Opinión

Parangones absurdos

Camilo Pinto Morón

28/03/2017 - 06:15

 

 

Casi que a diario, lo digo sin temor a equivocarme, los colombianos solemos hacer una serie de parangones que tienen un sentido poco útil, como por ejemplo cuando comparamos quién le ha hecho más daño al pueblo colombiano, si las FARC o las AUC; si en el gobierno de Uribe hubo más corrupción que en el de Santos, o a la inversa; qué ha sido más nocivo para nuestra democracia, si la izquierda, el centro o la derecha, y así sucesivamente pretendemos disfrazar los impactos sociales, políticos, económicos y culturales que han acarreado las acciones u omisiones de quienes directa o indirectamente hacen -o han hecho- parte de las organizaciones criminales, los gobiernos centrales y las vertientes políticas traídas a colación.

Soy de los que cree que las cosas deben llamarse por su nombre, a César lo que es de César. Corrupción hay una sola, sea fomentada y auspiciada por Santos, Petro, Uribe, Moreno, Vargas, Bula, Ordoñez, o el apellido que quiera ponérsele. La violencia ha sido la misma por más de medio siglo, con distintas causas, medios y secuelas, pero al final, en su esencia, sigue siendo ese aparato estúpido, vil y destructor que tanto las FARC como las AUC, el EPL, el ELN, el M-19, y sus derivados, han usado, según ellos, para llegar al poder y hacer de Colombia un país distinto. Sí, una locura. Pero esto no para. En materia de ideologías y singularidades políticas, tanto en la izquierda, como en el centro y la derecha, ha habido malos funcionarios y administradores públicos, pésimos actores dentro de la democracia representativa, o en síntesis, sujetos que lo único que han hecho es conculcar los principios que rigen la función pública dentro del Estado Social de Derecho.

Partiendo de lo anterior, se puede colegir que de nada sirve hacer diagnósticos cuantitativos y cualitativos simplemente porque exista una inclinación, filiación o interés político de por medio en cada uno de estos tópicos. En vez de actuar por pasión, hay que hacerlo por convicción, ése es el deber ser. Debemos adelantar acciones propositivas encaminadas a contribuir, así sea en una mínima cuantía, con el mejoramiento del establecimiento, así es como se puede llegar a construir país, no haciendo uso de aquella balanza para ver quién hizo más o quién hizo menos.

Colombia es un país que tiene una avidez de soluciones, de nuevas alternativas. Es cierto que las problemáticas se erradican amputándolas desde la raíz, pero no sirve de nada que nos centremos en dichos rizomas todos los días de nuestras vidas y nada hagamos para que las cosas cambien, y claro, mucho menos se logra cuando caemos en ese vacuo juego de las comparaciones, que como ya dije, son hechas tendenciosamente. Vale aclarar que esto no ocurre siempre, pero sí es muy usual.

Parte de nuestro estancamiento en materia de crecimiento como sociedad se debe a la falta de dinamismo y buenas prácticas, contrario sensu, cada día somos más estáticos, nos hemos empecinado en defender causas e ideas de manera sesgada, lo cual nos ha alejado del plano de los aportes de avanzada, lo que se traduce en que no estamos haciendo ningún tipo de aporte para la optimización del Estado.

Ya estuvo bueno de que los debates de nuestro día a día se concentren en si Pedro malversó más dineros y bienes que Juan. Que se acabe el famoso: “fulano fue menos malo que fulanito”. Aquí hay que empezar a buscar soluciones, comenzar a concebirlas. Estoy totalmente seguro que a través de vagas equiparaciones lo resultados no serán los demandados. Entonces, basta de ‘Parangones absurdos’.

 

Camilo Pinto Morón

@camilopintom

Sobre el autor

Camilo Pinto Morón

Camilo Pinto Morón

Letras & Opinión

Camilo A. Pinto Morón, estudiante de Derecho de la Universidad de Santander, estudio leyes porque "pertenece a ese orden de cosas que se comprenden mejor cuando no se definen" - Levy Ullmann. Columnista de opinión en PanoramaCultural.com.co, el diario El Pilón, y Con la Oreja Roja. Fiel creyente de un oficio de opinar en serio, respetuoso, objetivo y responsable.

@camilopintom

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La letra con sangre entra

La letra con sangre entra

Era el lema de las escuelitas del pueblo donde estudiábamos. Eran dos, hoy que las evoco en el tiempo, aflora la sonrisa al recordar...

A la espera del ataque

A la espera del ataque

Las ciudades del mundo en estos primeros meses del año parecen países en espera de un ataque biológico. Basta con asomarnos por la v...

Del 50 Festival Vallenato y su proyección

Del 50 Festival Vallenato y su proyección

  Desde finales del año 2016 la promoción del Festival de la Leyenda Vallenata se ha caracterizado por su enfoque en la corona de...

Se crea un festival y se pierden amigos

Se crea un festival y se pierden amigos

La condición humana es compleja e indescifrable, permanentemente vivimos reclamando de los demás ponderación, equilibrio, equidad, e...

Que se venga pa acá pa La Loma…

Que se venga pa acá pa La Loma…

  A comienzos del año 1990 se nos ocurrió la idea de crear un festival vallenato en nuestro pueblo natal, La Loma (Cesar); y acolit...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados