Opinión

La palabra cantada del vallenato

Jorge Nain Ruiz

26/05/2017 - 05:40

 

 

Constantemente vivo conversando con personas que manifiestan que no son aficionadas a la música vallenata. Algunos se arriesgan a decir que no les gusta esta música; sin embargo, todos ellos coinciden en que lo que más les llama la atención y les agrada de este folclor son las letras aquellas en que se narran vivencias y otras donde se cantan poemas, y se lamentan de que éstas ya casi no se escuchan en la radio.

A un desprevenido foráneo le dice mucho más una narración como aquella que Escalona nos inmortalizó al poner música a la Custodia de Badillo:

“Me han dicho que el pueblo ´e Badillo se ha puesto de malas,

de malas porque su reliquia le quieren cambiar.

Primero fue un San Antonio lo hizo  Enrique Maya;

ahora la cosa es distinta, les voy a contar”

O el símil de la poesía que encarna el merengue de Tobías Enrique Pumarejo cuando expresa:

“Cuando me miras subo a los cielos

porque tus ojos son dos estrellas

que me iluminan cual dos luceros

el caminito de primavera”  

Para aquellas personas que son ajenas a las costumbres nuestras y que poco han escuchado y degustado nuestra música, no tiene sentido un vallenato que no tenga por lo menos uno de estos dos ingredientes: narrativa o lírica.

El vallenato primigenio sin duda es verso y es canto. Los negros de El Paso del Adelantado, cuando pastoreaban el ganado en las inmensas sabanas de esas zonas, lo hacían con “guapirreos”, versos de cuatro palabras e incluso décimas, y los acompañaban con silbido. Los instrumentos, como el acordeón y la guitarra, llegaron al vallenato mucho tiempo después.

Una de las amenazas latentes en nuestra música es que sus creadores se desprenden de los ingredientes del vallenato que pretendemos prohijar, como patrimonio inmaterial de la humanidad que ha sido reconocido universalmente.

Cuando comenzamos a bailar nuestra música, también dimos los primeros pasos para llegar a la crisis que hoy afrontamos, porque el baile y el afán por el dinero, que persiguen tanto los compositores como los intérpretes en la rebatiña comercial, han sido pieza fundamental para que hoy tengamos que prender las alarmas en búsqueda de rescatar lo que añoramos propios y extraños: que el vallenato nos siga contando historias, cuentos y leyendas, y se vuelvan merengues y paseos, o que a los hermosos poemas de los hombres y mujeres de la región se les pongan melodías y se conviertan en bellos sones o, por qué no, se narren los chismes de los vecinos con sorna, en una puya.

Es a la palabra cantada a la que le debemos apuntar para salvar el vallenato; no en vano Gabo dijo: “Esta música y mis novelas son tejidas con la misma hebra”; lo demás vendrá por añadidura; lo que dicen las letras de las canciones vallenatas es lo que más interesa a quienes nos ven desde lejos, incluso, hay muchos a quienes les gusta más el vallenato cuando se interpreta con otros instrumentos, como la guitarra.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Lo democrático vs lo saludable

Lo democrático vs lo saludable

Colombia y gran parte de la Comunidad Internacional esperan con mucha ilusión el nuevo acuerdo final para la paz, y por supuesto, ju...

El divertimento triste del velorio

El divertimento triste del velorio

  Desde el borde de su cajón rodeado de flores con cara de muerto, el que se fue piensa por última vez: “Qué pena con mi esposa,...

Editorial: La ley que lo cambia todo

Editorial: La ley que lo cambia todo

De cómo la ley 1257 de 2008 ha pasado desapercibida para una gran parte de la opinión pública en Colombia, es un verdadero motivo de...

Zazare es la paleta, Zazare es el color

Zazare es la paleta, Zazare es el color

"Zazare" solían llamar nuestros ancestros chimilas al Cesar, por apacible, de aguas calmadas y tranquilas. Su territorio era sobreabun...

Siga, la Paz está servida

Siga, la Paz está servida

En más de cincuenta años con uso de razón, éste es el día más feliz y más optimista que he vivido. Se observa un nuevo panoram...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

La tendencia de la nueva ola en el Vallenato

Nicolás Méndez Galvis | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados