Opinión

¿Está en crisis el vallenato?

Jorge Nain Ruiz

10/03/2017 - 00:02

 

 

El fin de semana pasado se realizó en Bogotá un ameno y controversial conversatorio sobre la recurrente pregunta “¿Está en crisis el Vallenato?”. Quienes tuvimos la oportunidad de participar en el evento organizado por la Corporación Corazón Caribe y en el que los dos panelistas principales fueron de un lado el compositor y folclorólogo Felix Carrillo Hinojosa y del otro el compositor e intérprete Rafael Ricardo Barrios, como moderador, el abogado, escritor e historiador Ciro Quiroz Otero, nos deleitamos con las tesis contrapuestas sobre la situación del Vallenato en la actualidad.

Las dos tesis antagónicas de los panelistas abrieron un verdadero debate al conversatorio, que fue dirigido magistralmente por uno de los más estudiosos y expertos en la cultura caribe como lo es el doctor Ciro Quiroz.

El guajiro Felix Carrillo, sostiene elocuentemente que no hay ninguna crisis en el vallenato y que es un error pretender salvaguardar una música que no enfrenta riesgo alguno, porque si bien reconoce que muchos jóvenes compositores e intérpretes se han salido ostensiblemente de los cánones y exigencias del verdadero vallenato clásico, ello no es una amenaza, sino un paso normal que constituye la evolución natural a la que están llamados todos los géneros de músicas denominadas populares. Por lo tanto hay que dejar a los muchachos que expongan la música como les guste y la sientan, que con ello no causan agravio alguno a las tradiciones culturales de la región.

Pero en la otra orilla está el bolivarense Rafael Ricardo, quien rechaza de plano este tipo de conceptos y manifiesta que Felix está totalmente equivocado ya que suele confundir el ritmo con el género. Un ejemplo: Carrillo le puso una canción de Omar Geles y le preguntó que si eso era en ritmo de paseo, a lo que Rafael refutó con ejemplos de músicas de otros géneros interpretadas en los aires clásicos del vallenato (y ejemplos de esos hay por montón).

Rafa defendió que “El vallenato tiene varios elementos: letra, ritmo, armonía, melodía. Un buen vallenato debe respetar esos elementos, lo que no quiere decir que sea inflexible y que no sea susceptible de cambios evolutivos. Pero eso no quiere decir que la evolución otorgue el derecho a hacer con esos elementos lo que le provoque a un compositor o intérprete”.

Hay unos sub-elementos en los anteriores que no se pueden manejar al antojo de cada uno, escudándose en que “eso es vallenato porque está tocado en ritmo de paseo”. Eso es totalmente falso. En cuanto a la armonía, consecuencia de la melodía, los “cambios” usados hoy en día son abruptos y hacen perder la hermosa sencillez de una buena canción vallenata.

En cuanto al elemento melódico, recordó algo que le dijo un día el Rey vallenato Ciro Meza, que se le quedó grabado y que repite con frecuencia: “canción que no se puede silbar, no sirve, no es vallenata”.

Hay algo que se llama intervalos, en cualquier melodía. En la música vallenata, los intervalos marcan unas “directrices” identificables e importantes. Hacer en ellos unos cambios abruptos, hace salir a la canción del género.   

Eventos como estos son los que enriquecen la polémica y ayudan a buscar los caminos para tomar las medidas correctivas, si son necesarias, para proteger nuestro acervo cultural.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz   

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Año nuevo, nuevos retos

Año nuevo, nuevos retos

Terminadas las festividades de fin de año, dejamos atrás los acontecimientos del año pasado, donde en el plano internacional Ingla...

La amistad, divino tesoro

La amistad, divino tesoro

La amistad es una puerta de sol en las tinieblas de las tribulaciones, es un hilo de luz para escapar del laberinto. La amistad se fort...

Ruta del sol, auge y decadencia

Ruta del sol, auge y decadencia

  La Ruta del Sol es una obra de gran envergadura. De hecho, estaba concebida para convertirse en una de las principales vías y de...

Ensalada de dulce

Ensalada de dulce

¿Si ya existe la limonada de coco, porque no la ensalada dulce? Mezclar es la clave, los alquimistas de la antigüedad lo soñaron y l...

Es que no me gusta perder

Es que no me gusta perder

Se ha dicho desde siempre que la política despierta pasiones, y a veces de las peores, pues aflora sentimientos ocultos, resentimien...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube