Opinión

Una percepción de inseguridad

Alfonso Suárez Arias

21/06/2017 - 06:30

 

 

Para comprender la seguridad no hay que enfrentarse a ella, sino incorporarla a uno mismo.

Saber a diario de confusas noticias sobre atracos, asesinatos y robos en cualquier ciudad colombiana, en cierto modo, ya no causa extrañeza, porque se ha llegado al acostumbramiento social de que no hay política pública de seguridad acoplada entre autoridades, gobierno y comunidad.

Se vende la idea entre los ciudadanos, de imputar la culpa de tan anómala situación, al pésimo desempeño de gobernantes y organismos de seguridad, y se les cuestiona su capacidad administrativa de los recursos técnicos y financieros dispuestos para la policía pero que no se  consumen en realidad, por no contar con una aterrizada estrategia direccionada a combatir el crimen.

Quizá, sea injusto tratar de  atribuir toda esa carga a los enturnados gobernantes y  no concebir que ellos mismos  mantienen la preocupación por no ser víctimas de los bandidos, y que a diario de  igual manera, se ven expuestos al robo o atraco muchas veces junto a sus comitivas de aduladores, en esas folclóricas y narcisistas apariciones públicas, cualquier día por la ciudad.

No podría quedar el accionar del gobernante, solo en propiciar los  consabidos y recurrentes “consejos de seguridad”, cada vez que acaecen estos eventos agresivos, es necesario desde su mandato hacer ordenamiento general de la ciudad y el  espacio público, y la delimitación, y control sobre esas zonas diagnosticadas de peligro.

También lo es con la Institución policial, que tienen un mensaje subliminal muy expedito del director, en cuanto que si algo pasa a su integridad “es por estar en la calle”, bastante les dijo, que no se expusieran públicamente. Y no es precisamente la entidad, la más preocupada por la bienandanza de sus integrantes.

Pero se demanda del cumplimiento del deber policial mediante la vigilancia, y escudriñamiento del comportamiento de los individuos, focalizados en diferentes ambientes determinados o no, utilizando esas herramientas que hoy proporciona la tecnología y los amplios presupuestos para seguridad. Las cámaras, vehículos especiales, especialistas de interpretación, uniformes, armas disuasivas y en fin una amplia gama de técnicas y tácticas para aplicar a la protección ciudadana.

Subiste entonces en el aterido ciudadano, el deber de ejercer a su cuenta y riesgo los principios fundamentales, como el de solidaridad y participación comunitaria, para establecer mecanismos propios y congruentes con la defensa de cada uno y de todos.  El ciudadano en su transitar puede cuidadosamente desde su equipo celular, antes que se lo roben; informar a las autoridades por medio de la línea 123 o la 900, cuando observa movimientos sospechosos. El servicio policial es bueno pero necesita retroalimentación ciudadana y oportuna información.

Como no avisar de esas motos con placas viradas en tal forma que dificultan la identificación, de vehículos afanosos con personajes en actitud de acecho a situaciones particulares, de merodeadores y malcarados portando armas subrepticiamente, de descuidos ciudadanos en las calles que propician la oportunidad del robo o atraco.

Es que se debe cambiar el viejo esquema de extrema confianza, por estrategias más sutiles y efectivas. Ya no se vale exponer la vida cargando sumas de dinero o valores en bolsos personales, retirar sumas de entidades financieras o recibirlas de manos de particulares a la vista de todos, como si la ostentación lo protegiera.

Se requiere más habilidad de los ciudadanos al percibir, y observar con sutileza, y desconfianza el entorno que le rodea, calificar rápida y convenientemente con sentido común las actitudes y posturas de quienes rondan y parlotean a la redonda, y fríamente arroparse con seguridad bajo la premisa de no dar papaya.

 

Alfonso Suárez Arias

@SUAREZALFONSO

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El patrimonio inmaterial necesita más hechos y menos palabras

El patrimonio inmaterial necesita más hechos y menos palabras

Como lo prometí en la columna anterior, quiero compartirles una síntesis de la breve ponencia que presenté en el foro que realizó...

Yo soy Imelda Daza

Yo soy Imelda Daza

“Ven y charlemos de cosas que nos traerán recuerdos  coplas de viejos caminos que enmarcan a mi pueblo,  pueblo de mis cuitas...

Ladrido cultural

Ladrido cultural

  Cuando el cantor cañaguatero, Santander Durán Escalona, pujaba con su canto, la rebeldía y el fulgor de sus versos, Valledupar e...

Editorial: “Operación E” y la censura en Colombia

Editorial: “Operación E” y la censura en Colombia

La película “Operación E”, que presenta la historia de Clara Rojas, capturada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia...

El fan de la franqueza

El fan de la franqueza

  Estoy muy contento porque Enrique Meza fue designado como nuevo rector de la UPC. Sí, sí, más contento que Petro masturbándos...

Lo más leído

El aire del bosque y otros placeres

Rosa Cintas | Medio ambiente

Llorar antes que perecer

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El viejo traje del alcalde

Andy Romero Calderon | Opinión

Ay cosita linda, mamá

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Héctor el Curioso

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Literatura, educación y ciudadanía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados