Opinión

El Heredero de la grandeza de Leandro Díaz

Juan Cataño Bracho

17/05/2017 - 06:05

 

El compositor y cantante Ivo Díaz recibe premio de manos de Rodolfo Molina en el Rey de Reyes 2017

 

A juicio de Simón Martínez Ubarnez, que tiene todo el derecho para opinar sobre qué debo y no debo hacer, por lo determinante que ha sido en mi vida y quien conoce mi formación y campo de desempeño, yo no estoy para andar de animador de Conjunto. Por la credibilidad y el respeto que me merece el Dr. Simón si lo que hago desde hace 17 años al lado de Ivo Díaz equivale a ser un animador de Conjunto hace rato no estaría a su lado, pues cuando su esposa, Dra. Ruby López Rodríguez, me lo propuso ya estaba retirado de esa actividad con la que se me relaciona. 

Sin embargo, esa afirmación es objetiva y es subjetiva. Objetiva porque, visto desde el punto de vista académico, las personas con mi formación deben aspirar a otra cosa mejor, distinta a estar en una tarima anunciando a un cantante de Música Vallenata, además porque Dios me ha dado la oportunidad de ejercer en otros campos. Pero es subjetiva, porque si bien es cierto que en mis inicios me desempeñé como simple animador de conjuntos vallenatos, desde hace 17 años, acompaño a un Icono de la Cultura Vallenata: Ivo Luis Díaz Ramos, que no es un cantante de vallenatos común y corriente, ni los escenarios en los que se presentan son comunes y corrientes.

Ivo Díaz no es un cantante común y corriente porque representa la esencia pura de la cultura vallenata en sus matices vocales, el dejo y la tesitura del vallenato auténtico, tiene alma de parrandero curtido en los célebres encuentros en que fueron protagonistas los personajes que edificaron éste folclor. Además, como compositor es auténtico heredero de la poética de Leandro Díaz, que en circunstancias un tanto distinta maneja la misma estructura, con la misma función del lenguaje y la misma forma de narrar y describir; de la que han brotado celebres cantos como Dame Tu Alma, Señor Colacho, Volví y ahora El Rey de los Cajeros, entre otros; que son cantos que se mantienen en la tradición narrativa y descriptiva del Canto Vallenato.

Su campo de desempeño dejó de ser el de un cantante común y corriente del vallenato desde cuando Colacho Mendoza le permitió rozarse con lo más granado de la sociedad colombiana en donde los asistentes no van con el interés de olvidar al lado de una botella de ron sino de recordar sus mejores tiempos y dialogar sobre los rasgos característicos de la cultura vallenata, espacio que ha sabido conservar, porque ese mismo sector social se dio cuenta que cuando se trata de interpretar los clásicos del vallenato ninguna voz es tan auténtica como la de Ivo Díaz. Son esos espacios los que me interesan y aprovecho para hablar del fenómeno cultural vallenato. Que además justifican porque tenía que ser Él quien en la inauguración de la versión No. 50 del Festival de la Leyenda Vallenata quien cantara la clásica Leyenda Vallenata, de la autoría de Víctor Camarillo.  

Las condiciones particulares de Ivo Díaz le han merecido el respeto y admiración de sus colegas, que se refleja en tantas participaciones especiales en grabaciones celebres que se han realizado en el campo del vallenato, entre ellas, las recientes con Jorge Celedon y la Producida por Nicolás Tovar. Además de múltiples homenajes que se le ha tributado en discos a las más celebres figuras del vallenato como Tobías Enrique Pumarejo, Rafael Escalona, Leandro Díaz y Los Hermanos Zuleta, etc.  Entre otras razones por lo que expresa Jorge Celedon en Dígalo Cantando:

Venga un abrazo mi hermano

Con usted quería cantar

Usted sabe interpretar

Los cuatro aires vallenatos.

No es un cantante común y corriente porque su voz evoca el recuerdo de las faenas que se desarrollaron en el ambiente de pastos y corrales, caminos polvorientos y caseríos; las memorables reuniones de patios y callejones del Viejo Valledupar, como quien conoce el origen de dichos cantos y se nutrió del sentimiento que le sirvió de inspiración a los juglares.

Ahora que Ivo Díaz es coronado Rey de Reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, Primera Versión para la modalidad de Canciones Inéditas y en los 50 años de historia del evento, del que también fue Rey de La Piqueria, es justo reconocer que aunque no se levantó en los mismos avatares de su padre, ni ha producido las obras antológicas que produjo aquel, con lo que ha hecho es justo reconocerle que es Grande como Leandro Díaz y un seguro para la vigencia de ese legado, como heredero natural de esa genética y exponente indiscutible de la más alta expresión de nuestra cultura.

Gracias porque Dios, al lado de Ivo Díaz, me ha ratificado lo inmensamente misericordioso que ha sido conmigo y siempre me ha permitido estar donde me gusta estar y de las que no me retiraría jamás.  

 

Juan Cataño Bracho 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Crecer duele

Crecer duele

  ¡Es  cierto! Crecer duele, así me lo decía mi madre, cuando el dolor de piernas de niño, me  recordaba que estaba creciendo...

¿Murió la revolución o un revolucionario?

¿Murió la revolución o un revolucionario?

Murió el hombre que encarnaba una revolución fallida desde hace varias décadas y se convirtió en un tirano, igual o peor a Fulgen...

Balance del paro de los educadores

Balance del paro de los educadores

Después de 15 días de paro, de marchas, asambleas, dimes y diretes entre los educadores y la ministra, en la madrugada fría del 6 ...

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

Decir que en Colombia se firmará la paz, es un eufemismo que ni en la casa de Nariño se lo creen, considerando que la guerra es otr...

El amor de mi vida (Primera parte)

El amor de mi vida (Primera parte)

  Cuando la conocí, apenas tenía 16 años. Recuerdo su cabello enroscado, hermoso, abundante, su sonrisa me cautivó de inmediato, ...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados