso enternecedor, hermoso. Sin muecas y sobresaltos, señaló que utilizaría todas las herramientas jurídicas que sean necesarias para salvaguardar a la gente de su ciudad de aquellas decisiones discriminatorias que procedan de la Casa Blanca. Además, indicó que no permitiría que las familias de inmigrantes sean separadas, ni que los policías se guíen por la raza de las personas para proceder, ni que las amenazas con los fondos federales afecten las políticas sociales.

“Esto es Nueva York. Nada sobre quienes somos ha cambiado después del día de las elecciones”, dijo al finalizar su intervención aquella mañana en Cooper Union, en el lanzamiento de la campaña #AlwaysNewYork (#SiempreNuevaYork). Por supuesto, Bill de Blasio estaba retando a Donald Trump (entonces Presidente electo de E.E.U.U.), con quien se había reunido la semana anterior para conversar sobre algunos temas que pueden perjudicar a las minorías, como es el caso de los cacheos arbitrarios, práctica policial que fue prohibida por un juez en 2013. Aquel fue un acto de gallardía del alcalde, un acto que se enfrentó a la desvergüenza, a la mezquindad y a la estupidez. 

Hace dos semanas, Trump (ya Presidente en ejercicio de E.E.U.U.) expidió unos decretos que disponen empezar con la construcción de un muro en los 3.200 km de frontera con México y cortar los fondos federales de las ciudades que no se muestren dispuestas a deportar a los inmigrantes sin documentación. Bill de Blasio enseguida reaccionó de forma aguerrida: "Protegeremos a toda nuestra gente sin interesar de dónde vienen y sin interesar su estatus migratorio", manifestó en una rueda de prensa que convocó y luego agregó en su cuenta de Twitter: "El decreto del presidente Trump sobre la inmigración está en contra de los valores de nuestra ciudad y de los valores de los Estados Unidos".

La manera de actuar de Bill de Blasio ante las desfachateces de Trump es coherente, natural. El alcalde es un demócrata que recicla compulsivamente, llama a la gente como brother, se casó con una feminista lesbiana afroamericana, tiene dos hijos morenos con pinta de músicos de rap, realizó un posgrado en Columbia sobre América Latina, habla perfectamente español, viajó a Nicaragua a apoyar el sandinismo, confiesa que su filosofía política es una combinación del New Deal de Roosevelt y de la Teología de la Liberación. Mejor dicho, hace parte de su esencia como ser humano luchar por los derechos de las minorías, diferencia enorme con el pensamiento y el estilo de vida del troglodita de Trump.

Bill no tiembla ante Trump, quiere salvaguardar a Nueva York del retroceso y del odio: “Somos una comunidad de inmigrantes y la ciudad de la oportunidad”, expresa con convicción. Él es un símbolo del mundo moderno (no quiere decir que sea perfecto) y Trump es un muro, un muro del pasado, del enfado, de la crueldad, es un fascista perdido en los laberintos del siglo XXI. Por eso da tristeza y a veces risa ver como algunas personas y hasta líderes de América Latina y Colombia, se alegran con el discurso y la conducta de Trump, no es coherente ser latino y estar felices con la victoria de este señor, solo los idiotas son capaces de alegrarse con el desprecio, el rencor y el asco que otro le tiene.

 

Carlos César Silva

@ccsilva86 

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Mundial de Fútbol: entre el respeto y la diplomacia

Mundial de Fútbol: entre el respeto y la diplomacia

El Mundial de Brasil 2014 ha producido una enorme cantidad de noticias, desde el mordisco de Luis Suárez, la eliminación de España, ...

El amor que emana

El amor que emana

Vagaba por no sé qué calle de mi quinto sueño cuando sentí un empujón por la espalda que me hizo caer de nariz sobre el adoquí...

La Guajira: más allá de la persecución política

La Guajira: más allá de la persecución política

  No se hace necesario estar radicado de manera permanente en algún municipio de la engreída y altanera guajira -como diría Rafa...

Editorial: En la Cultura, no vale el “Todo-Vale”

Editorial: En la Cultura, no vale el “Todo-Vale”

“En la Cultura no todo vale. Si hay algo que hay prescribir de las expresiones de la cultura es el “Todo vale””. Estas palab...

Regalo a Electricaribe en el plan nacional de desarrollo

Regalo a Electricaribe en el plan nacional de desarrollo

Un tremendo “gol” les ha metido a los ciudadanos de la costa atlántica, la aprobación en primer debate del Plan Nacional de Desar...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube