Opinión

Votar a los 16 sin conocer la constitución

Camilo Pinto Morón

14/03/2017 - 05:40

 

 

Los años siguen pasando, proponen por enésima vez una supuesta “reforma política” y en Colombia todavía no se le está dando un entero cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 41 de la Carta del 91. En  nuestro sistema educacional aún no se ha tomado con seriedad el papel que juega la norma de normas dentro de los procesos educativos de las nuevas generaciones. El estudio de la Constitución, la instrucción cívica y el fomento de prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación ciudadana aquí son un saludo a la bandera.

Dentro de la enmienda política propuesta por el Ministerio del Interior, la cual, a mi juicio, tiene ciertos puntos que no están para nada alineados con el cúmulo de necesidades insatisfechas dentro del Estado colombiano – como la eliminación de la vicepresidencia y la ampliación de los periodos constitucionales del presidente, alcaldes, gobernadores y jefes de órganos de control –, está la proposición de aminorar la edad legal para ejercer el derecho al voto, de 18 años reducirla a 16.

Dice el ministro Cristo Bustos que ésta “es una decisión que puede ampliar la participación y legitimar la democracia colombiana”, mi pregunta es: ¿Se puede legitimar y fortificar una democracia cuando no se le está proveyendo una educación política y cívica a las juventudes? Está claro que el censo electoral aumentaría, y posiblemente los índices de abstención también, pero, ¿Habría una calidad manifiesta en el ejercicio de este derecho fundamental por parte de esta población?

Al tratar este tema, sería un error imperdonable entrar a generalizar, debido a que no en todas las instituciones educativas echan por la borda los ejes temáticos anteriormente mencionados, y además, es ostensible que hay jóvenes de 16 años, incluso de menor edad, que poseen una madurez política y social que les permite tener una visión clara de diversos panoramas de nuestra sociedad, ¿Pero qué hay de los que no? Es por eso que he venido haciendo hincapié desde esta columna en la importancia que tiene la impartición de cátedras de Derecho Constitucional o de Constitución Política en los planteles educativos de Colombia, ese sería un sólido paso para la siembra de una cultura política cimentada en principios, ética y valores.

Soy un joven de 20 años, me gradué del bachillerato a los 16 y pocas veces recibí una catedra en donde se abordara en el estudio de estas áreas, es por eso que por experiencia propia puedo decir que cuando no se tiene este tipo de formación, que tiene rango constitucional, se vuelve algo complejo dimensionar qué tanta influencia tiene un acto sociopolítico de esta categoría dentro de un Estado Social de Derecho.

Para que las generaciones venideras puedan dar el salto a la arena democrática con integralidad, se debe empezar por promover las políticas públicas necesarias para impulsar el estudio de la estructura dogmática y orgánica de la Constitución Política, y de los aspectos elementales de mecanismos constitucionales como la tutela, el derecho de petición y las acciones populares, de grupo y de cumplimiento.

No estoy de acuerdo con lo planteado por el Ministerio del Interior. Esto sería como tratar de enseñarle a un recién nacido, que ni siquiera ha gateado, a correr y saltar, los conductos regulares hay que respetarlos, es momento de enmendar las negligencias e inoperancias estatales que nos han conducido hasta este punto, porque lo cierto es que no se debería: Votar a los 16 sin conocer la constitución.

 

Camilo Pinto Morón

@camilopintom

Sobre el autor

Camilo Pinto Morón

Camilo Pinto Morón

Letras & Opinión

Camilo A. Pinto Morón, estudiante de Derecho de la Universidad de Santander, estudio leyes porque "pertenece a ese orden de cosas que se comprenden mejor cuando no se definen" - Levy Ullmann. Columnista de opinión en PanoramaCultural.com.co, el diario El Pilón, y Con la Oreja Roja. Fiel creyente de un oficio de opinar en serio, respetuoso, objetivo y responsable.

@camilopintom

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Todo idioma se transforma y se enriquece a diario. El idioma es también el reflejo del cambio de una civilización, y el Español -c...

El humor y la ironía

El humor y la ironía

¿Por qué se han vuelto tan escasos el humor y la ironía en nuestra prensa escrita? En la radio y la televisión, donde todavía exis...

La humildad e importancia de la mujer campesina

La humildad e importancia de la mujer campesina

Según Magdala Velázquez Toro, “la situación, económica y política de la mujer en Colombia ha estado marcada por múltiples fac...

Mirando a Brasil en el contexto de la identidad latinoamericana

Mirando a Brasil en el contexto de la identidad latinoamericana

Por obra y gracia del Tratado de Tordesillas, firmado en 1494 en la ciudad del mismo nombre de la provincia española de Valladolid ent...

Editorial: Mandela, un ejemplo para Colombia

Editorial: Mandela, un ejemplo para Colombia

Tras la muerte del gran líder africano Nelson Rolihlahla Mandela el pasado 5 de diciembre, los homenajes y muestras de cariño se han ...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las reinas y el Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

La fotografía en el Carnaval de Barranquilla

Danny Armando González Cueto | Fotografía

El Patas blancas

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Porque me da la gana

Baldot | Opinión

A lo oscuro te metí la mano

Guillermo Henriquez Torres | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados