Opinión

El Festival Vallenato para primíparos

Jorge Nain Ruiz

28/04/2017 - 05:55

 

En mi columna anterior prometí que esta semana escribiría sobre las enseñanzas y el legado que deja la trágica muerte del Gran Martín Elías, pero sobre ese tema haremos una columna mesurada y reposada una vez pase la versión y el balance del Festival Vallenato Rey de Reyes, que sin duda es el tema para un día como hoy en el que nos encontramos en pleno furor del evento folclórico más importante de Colombia, precisamente en sus bodas de oro.

He recibido bastante presión por parte de muchísimos lectores para que les de mis cinco favoritos a quedarse con la corona Rey de Reyes, que tendrán el privilegio de estar este domingo en la gran final del Parque la Leyenda; al final de este escrito se los tengo, a riesgo de no equivocarme de cabo a rabo; en esta competencia nada está escrito.

Ahora sí voy con mis recomendaciones sobre cómo se debe disfrutar al máximo un Festival Vallenato y lo primero que debo recomendarle a los primíparos es que no abusen del licor; simplemente nadie en avanzado estado de alicoramiento puede apreciar y degustar como debe ser las delicias de la vida, es decir, así a Valledupar se le llame peyorativamente “el Valle del cacique old parr”, amigo turista, hay muchas otras cosas que te privarás de disfrutar si estás borracho o enguayabado.

Sin ninguna duda, en una versión Rey de Reyes como ésta, el concurso más atractivo es el de acordeoneros profesionales, cuyas eliminatorias todas serán este año en la Plaza Alfonso López; por eso este será después del Parque la Leyenda el lugar más concurrido por propios y foráneos, así como el Coliseo de Ferias Ganaderas donde tradicionalmente se desarrollan los concursos de Canción Inédita y Piqueria.

Como ustedes ya saben, en el Festival Vallenato hay una gama de opciones de entretenimiento y diversión tanto públicas como privadas, oficiales y no oficiales, pero si usted no ha disfrutado nunca de una verdadera parranda vallenata, haga lo posible por asistir a una de ellas, que casi siempre son debajo de los palos de mango o en los patios de las casas de cualquier barrio de la ciudad.

No se le vaya a ocurrir irse de Valledupar sin bañarse en las heladas y deliciosas  aguas del rio Guatapurí, porque es como si no hubiera ido al “Valle”, tampoco deje de asistir a una de las parrandas de compositores como la que se realiza este sábado en el Coliseo del Colegio Colombo Inglés. En estos eventos es donde está la materia prima del Vallenato; sin duda, las canciones cantadas por sus autores tienen la verdadera originalidad y encanto que cautivan.

Mi última recomendación es que no dé papaya con sus objetos personales, especialmente celulares: a Valledupar llegan con ocasión del Festival muchísimos ladrones de todas partes de Colombia; que no sea con usted que hagan su agosto en abril.

Estos son mis cinco finalistas: Omar Geles, Navín López, Wilber mendoza, Almes Granados y Julian Rojas.    

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Pobres canciones inéditas

Pobres canciones inéditas

  Entre los diversos concursos, modalidades y categorías que se desarrollan en el marco del Festival de la Leyenda Vallenata, se e...

50 años del departamento del Cesar (III): Razones para apoyar la creación del Cesar

50 años del departamento del Cesar (III): Razones para apoyar la creación del Cesar

  Decíamos en “50 años del departamento del Cesar (I)” que el departamento fue creado con la integración de 12 municipios: A...

Mi tercera vez

Mi tercera vez

A decir verdad, siendo niña, cuando veía tomar café a mi papá todas las tardes después de su plácida siesta, sentía mucha curi...

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

Editorial: El cuento oral, un género híbrido en constante evolución

La narración oral reviste un cierto misterio. A medias entre la narración clásica escrita y el espectáculo escénico, resulta a vec...

El que se fue y el que llegó

El que se fue y el que llegó

Se fue el año 2018, para algunos colombianos dejando algunos triunfos, nuevos empleos, algo de prosperidad, nuevos amores, y qué sé ...

Lo más leído

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados