Opinión

El ego de la exclusión

Carlos Cesar Silva

09/05/2017 - 06:00

 

Valla promocional del alcalde TuTo Uhía ubicada en la glorieta de la Terminal en Valledupar

 

La imagen está en varias partes de Valledupar. Aunque es tierna y afable, no deja de parecer ostentosa. Tuto Uhía sale con su esposa carismática y sus dos hijos hermosos, todos sonríen, sus ojos expiden amor y calma. Mientras tanto, una frase categórica pero desafortunada los surca: “Después de Dios, la familia es lo primero”.

Con esta valla el alcalde promociona su gobierno, inaugura obras públicas y recibe a los turistas. Encandilado por el poder y la religión, Tuto no advierte o tal vez se niega a consentir que se trata de una publicidad mezquina, déspota. La alcaldía no es una plataforma para promover un clan, sino un instrumento para remediar los problemas de la sociedad. Tuto es un servidor público que tiene la responsabilidad de trabajar por la seguridad, la movilidad, la educación y la salud de los vallenatos, no fue escogido para convertirse en modelo, para posar con su familia en fotos que se reparten por la ciudad como una marca institucional.

Por otro lado, el eslogan demuestra que Tuto, como abogado y empleado de los vallenatos, desconoce la Constitución Política de 1991. Él está descartando que Colombia es un Estado laico, un Estado que respeta las diferentes creencias. Tuto, como primera autoridad administrativa del Municipio, debe abstenerse de fomentar una política pública o una propaganda de gobierno que tenga a Dios como muletilla, pues también administra los recursos de ciudadanos que niegan la existencia de un ser superior. La alcaldía tiene que estar al servicio de los católicos, los evangélicos, los judíos, los musulmanes, los agnósticos, los ateos. El discurso y el proceder del alcalde no deben encuadrarse en un culto específico, sino que más bien deben ser imparciales, abiertos.

Además, la imagen insinúa que las familias perfectas están conformadas por el hombre, la mujer y los hijos, excluye aquellas que son encabezadas por madres solteras, padres solteros, matrimonios sin descendientes o parejas del mismo sexo. El alcalde olvida o quizás refuta los fallos de la Corte Constitucional sobre el tema, al parecer su “yo” es más grande que el alto tribunal. Definitivamente, la familia debe ser fortalecida con programas educativos, sociales y recreativos, no con credos, ni con carteleras que publicitan la estirpe del gobernante.

Tuto debe administrar alejado del ego personal y familiar. Subrayo: tiene que comprender que es un empleado del pueblo vallenato, que pretender que se venere su imagen es un acto de insolencia y que él no realiza milagros. La publicidad de su gobierno debe ser democrática, incluyente y neutral, no incurrir en el retroceso ni en el endiosamiento de su figura. Hay que reconocer sus esfuerzos como alcalde, pero no verlo como alguien imprescindible, celestial. Ojalá interprete bien estas palabras, su mujer y sus hijos me inspiran respeto, tanto que no comparto que sean expuestos como modelos o sello de la alcaldía.

 

Carlos Cesar Silva

@ccsilva86

 

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Si la Unesco supiera…

Si la Unesco supiera…

Diciembre llegó con su ventolera, mujeres.. Así inicia una vieja canción del maestro costeño Rufo Garrido. Ese anuncio cantado, f...

Las feministas siendo feministas / las mujeres siendo mujeres

Las feministas siendo feministas / las mujeres siendo mujeres

  Es inevitable para mi exaltar las buenas acciones de los movimientos feministas en el mundo y en especial en Colombia, a ellas me q...

La palabra sagrada vallenata

La palabra sagrada vallenata

  Nosotros, los nacidos en la bella región del Valle de Upar, que no es solamente la ciudad que lleva ese nombre, sino un vasto te...

La cizaña de Herbin Hoyos

La cizaña de Herbin Hoyos

  El pasado 24 de octubre, nació en el Cesar -formalmente- una esperanza. Sí, como dijo el ilustre Alfonso Araújo Cotes, se trat...

12 de Octubre: ¿pedir perdón?

12 de Octubre: ¿pedir perdón?

  En marzo de 2019, y aproximadamente dos meses después de su elección como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador so...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Herencia española en la gastronomía de Latinoamérica

José Luis Hernández | Gastronomía

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados